Malos funcionarios pagarán consecuencias: Contralor






  • Vivimos una crisis de corrupción pública que genera enojo, descontento e impotencia, una crisis Moral que ni con obras públicas restablecerán la confianza, advirtió el Contralor del Estado, Francisco Postlethwaite.
    Advirtió que los malos funcionarios pagarán las consecuencias por su ineficacia y falta de compromiso, porque se requieren de instituciones fuertes y sólidas.
    En el arranque de la primer Jornada contra la Corrupción, en presencia de organismos de la sociedad civil, de funcionarios y de medios, se mostró optimista en que los nuevos tiempos traen nuevos desafíos.
    En ausencia del gobernador Kiko Vega, y quien envió como su representante al secretario de Gobierno Francisco Rueda, este ultimo dijo que la Jornada será permanente y comprometió a que el sector privado también contribuya al freno de la corrupción.
    El secretario de la Contraloría, en su mensaje central, afirmó que estamos en una crisis de corrupción, publica, que nos genera descontento enojo e impotencia, que nos conduce a perder la perspectiva de las causas y solo nos impulsa a meter a la cárcel a los responsables.
    No es razonable pero entendible, y hay que estar concientes de ello, la causa de esta crisis, dijo es la crisis de un Estado de Derecho.
    Clamó por formar ciudadanos ejemplares, educados, que reciban información veraz, que nos lleven como Sociedad a madurar.
    Llamó a la urgencia de una ética en la anti-corrupción y que desde la casa, escuela y calle, se formen ciudadanos comprometidos y responsables.
    Fue aquí cuando resaltó que no será con más obras publicas como se restablece la confianza, ni siquiera con mas empleos, porque eso ya se ha intentado muchas veces, sino ir mas atrás y a fondo pues la desconfianza persiste, por lo que la nuestra que vivimos es una crisis moral agudizada por los actos de corrupción conocidos, y "con desconfianza nada funciona y la ruina nos acecha".
    Apuntó que nuevos tiempos, traen nuevos desafíos, por lo que se mostró seguro de que a golpe de transparencia y estado de derecho venceremos a la corrupción, no sin antes advertir que los servidores públicos que no estén dispuestos a honrar el cumplimiento escrupuloso de la ética deberán estar preparados para pagar las consecuencias.
    Ahora que "los buenos políticos, entrecomillas", se presentan como alternativa frente a los malos políticos, que ofrecen meterlos a la cárcel y con ello saciar la sed de venganza, el hecho se ha convertido en una caricatura que envilece el papel de la política, reflexionó.
    La transparencia combate a la corrupción, me atrevo a afirmar que un estado que no es transparente es corrupto, dijo también diciendo que se ha vivido una opacidad de contrastes entre los discursos y la realidad de los hechos.
    A manera de autocrítica y a cuatro meses de su arribo al cargo, dijo debemos ser honestos y admitió que castigar no es fácil ni de bajo costo, como parece supone o se piensa, ante una cadena de instituciones y procedimientos o instituciones cronicamente débiles y no solo por falta de recursos humanos o presupuesto, sino por falta de política de estado permanente, remató.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota