Plan global de vacunas favorece a países ricos




  • Políticos y funcionarios de sanidad se han comprometido públicamente a compartir de manera equitativa cualquier vacuna contra el coronavirus que resulte eficaz, pero la principal iniciativa global para ello podría permitir a los países ricos ampliar sus inventarios y dejar menos dosis disponibles para las naciones pobres.

    Los activistas advierten que sin intentos más enérgicos para obligar a las dirigentes políticos, farmacéuticos y de sanidad a rendir cuentas, los países ricos acopiarán las vacunas en una competencia impropia para inocular en primer término a sus poblaciones. Después del escándalo reciente cuando Estados Unidos adquirió una gran cantidad de un medicamento nuevo contra el COVID-19, algunos pronostican una situación aún más perturbadora si se crea una vacuna eficaz.

    Decenas de vacunas están en desarrollo, y algunos países, como Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos, ya han encargado cientos de millones de dosis antes de que siquiera demuestren que funcionan.

    Si bien ninguna nación puede comprar dosis de todas las posibles vacunas, muchos países pobres no pueden hacer ese gasto especulativo.


  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota