Escucha Morena… Morenita




  • Mi generación se enfrentó al sistema autoritario de la "Dictadura Perfecta" desde muchos años y el sueño de los 70’s era sacar al PRI de la presidencia y para eso, se organizó y luchó esta generación y 30 años después se logró.

    Pero el cambio entró por otra puerta, como lo dijo Roger Bartra, por la derecha y no la izquierda, que en varios movimientos sociales se estrelló frente al muro del poder, pero la derecha solo se recargó en el muro y este cayó y llegó el PAN.

    Este partido solo era una oposición barata, de mediocracia, Fox no conocía ni creía en otro modelo político alternativo de nación y se montó sobre las estructuras priistas y el neoliberalismo continuo, sin rupturas, su gran aliado era el PRI, no entendió lo de Robespierre, que, para instaurar la República en Francia, había que matar al Rey, y este, a la vuelta de otro sexenio -el de Calderón, el peor-, el PRI regresó.

    La siguiente ruta fue por el PRD, pero la tribu de los Chuchos se empoderó y de hecho traicionó a la izquierda vendiéndose al mejor postor desde lo nacional a lo local, por eso, la única opción que se tenía era MORENA, este movimiento que surge del hartazgo del saqueo y robo a la nación, de la violencia y las desapariciones, la impunidad y la corrupción, pero MORENA tampoco construyó una agenda nacional en respuesta a todos esos reclamos.

    Tras casi tres años de gobierno, la 4T ha demostrado ser un gobierno híbrido, no un gobierno de izquierda, cuyos claroscuros y contradicciones -por fortuna-, todavía pesan menos que la de un retorno a las opciones neoliberales. El mundo cambió, una situación que bien puede revertirse hacia el 2024.

    Primero faltó un análisis de la situación política del país, una consulta nacional ciudadana, un balance sobre la verdadera fuerza de MORENA para integrarlos a gobernar, escuchar tantas voces que exigen y proponen un cambio sobre todo en lo social, el Movimiento MORENA debió de reconocer a la verdadera Sociedad Civil, la organizada, que es la más cercana a los problemas de la sociedad, pero cerró las puertas y solo los “Lideres” tenían, y tienen, la llave para abrir y cerrar sus puertas y la inmensa mayoría de izquierda quedó fuera, y hay escasos referentes de izquierda en el gobierno, tanto en B.C. como en el resto del país la izquierda en el gobierno brilla por su ausencia y la agenda social también y los intelectuales orgánicos ¿dónde están? Gobiernos de “Ni los veo ni los oigo”.

     

    A falta de agenda, también se excluyó a todos estos sectores que votaron por Morena, a pesar de la falta de atención recibida por el poder federal como dice Víctor M. Toledo. El gobierno de la 4T disminuyó el presupuesto al Instituto Nacional de Economía Social (Inaes), el cual pasó de mil 979 millones(m) en 2018 a 784 m en 2019 y a 139 m en 2020. El sector cooperativista se encuentra ausente del discurso oficial, a pesar de que en México existen 18 mil cooperativas con ¡8 millones de socios! (https://lacoperacha.org.mx/radiografia-del-cooperativismo-en-mexico/).

    En México existen 14 mil 341 ejidos y comunidades con bosques y selvas, de los cuales solamente 16 por ciento cuentan con permisos de aprovechamiento forestal. El gobierno de la 4T no sólo ha disminuido el presupuesto de la Conafor, sino que ha quitado los apoyos a las mayores organizaciones de forestaría comunitaria (https://comunidadesybosques.ccmss.org.mx/).

    Algo similar sucede con las cooperativas de pescadores y con las organizaciones de cafetaleros, básicamente cooperativas indígenas, ignoradas por la política oficial. Despreciados o confundidos por el discurso, los verdaderos ambientalistas, con 160 activistas asesinados, siguen sin ser reconocidos, incluyendo el millón de jóvenes urbanos que siguen a Greenpeace México, o las 140 organizaciones de afectados ambientales por la contaminación industrial de los principales ríos del país (Sonora, Atoyac, Lerma, Santiago, etcétera). Esto debe de ser parte de la nueva Agenda.

    También debe señalarse la falta de diálogo con los maestros democráticos, portadores de modelos para una educación de vanguardia, y con el muy respetable conjunto de organizaciones ciudadanas progresistas, el feminismo está presente y es real, pero no lo entienden. Creer que este gobierno tiene asegurada la continuidad en 2024 es una posición peligrosa. Los datos del último Reporte Económico aparecido en La Jornada (5/7/21, p. 20) son diáfanos y sugerentes. Del total de 125 millones de mexicanos, entre las élites (2 millones) y los sectores empobrecidos o marginados tras décadas de neoliberalismo (74 millones), existen 49 millones de no pobres. Y este es un sector que no sólo piensa, analiza y participa, también vota y la mayoría… jóvenes y feministas.

    Qué diferencia con el periodo de Lázaro Cárdenas, donde los avances resultaron del apoyo y presión de las fuerzas dinámicas de los sectores campesino, obrero y popular de su partido. Aún hay tiempo, pero, quieran o no, el futuro de la 4T depende de la izquierda social y debe ser atendida y correspondida, el camino que llevan es muy lento y poco perceptible ante la sociedad que espera un cambio profundo porque así lo requiere el país. No hay que perder la oportunidad, se termina el tiempo y las opciones por un gobierno diferente, el restante del siglo será biológico, feminista y moral, sin proyecto no hay futuro y sin este, MORENA pasará como otro más y no diferente, intolerante y violento, Se perdió "el amor” y terminó con “desamor” al estilo AMLO, solo un teatro: gobiernos de jóvenes vanidosos (no preparados), mujeres cuento de hadas y novelas de callejón… y después de AMLO ¿qué sigue? Si no hay opciones hay que crearlas y si se puede, lo está haciendo Chile, lo hará Perú, Argentina, Bolivia, el Salvador y Brasil, el rumbo lo tendrá que hacer esta generación de jóvenes soñadores… los reclamos siguen, la violencia es cada vez más trágica y el modelo político se agotó.

     
    * El autor es Sociòlogo con Doctorado y analista de la Opiniòn Pùblica asi como docente de la UABC

  • Opiniones sobre esta nota