CONSERVACION VS DESARROLLO. La Vaquita y San Felipe




  • Desde la década de los 80s del Siglo pasado, en nuestro país, llegó la fiebre del ambientalismo. Una fiebre, que no solo afectó a algunos sectores de la clase media mexicana (sobre todo a no pocos estudiantes universitarios), sino incluso, a algunos funcionarios públicos, que crearon la hoy SEMARNAT y su antecedente la SEDUE (en época de Salinas de Gortari). Esos funcionarios ambientalistas, fueron los que impulsaron la creación de la famosa Ley general del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente. Pero como siempre sucede (un mal que parece congénito en nuestro país) esos funcionarios, eran más papistas que el papa. Hicieron, una ley, que no solo “protege” el ambiente, sino que propicia el ahorcamiento económico de algunos lugares de nuestro país. La SEMARNAT y no pocos funcionarios de su descendiente directo la CONANP (Comisión Nacional de las Áreas Naturales Protegidas), han entendido, la protección del medio ambiente y los espacios naturales, bajo un concepto, bastante estrecho y restringido (negacionista, diría yo), de CONSERVACION. Y para ellos conservar es no mover una sola piedra, dejar los espacios naturales, lo que ellos ilusoriamente, llaman como inalterables. Y digo que este es una ilusión, porque, aunque los seres humanos, no “alteremos” la naturaleza, la naturaleza por sí misma, está en constante transformación, y el hecho de no mover nada, para no alterarla es un simple espejismo. Voy a poner dos ejemplos. En la reserva natural del bosque de Yellowstone, en Estados Unidos, los guardabosques, por décadas, sacaban del lugar, los troncos caídos y la leña seca. Lo hacían para que no se acumulara, un material que es altamente flamable y combustible, en casos de incendios. Pero con el arribo del ambientalismo, llegó un director muy “verde”, y les ordenó a los guardabosques, que no sacaran el material leñoso. El sesudo argumento era, que la leña era un material, que beneficiaba como abono natural al bosque, y por tanto debería de reciclarse en el mismo bosque, y que la naturaleza lo transformara en un abono natural. A los guardias, no les pareció que fuera una buena idea, pero obedecieron las órdenes del nuevo director. Durante aprox. 5 años, se fue acumulando la leña en el bosque, y los guardas, en silencio, veían el peligro que se avecinaba. Y obviamente sucedió. Hubo un incendio forestal, que se volvió totalmente incontrolable, debido a la enorme cantidad de material combustible acumulado. El incendio de grandes proporciones, casi acabó con el bosque de coníferas y arces de Yellowstone. Cuando se controló el incendio, y se evaluaron las causas, el director y sus ideas “verdes”, tuvieron que retroceder, y volver al viejo esquema del mantenimiento preventivo, que hacían tradicionalmente los guardabosques.
    Otro ejemplo desastroso, lo tenemos en nuestro país, y es el caso del programa de “conservación” de la famosa vaquita marina en el alto golfo de california. Para “conservar” la vaquita marina, a los genios de la CONANP, se les ocurrió la “brillante” idea, de parar a los pescadores. Su argumento: SI LOS PESCADORES DEJAN DE PESCAR, NO HABRA REDES DE ENMALLE EN EL AGUA Y NO TENDRA TRAMPAS MORTALES LA VAQUITA. Y POR OTRA PARTE NO HABRA CAPTURA DE TOTOABA Y ESO DISMINUIRA LA PRESION DE LA PESCA, Y COMO RESULTADO SE SALVARÁ LA VAQUITA MARINA. Entonces, a estos genios, se les ocurrió parar a los pescadores. El grave problema, que no se dieron cuenta, es que estaban CRIMINALIZANDO a los pescadores y a la actividad pesquera. Ser pescador en San Felipe, se convirtió en un crimen de la noche a la mañana. En automático, los culpables (los pescadores) fueron condenados y juzgados como criminales, por ejercer la pesca. Y ESO, DESATO UN CONFLICTO SOCIAL DE GRANDES DIMENSIONES, EN UN PUEBLO PESQUERO, TRADICIONALMENTE PACIFICO, para convertirse en un pueblo, cuyos pescadores, se mantienen, hasta hoy, en pie de guerra, y con toda la razón del mundo.
    Los pescadores de San Felipe, llevan casi tres años totalmente inmovilizados, por el ejército, la marina, la guarida nacional (perdón, me equivoqué) La Guardia Nacional, La profepa, y la famosa y siempre inteligente CONANP. 
    ¿SE HA SALVADO LA VAQUITA MARINA? No, claro que no, sigue disminuyendo su número (a pesar de que los pescadores, están prácticamente inmovilizados, y que ahora, eso sí, ellos también están en vías de extinción económica y social, junto con la vaquita). La presión de los ambientalistas, sigue en aumento (porque no hay esfuerzo que los convenza) y ya comenzaron las presiones favoritas de los gringos: EL EMBARGO A LA IMPORTACION DE CAMARON MEXICANO HACIA ESTADOS UNIDOS.
    De verdad, el manejo de la situación en San Felipe, ha sido desastrosa en todos sus aspectos. Todo lo que no se debe hacer, se ha hecho en San Felipe. Parece que ha sido, la mejor muestra de poner en práctica lo peor, y las peores soluciones. Si amigo, lector, la vaquita marina, terminará de extinguirse, por las medidas de “conservación” absurdas de la CONANP, un auténtico ejemplo de lo peor, en su máxima expresión. 
    ¿Por qué la CONAP, y el Gobierno Federal, junto con los ambientalistas, han logrado semejante monumental fracaso?
    Voy a dar algunos puntos de vista personales. Quizá no son los esenciales, pero es mi punto de vista.
    1,. En la CONAP, se han especializado en ver a la naturaleza como algo estático. Su idea de conservación, es absurda. No entienden, que las áreas naturales protegidas, pueden y deben aprovecharse económicamente. NO HAY VIABILIDAD SOCIAL, DE NINGUNA AREA NATURAL PROTEGIDA, SI NO SE PERMITE EL DESARROLLO ECONOMICO DE SUS HABITANTES. En la CONANP, hablan mucho del desarrollo sustentable, si así es, pero hablan como concepto, pero jamás lo llevan a la práctica, porque choca con su idea del inmovilismo de la naturaleza. Por eso las llamadas áreas naturales protegidas, terminan por ahogarse solas económicamente y sus habitantes terminan pauperizados.
    2. Los problemas sociales, de las comunidades asentadas al interior de las ANP, no son evaluadas por sociólogos o antropólogos, sino por biólogos y profesionales, que no tienen nada que ver con las ciencias sociales. URGE QUE EN TODAS LAS ANPs DEL PAIS, tengan profesionales expertos en tratar y entender los fenómenos sociales, por científicos sociales y no al revés.
    3. Es tal la miopía que no se han dado cuenta, que con restricciones a los pescadores y echándoselos de enemigo, no resuelven el problema de la vaquita. QUIEN DEPREDA EL HABITAT DE LA VAQUITA, NO SON LOS PESCADORES, ES LA MAFIA CHINA QUE COMPRA EL BUCHE DE LA TOTOABA. Si no hay mercado para el buche, se acaba el tráfico ilegal de la totoaba, pero, obviamente, es más fácil, criminalizar a los pescadores, que ponerle un alto a la mafia china que controla el mercado del buche en oriente.
    4, Los gringos, tampoco son inocentes palomitas, y almas bondadosas en este asunto. ¿PORQUE ESTA EN PELIGRO Y EN VIAS DE EXTINCION LA VAQUITA? Es por algo que los gringos callan. En la década de los treinta del siglo pasado, los gringos, represaron las aguas del río colorado, para asegurar bastante agua para abastecer a la Ciudad de Los Angeles y su Valle Agrícola. Entonces, para ello, construyeron la Presa Hoover. Pero el problema, es que la presa hoover, fue la verdadera y auténtica causa que desapareciera la vaquita marina. Cuando no existía esa presa, el agua que fluía, desde estados unidos, pasaba a nuestro país, y desembocaba en el delta del alto golfo de california, esa agua dulce, al mezclarse con el agua de mar, creaban condiciones estuarinas y un estallido de flora y fauna marina, por el rico aporte del agua del río colorado (el único río de verdad que existe en la península de Baja California). Había entonces, abundante alimento, para la vaquita y condiciones ideales para su reproducción, era una zona tan rica, que abundaban peces como la corvina, la totoaba y una enorme abundancia de camarón. Al crearse la presa hoover, se cortó el suministro de agua dulce, y de lado mexicano, el río colorado, se convirtió en un simple arroyo (un riachuelo), que, en su parte final, ya no llega el agua dulce hasta nuestros días, solo en épocas de lluvias intensas, muy raras en la zona del valle de Mexicali, llega abundante agua al delta. Por tanto, al desaparecer el agua dulce del río, desaparecieron las condiciones estuarinas, y a partir de ahí, la vaquita marina, empezó a declinar, junto con otras especies. Yo me pregunto, ¿SERAN CAPACES LOS AMBIENTALISTAS DE PEDIRLE AL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS, QUE DESAPAREZCA LA PRESA HOOVER, PARA SALVAR A LA VAQUITA MARINA? Lo dudo, es más fácil, criminalizar a los pescadores y echarles la culpa a los jodidos mexicanos. Vaya lógica ambientalista.
    Yo espero que la nueva gobernadora electa, Marina del Pilar Avila Olmeda, logre retomar este asunto en sus manos, y darle una solución correcta: Reactivar la vida económica de San Felipe, dejando de criminalizar a los pescadores, brindarles a los pescadores una vida digna de tipo productivo, impulsando la acuicultura de Totoaba mcdonaldi, y de camarón, y hacer una política correcta para ponerle un hasta aquí a la mafia china. Pero lo más importante, poner sobre la mesa del gobierno federal, negociar frente a Estados Unidos, un mayor aporte de agua dulce, para el Río Colorado, por parte de los gringos. Hago votos, porque esta bella mujer bajacaliforniana lo logre.
    La Paz, B.C.S. a 1 de julio de 2021. Mi mail para comentarios: [email protected]

  • Opiniones sobre esta nota