Confirma Constellations cancelaciòn de planta en Mexicali




  • Tras estrellarse con una polémica consulta ciudadana que dijo no a su proyecto, Constellation Brands acepta que no podrá continuar con la construcción de su planta de Mexicali, Baja California, pero sigue firme en su aspiración de tener una mayor capacidad productiva en México para apuntalar su negocio cervecero en Estados Unidos.

    “Tenemos una amplia capacidad de producción para continuar impulsando el crecimiento de nuestro negocio de cerveza en el mediano plazo y estamos trabajando con las autoridades locales y los funcionarios del gobierno en México para garantizar que tengamos una amplia capacidad a largo plazo a medida que nuestro negocio continúe creciendo y evolucionando”, indicó Bill Newlands, presidente y director general de Constellation Brands.

    El directivo refirió que la planta de Mexicali enfrentó distintos cambios y retos, siendo el más grande el relevo en el gobierno federal en el 2018; no obstante, reiteró que, desde su llegada a territorio nacional, han desarrollado fuertes vínculos con los habitantes de México y con los gobiernos de los estados. La que se convertiría en la tercera planta de Constellation Brands en México no podrá ser concluida, debido a que el gobierno mexicano anunció que no otorgará las últimas autorizaciones sobre el uso de agua para su puesta en marcha.

    Lo anterior, luego de que el proyecto fuera rechazado en una controvertida consulta popular realizada a petición de diversos grupos que rechazaban la planta aduciendo que permitir su operación afectaría la disponibilidad de agua en el valle de Mexicali.

    En dicho ejercicio, tres cuartas partes de los votantes rechazaron la conclusión de la obra, pero acudió a votar un escaso 5% del padrón electoral convocado.

    “Esta semana mi equipo y yo nos reunimos con el presidente mexicano López y su equipo para discutir el proyecto de nuestra planta cervecera en Mexicali y las pláticas fueron constructivas y sacaron a relucir varias opciones a considerar”, dijo.

    “Seguiremos trabajando con autoridades locales y funcionarios federales en México para alcanzar una óptima solución para nuestro negocio. Hemos tenido una relación mutuamente beneficiosa con México por más de 30 años y esperamos ampliamente que esto continúe”, agregó.

    El proyecto cervecero constaba de una inversión total de 1,400 millones de dólares. Según los directivos, la construcción contaba con un avance de 60% al momento de confirmarse la cancelación.

    No paran por coronavirus

    La compañía de origen estadounidense no detendrá la producción de sus dos plantas en el país pese al decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 31 de marzo que ordena la suspensión inmediata de actividades no esenciales con el fin de mitigar la dispersión y transmisión del Covid-19.

    “Nuestras instalaciones de producción en Estados Unidos, México, Italia y Nueva Zelanda están operando y nuestros distribuidores están en funcionamiento. Nuestros equipos también están trabajando arduamente para garantizar que nuestros distribuidores y socios minoristas tengan una amplia oferta de nuestros productos para satisfacer la demanda de los consumidores”, aclaró Bill Newlands.

    La semana pasada, Grupo Modelo y Heineken anunciaron la suspensión de producción y distribución de sus plantas productoras de cerveza al acatar el decreto de emergencia sanitaria anunciado por el gobierno federal para mitigar la propagación del Covid-19.

    Al respecto, el directivo enfatizó que no están en contra de las indicaciones que realizó el gobierno, pues la empresa se caracteriza por respetar las leyes de los países en los que opera.

    “Operamos y continuaremos haciendo lo que sea apropiado bajo las restricciones que se aplican o no en cualquier compañía de cualquier país en el que operamos”, sostuvo.

    Precisó que, en las últimas semanas, crearon un suministro de productos en su red de almacenes y distribuidores en Estados Unidos para asegurar la entrega de sus productos a los canales minoristas, por lo que descartan alguna interrupción en el corto plazo.

    “Tenemos cerca de 70 días en el sistema y hemos trasladado recursos para acelerar la producción de stock de alto volumen para cuentas clave fuera de las instalaciones. Y seguimos confiando en nuestra capacidad para continuar satisfaciendo las necesidades de los consumidores estadounidenses y no esperábamos ninguna interrupción del servicio a corto plazo para los minoristas”, detalló.


  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota