SI HOY FUERAN LAS ELECCIONES




  • De acuerdo a lo que plantean las  encuestas que en estos días han difundido los medios de comunicación, si las próximas elecciones  para Presidente de la Republica fueran en este momento, el ganador sería Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade, el candidato del PRI y otros partidos, quedaría en tercer lugar.

    Es cierto que todavía falta tiempo para la fecha electoral y  se ha visto, en muchas ocasiones,  que pierda el candidato que está en primer lugar al principio de una campaña electoral. Pero en el supuesto de que se cumpla lo que ahora dicen las encuestas, es conveniente que nos preguntemos ¿Cuál puede ser el futuro de nuestro país?

    Por lo que he podido apreciar, sostengo que no es muy claro lo que Andrés Manuel pretende hacer en su gobierno. Las promesas que ha hecho son vagas y es obvio que dice lo que sus voto duro quiere escuchar. Pero hacen pensar que está dibujando un paraíso con bases no muy claras. Que pretende darle de comer a todos los pobres sin tener el dinero suficiente. Los ahorros que se generen al bajar los sueldos de los altos funcionarios, como lo ha anunciado,  no alcanzarán para repartir despensas, mantener a los ninis, a los que posiblemente quiere darles un sueldo sin que trabajen  porque tienen algo en común con él. Tampoco será suficiente para pensionar a todas las personas de la tercera edad. En suma yo sí creo que se puede producir un colapso como el de Venezuela

    También comparto la opinión de que Andrés Manuel López Obrador representa al viejo PRI. Para quienes no lo recuerden, con la elección de Vicente Fox como Presidente de la República en el año dos mil, se terminó el régimen del Presidente Emperador, aquel que nombraba a gobernadores, diputados, senadores y ministros de la Suprema Corte. Que tenía los poderes de un rey, porque se los daban las leyes y las costumbres. Pero además se aplicaba un esquema social mediante el cual su partido, el Revolucionario Institucional intentaba controlar a la sociedad a través de sus sectores y organizaciones afiliadas, al igual que el Partido Fascista en Italia y comunista en la Unión Soviética. Era la época en la que el PRI ganaba todas las elecciones de manera legal o con el fraude electoral. Cualquier triunfo de la oposición, aunque fuera en un pequeño pueblo,  era un escándalo de primera plana en los diarios.

      Es igual de grave la actitud del candidato de MORENA de decidir quién es bueno y quien es malo.  Esto forma parte de su actitud de conducirse como un iluminado. Se ha visto como a quienes se deciden a apoyarlo les perdona sus faltas. Pregunto ¿Lo haría también con el Chapo Guzmán y demás líderes de los carteles de  venta de drogas? A quienes no lo apoyan, los cataloga como  miembros de la “mafia del poder” y a los periodistas que lo cuestionan son “fifís”. Esto último acaba de suceder con Jesús Silva Herzog Márquez, un brillante editorialista de la ciudad de México. Tal parece que el candidato se cree un iluminado, que camina sobre el agua y que salvará al país. Es una actitud totalmente esquizofrénica.

    Parte del problema es que hay un electorado numeroso,  que espera a ese Mesías que reparta despensas y becas. En últimas fechas, se ha puesto de moda criticar a los políticos.  Hay quienes opinan que los buenos están en la sociedad y los malos en el gobierno; cuando no es así, como tampoco Andrés Manuel López Obrador está exento  de ser juzgado como corrupto, solo porque han sido colaboradores suyos y no el quienes han sido sorprendidos en actos de corrupción.

    Tal parece que si  las elecciones fueran hoy,  según los resultados de encuestas aplicadas hasta hoy, tendríamos al rey que tanto buscaron muchos mexicanos en el Siglo XIX. Su Majestad Andrés Manuel Primero vendría a “salvar a este país”.    

    El autor ha sido diputado federal por el PAN y director general del Cobach en BC asi como docente y académico universitario



  • Artculos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota