Elecciones decisivas en Cataluña: Constitucionalistas contra independentistas de España




  • Este 21 de diciembre, más de cinco millones de personas están llamadas a votar en las elecciones regionales de Cataluña. Se trata de unos comicios nada convencionales: han sido convocados por el Gobierno de España y se celebrarán entre semana. Aún así, los sondeos indican que se superará el 80 % de participación, que se podría acercar al 90 %.

    Otro aspecto atípico es la situación de algunos líderes independentistas: el expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, se encuentra en Bruselas (Bélgica) y el exvicepresidente de esa comunidad autónoma, Oriol Junqueras, en prisión. Ambos están acusados de los delitos de sedición, rebelión y malversación de fondos por los acontecimientos que desembocaron en la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que el Parlamento catalán aprobó el pasado 27 de octubre a raíz del referéndum del 1 de octubre, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español.

    De este modo, los partidos que participan en estas elecciones se conforman en torno a dos bloques: el constitucionalista y el independentista. Solo Catalunya en Comú-Podem no se identifica con ninguno de esos bandos. 
    Los constitucionalistas o 'bloque del 155' son Partido Popular (PP), Ciudadanos (C's) y Partido Socialista de Cataluña (PSC). Aunque todos se han mostrado rotundamente contrarios a la DUI y han respaldado la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Ejecutivo nacional, sus diferencias —sobre todo entre los dos primeros y el último— son sustanciales.

    Tanto PP como Ciudadanos abogan por construir un frente después de las elecciones —si es que este bloque consigue la mayoría de escaños (68)— e investir presidente al candidato constitucionalista que obtenga más apoyos, incluso si le supera alguna fuerza independentista. La candidata de C's y favorita en las encuestas, Inés Arrimadas, es quien más fervientemente ha defendido esta posibilidad. Por su parte, los populares también abogan por esta solución, renegando de lo que defendieron en ocasiones anteriores, cuando llegaron a proponer una ley que obligara a investir al candidato más votado.

    En cambio, el candidato del PSC, Miquel Iceta, en ningún momento de la campaña ha ofrecido su apoyo a C's ni PP, aunque podría aceptar ser el nuevo presidente de Cataluña. Su sensibilidad de izquierdas le acerca a partidos como ERC o Catalunya en Comú-Podem, pero la independencia es una barrera insalvable para acercar posturas.

    Bloque independentista
    En el bloque a favor de la independencia se encuentran Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Junts per Catalunya (JuntsxCat) y la Candidatura d'Unitat Popular (CUP). Los primeros se disputarían el primer puesto con C's, mientras que el partido de Puigdemont sería la tercera fuerza parlamentaria. A pesar de ser una fuerza minoritaria, la CUP podría tener las llaves de la gobernabilidad, como sucedió en la pasada legislatura: sin su apoyo, la coalición independentista que ganó las elecciones no habría alcanzado la mayoría absoluta que necesitaba para llevar a cabo el autodenominado 'procés'.

    Si bien ERC y JuntsxCat parece que abogan por un referéndum pactado con el Estado español, la CUP se mantiene fiel a su posición y sigue defendiendo la uniteralidad como única vía posible.

    Catalunya En Comú-Podem no tiene bloque
    Catalunya En Comú-Podem aglutina al partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; Podemos; Esquerra Unida; Iniciativa per Catalunya-Verds y Equo. Esta unión de izquierdas ha repetido en diversas ocasiones que no se identifica con ningún bloque y rechaza los caminos que han tomado ambos: se basa en los diversos activismos que han tomado vigencia en los últimos años y no quiere basar su política en la cuestión de la independencia.

    Aunque aboga por un referéndum pactado y una reforma federal de España, no está dispuesto a pactar con ningún partido con el que no comparta sensibilidades sociales, como PP, JuntsxCat o C's. Al igual que sucede con la CUP, su apoyo puede ser clave para gobernar.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota