Deudas a corto plazo ahogan a BC: Milenio




  • Al menos tres gobernadores que dejarán su cargo en la segunda mitad de este año “heredarán grandes retos financieros” a sus sucesores, tras incrementarse de manera importante la deuda pública en el corto plazo en entidades como Chihuahua, Baja California y Nayarit, de acuerdo con la calificadora HR Ratings, encargada de monitorear el desempeño financiero de 20 entidades del país. 
    Las tres entidades acumulan una deuda total de corto plazo de cuatro mil 720.6 millones de pesos: Chihuahua, con dos mil 916 millones de pesos; Baja California, con mil 100 millones; y Nayarit, con 704.6 millones de pesos.
    Este monto total de deuda es 116 por ciento más alto que el presupuesto destinado este año al programa de becas “Jóvenes Escribiendo el Futuro”, de la Secretaría de Educación Pública, al cual se le asignó un presupuesto de dos mil 176 millones 511 mil 650 pesos. “Cuando hay un cambio de gobernador se genera un estrés financiero y un aspecto que lo provoca en mayor medida el pago de los créditos a corto plazo. Los gobernadores deben liquidarlos tres meses antes de dejar el cargo; esto aprieta el flujo libre de efectivo y eso genera distorsiones en su balance, pasivos y en el operar general”, explicó Ricardo Gallegos, director ejecutivo de Finanzas Públicas y Deuda Soberana de HR Ratings. 
    El caso más llamativo se presenta en Nayarit, pues el gobierno estatal ha registrado varios atrasos en los pagos de sus créditos a corto plazo en los últimos meses. El más reciente se presentó apenas en febrero pasado, lo cual hizo que la calificadora bajara la calificación crediticia de HR C a HR D, la más baja para cualquier entidad federativa. 
    De acuerdo con las autoridades, la falta de pago en los créditos adquiridos se debió a la decisión de privilegiar y asegurar el pago de la nómina a los trabajadores del sector público, ante un contexto económico adverso derivado de la contingencia sanitaria y económica por covid-19.
     En octubre del año pasado las finanzas del estado ya reportaban impagos en sus obligaciones financieras, por lo que su calificación cayó en ese entonces a HR D; sin embargo, en diciembre, el gobierno estatal entregó información financiera que comprobó la liquidación de cinco créditos a corto plazo por un total de 177.8 millones de pesos y regularización en el pago del resto de los financiamientos. 
    En el caso de Baja California, la calificación en 2020 se mantuvo en el mismo nivel que en 2019: HR BBB+. Sin embargo, la empresa HR Ratings colocó una perspectiva negativa para esta entidad porque el gobierno estatal deberá liquidar una deuda a corto plazo que asciende a 3 mil 700 millones de pesos, previo al cambio de administración en 2021, lo “que continuará presionando la liquidez del estado”, señala el informe de calificación. 
    “El espacio fiscal del estado va a ser complicado, mas no imposible. La posición de los créditos a cortos plazos, antes de los 3 meses del cambio de gestión, tiene que pagar alrededor de mil 100 millones de pesos; esta situación no es nueva para el estado, de hecho, se vivió la misma situación en la pasada administración y sí los pudieron pagar”, señaló Ricardo Gallegos.
    De igual manera se observa un incremento de las obligaciones financieras que tendrá el gobierno de Baja California para cubrir el pago de pensiones de al menos 5 mil 617 jubilados, ante lo que se deberán realizar aportaciones extraordinarias que serán en promedio de mil 317 millones de pesos anuales entre 2022 y 2025.


  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota