"Mala noticia para todos": China intensifica esfuerzos nucleares y expertos alertan de los riesgos




  • China está desarrollando activamente su próxima generación de armas nucleares y los expertos alertan del riesgo de un conflicto a raíz de una nueva carrera armamentista, según un artículo de South China Morning Post.

    En los últimos años, Pekín ha llevado a cabo un promedio de cinco pruebas al mes para simular explosiones nucleares, de acuerdo con los datos de la Academia china de Ingeniería Física. Mientras tanto, EE.UU. realiza ensayos de este tipo menos de una vez al mes en promedio.  

    En concreto, entre septiembre de 2014 y diciembre pasado, China llevó a cabo alrededor de 200 experimentos de laboratorio para simular una explosión nuclear.
    En comparación, EE.UU. realizó solo 50 pruebas entre 2012 y 2017, alrededor de diez por año, según el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore.
    El artículo explica que aunque una prohibición internacional impide que se prueben armas atómicas, las principales potencias nucleares han podido continuar sus esfuerzos realizando pruebas simuladas. En este tipo de ensayos, se utiliza una instalación que simula el calor extremo, la presión y las ondas de choque producidas en una explosión nuclear real, lo que proporciona a los científicos los datos necesarios para desarrollar armas nucleares más avanzadas.

    De hecho, es probable que Pekín ya haya superado a Washington en algunas áreas importantes de la investigación con armas nucleares, apunta Luo Guoqiang, del Laboratorio Estatal Clave de Tecnología Avanzada para la Síntesis y Procesamiento de Materiales en la Universidad Tecnológica de Wuhan (China). Este experto explica que "parte del impulso proviene de los avances técnicos, y parte, del aumento del apoyo financiero del Gobierno".

    El riesgo de un conflicto nuclear
    A medida que China se una a EE.UU. y Rusia en la búsqueda de armas nucleares más precisas como elemento de disuasión contra potenciales amenazas, la inminente carrera de armamentos tendría un efecto opuesto: aumentar el riesgo de un conflicto nuclear, advierten los analistas citados por el diario.

  • Artculos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota