José Narro y Ulises Ruiz acusan que el proceso interno del PRI está cargado a favor de “Alito”




  • El exgobernador oaxaqueño Ulises Ruiz y el exrector y secretario de Salud en la anterior administración, José Narro, reiteraron su temor de que el proceso para renovar la dirigencia nacional del PRI esté inclinada de antemano para favorecer al actual gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, Alito.

    Ulises Ruiz acusó a la actual presidencia del partido encabezada por Claudia Ruiz Massieu Salinas de amañar el proceso de selección interna mediante una convocatoria que beneficia a Moreno, mientras que Narro advirtió que de no utilizarse un padrón confiable el proceso de renovación del priismo puede caer en la simulación.
    A dos días de publicarse la convocatoria para elegir al nuevo presidente del PRI, tres de los cuatro candidatos –Ivonne Ortega, Ulises Ruiz y José Narro– se inconformaron con la intención de que se incluya a los nuevos afiliados en este año que son 63 mil 22 y que, acusan, son promovidos por Alejandro Moreno.

    Ivonne Ortega, Ulises Ruiz y José Narro han acusado que detrás de la campaña del gobernador de Campeche está el expresidente Enrique Peña Nieto. Incluso destacaron que fue en el Estado de México donde los 11 gobernadores priistas se reunieron para darle el apoyo a Alito, como le llaman al político campechano.
    Este jueves José Narro y Ulises Ruiz difundieron mensajes en medios señalando la gravedad de que en la convocatoria emitida por la actual dirigencia a cargo de Claudia Ruiz Massieu Salinas se incluya a los nuevos militantes registrados en lo que va del año, cuyo mayor número se encuentra precisamente donde Moreno tiene más apoyo como son Campeche, Oaxaca y Coahuila.
    El exrector de la UNAM advierte en su carta pública que con la publicación de la convocatoria para la elección de la dirigencia del partido lo que debe asegurarse es que el proceso que se organice no se convierta en la mayor simulación de nuestra historia.

    Observa que habiendo aprobado el método de votación directa a la militancia que todos aprobaron, ahora se tiene que contar con un instrumento pertinente, un padrón medianamente confiable, que no debe ser otro que el acordado entre los seis aspirantes, la presidenta del CEN y algunos de sus integrantes: el padrón registrado en el INE el  23 de enero pasado, según el cual son más de 6 millones y medio de militantes.

    Además, Narro demanda que haya certeza de contar con reglas justas, equitativas y con jueces neutrales que eviten las prácticas indebidas. “No vaya a ser que se provoque un problema adicional a los que debemos resolver y que pronto tengamos una crisis producto de nuestra incapacidad para escuchar las razones de la realidad. No sea que caigamos en el error de legalizar la trampa y el acarreo. ¡Esta es la hora de la verdad del PRI!”.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota