El programa Cultura Comunitaria, sin "estructura operativa", señala Coneval




  • El programa estrella de la Secretaría de Cultura federal (SC), Cultura Comunitaria, al que se ha asignado en los recientes dos años un presupuesto de casi mil millones de pesos, arrancó sin una estructura operativa completamente definida, con poca coordinación con las instancias estatales y municipales de cultura, así como dificultades para atender a públicos migrantes y personas en situación de reclusión, y sin llegar a localidades con acceso limitado a servicios culturales, como pretende.

    Así lo señala un diagnóstico del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), instancia que en un comunicado difundido hace unos días informó acerca de la Evaluación de Diseño con Trabajo de Campo 2019-2020 de ese programa social.

    El análisis reconoce que Cultura Comunitaria enfrentó en 2019 un contexto retador, por lo que consideró necesario darle certidumbre con base en la publicación oportuna de las reglas de operación y sus mecanismos para el ejercicio fiscal vigente (2020).

    El Coneval identificó que en algunos Semilleros Creativos se tenía sólo como ayudantes a los becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, sin que se les permitiera participar activamente en los servicios artísticos, por lo que sugiere que se les asignen labores sustantivas, como talleristas o capacitadores, de acuerdo con sus perfiles o habilidades.

    Además, se informa que ante la falta de una estructura operativa formal, la SC realizó un convenio de servicios especializados con terceros para que se contrataran los operadores que ponen en marcha las actividades del programa en los 32 estados del país. Esto respondió al interés de la SC por dotar con seguridad social a su personal operativo en territorio. La empresa a que se adjudicó la tarea ocasionó retrasos en el pago de los servicios a su cargo.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota