Ahora a Gobernar




  • Luego de dos dìas de eventos y actos primeros, el nuevo presidente Andres Manuel Lòpez Obrador ademàs de ya no vivir en Los Pinos, de no viajar en el superaviòn y de no ser protegido por el extinto Estado Mayor Presidencial, debe empezar a Gobernar.
    Este ha sido un fin de semana lleno de actos, de palabras, de sìmbolos, festejos y de la reiteraciòn de sus promesas de campaña.
    Tanto el acto matutino sabatino de Toma de posesiòn en San Làzaro, como el AMLO fest en el Zòcalo la tarde y noche del primero de diciembre, fueron tres horas de discursos, y casi 40 horas de apapacho, de culto, de ceremonias, de advertencias, evaluaciones, anàlisis y pronunciamientos.
    Vimos a un AMLO que parecìa siendo y hablando como un Candidato, como lo ha sido en los ùltimos 16 años, como que no quiere perder la costumbre de hablar y hablar, de ser tocado, apapachado, elogiado, aplaudido, y temido, "de no ser florero", pero sobre todo foco de atenciòn principal aqui y allà, en los medios tradicionales (fifis y no fifis) y en las que bautizò como las "benditas redes sociales".
    Es hora de Gobernar, de probar que este paìs, con su liderazgo y decisiones, pero sobre todo con trabajo y labor de equipo de trabajo con una nueva estrategia va a provocar que mejoren las condiciones de inseguridad, de deterioro en la economìa, de impunidad y que va a empezar a desterrarse la corrupciòn.
    Este fin de semana fue en muchos escenarios, excepto en los recintos donde radican los publicos que no lo pasan, un sàbado y domingo de fiesta, de alegrìa y optimismo sobrado.
    Este lunes, amanece pues, ya es hora de ponerse a trabajar.
    Es hora de gobernar, de accionar, de evaluar còmo le fue al paìs en su violencia e inseguridad en las ultimas 24 horas, en su estado de indicadores econòmicos, en la educaciòn y servicios de salud. Sus colaboradores y no solo AMLO, tienen todo el terreno y cancha para actuar y ser lideres estrategicos en la toma de decisiones en sus àreas.
    Fueron tres meses de planeaciòn desde su triunfo, de rediseño del marco legal, de reestructura planeada gubernamental que hay que ejecutar.
    Debe terminar la etapa del Esto No, del Asi No, sino vienen las horas del còmo hacerlo ahora en la practica, en los hechos, pues el Neoliberalismo, a su modo de ver, y el viejo Regimen a su modo de expresarlo y condenarlo, ya no estàn ni como pretexto, ni como causa real.
    El tiempo en el reloj sexenal empieza a correr apuradamente no por dìas acumulados, sino como cuenta regresiva y como la ciclista se lo dijo y èl lo repitiò, no tiene el derecho de fallarle a la gente este nuevo Gobierno.
    No basta con ya no vivir en Los Pinos, no basta seguir trasladàndose en el Jetta y en vuelos comerciales, no es suficiente ser protegido por civiles, lo que se ocupa ahora es liderar el verdadero cambio, que la gente se esperanzò se producirìa el 2000 y que no ocurriò por los pretextos y enfermedad que genera en nuestros humanos la detentaciòn y ostentaciòn del Poder.
    Ya viene, ya es lunes, y los mexicanos van a su trabajo, los nuevos gobernantes tambièn deben empezar a dejarse ver cumpliendo lo que prometieron.
    Como advertìa un veterano periodista: Amanece pues.


  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota