UMBRAL PÚBLICO. ÓPTICA ECONÓMICA Y PRESUPUESTAL, EN EL ENTORNO POSELECTORAL




  • Desde la óptica económica, los datos más positivos registrados posteriormente a las elecciones del 7 de junio pasado, se muestran con la estabilidad del tipo de cambio y en la operación sin sobresalto de la bolsa mexicana de valores, favorables y optimistas noticias económicas poselectorales. En el caso de la primera variable económica mencionada, la moneda mexicana alcanzó su mejor nivel de las últimas semanas, con una cotización menor de 19.66 pesos, por dólar; es decir una apreciación, que en su punto mayor rondó los el 0.5 por ciento; en cuanto al mercado bursátil, la BMV al alcanzado muy buenos niveles en las semanas recientes, los mejores en los últimos 5 años; impulsados por factores externos e internos, así mismo, su operación transcurrió sin sobresaltos, por los recientes relevos en la Secretaría de Hacienda y el BANXICO, anunciados por el Ejecutivo Federal.

    El buen desarrollo de la jornada electoral fue una buena señal para la población y para los mercados, desembocando en un probable y aparente equilibrio de las fuerzas políticas, donde se pierden y se ganan posiciones, se asoman signos de fortaleza, pero también revelan un franco agotamiento y deterioro de grupos políticos hegemónicos, como lo muestra los siguientes datos:

    En lo que se refiere a participación ciudadana de los 93 millones 328 mil 771 ciudadanos que integran el padrón electoral votaron el 52.6647%, 49 millones 151 mil 320, donde el total de votos registrados fue de 48 millones 874 mil 40, se puede decir que hubo la participación de la población necesaria y suficiente, para mostrar la orientación democrática del sentir ciudadano.

    Centrándonos en materia presupuestal, en la Cámara de Diputados, es importante señalar, que una mayoría absoluta de diputados, la mitad más uno de las 500 (251 o más) es necesaria para aprobar la Ley de ingresos y el Presupuesto de Egresos de la federación, y una mayoría calificada de escaños, si se lograran las dos terceras partes del total (333 o más), para reformar la Constitución.

    En la legislatura actual, que está por concluir, Morena por sí sola, más sus partidos aliados, tiene la mayoría absoluta y la calificada, para aprobar el presupuesto y reformar la constitución, pero después de los actuales resultados electorales, Morena y sus

    aliados ya no tendrán, salvo negociación con otro partido adicional, de los denominados “bisagra”. Lo anterior es un logro de la oposición, pero contar con la mayoría absoluta para el manejo presupuestal, es también un objetivo alcanzable por el actual gobierno federal. En anteriores administraciones públicas federales, siempre ha sido una complicación para el partido en el poder tener el control del congreso a la mitad del período, con los consecuentes fracasos en las iniciativas propuestas.

    El control presupuestal, también transcurre por los gobiernos estatales, Morena extiende su dominio territorial, ganando once de las 15 en juego, tras estas elecciones Morena gobernará 19 estados, al sumar 11, el PAN siete, al perder dos de los que gobernaba: BCS y Nayarit; el PRI cuatro al perder siete de los que gobernaba; el MC dos al ganar Nuevo León; el PVEM uno, al ganar SLP. Mención especial, el ascenso de mujeres como gobernadoras, como Chihuahua y Baja California, es un giro significativo.

    En un país con grandes problemas que requieren atención urgente, como los incendios forestales, la sequía intensa, la atención a la salud y mitigar la pobreza, resulta ominoso que partidos que obtienen y pierden el registro de manera instantánea (PES, RSP Y FXM) hayan gastado aproximadamente 564 millones de pesos, sin transparencia y rendición de cuentas perceptibles. [email protected],

    @PR_Avila

    Economista (UNISON), Maestría en Administración Pública (UACH) y Profesor de Asignaturas en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Chihuahua

  • Opiniones sobre esta nota