“Peligroso”, que AMLO acuse a jueces a partir de información privada




  • Si el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, u otro funcionario tiene evidencia de que algún juez comete algún delito, debe denunciarlo ante la Fiscalía General de la República (FGR), afirmó el ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío.

    “Muy peligroso me parece que el presidente diga algo así como ‘yo tengo una información privada, que no puedo compartir, donde el juez A, el juez B o el ministro C están cometiendo un delito’. Eso me parecería muy preocupante, porque lo único que hace es aprovechar el enorme poder político de Presidente de la República para estar golpeando”, dijo.

    El lunes, en su conferencia de prensa matutina, López Obrador advirtió que su respeto por el Poder Judicial no será impedimento para que denuncie a ministros, magistrados y jueces que solapen actos de corrupción o que protejan a delincuentes de cuello blanco y sentenció que no será cómplice de este tipo de actos porque “el pueblo se cansa, de tanta pinche transa”.

    Al respecto, Cossío comentó que los jueces tienen una condición muy importante en cuanto a la inmunidad procesal.

    “Si se considera que un juez, cualquiera que sea su jerarquía, ha cometido un delito, lo que procede es presentar las denuncias ante el Ministerio Público, esa es la forma correcta. Me parecería muy peligroso que el Presidente de la República, a partir de una información privada, empezara a acusar jueces, porque eso sí acabaría con la división de poderes. Si el presidente o algún otro funcionario tiene una información que cree que puede ser comprobada en un proceso, lo que debe hacer es abrir una denuncia penal“, aclaró.

    En el marco del 102 aniversario de Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (1917), Cossío Díaz comentó que la Carta Magna ha recibido tantos cambios que sólo han quedado sin modificarse el artículo 15 y algunos fragmentos.

    Al ser cuestionado sobre la prisión preventiva, recordó que en 2008 el Poder Judicial hizo una reforma para establecer los juicios orales y el proceso penal acusatorio.

    “Se estableció ahí muy pocos delitos con los cuales se podía ir a prisión preventiva… La idea general fue: no queremos que las personas vayan a la cárcel, que enfrente su proceso en libertad, y sí claro, si resultan condenadas, a la cárcel”, aplicó.

    Lo que estamos viendo en este momento, observó, es una idea de generar más delitos para que las personas puedan estar durante su proceso en la cárcel.

    Cossío refirió que durante muchos años la mala calidad de las investigaciones policíacas y ministeriales hacían que “el delito preferido para someter a las personas a estos procesos era la portación de arma de fuego, que es cualquiera, o la portación de arma de fuego prohibida, que es la de calibre 38, nueve milímetros, para arriba, que es el propio de las Fuerzas Armadas”.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota