Gobierno reduce pisos y la IP hace altos edificios




  • Apenas la semana pasada, luego de que informamos de la demolición del edificio de Infonavit, las autoridades del sector salud confirmaron la próxima demolición del sexto y séptimo piso del Hospital General de Mexicali en la misma zona del Centro Cívico.
    Se indicó por el gobierno estatal que que los trabajos se iniciarán en los próximos días y tendrán una duración de alrededor de cuatro meses, con una inversión de 19 millones 765 mil pesos.
     Cabe anotar que al igual que el del Infonavit, el del Hospital ya ha sufrido en dos ocasiones daños en su estructura debido a los sismos tanto del año 1987 como del 2010, por lo que las autoridades han ordenado "aligerar" peso del edificio.
    Al igual que en el hospital del Issste, que es vecino, en el General se han hecho obras de reforzamiento en pisos y cimentación con relleno de concreto fluido expansivo, y además se cambiaron los muros de ladrillo en un 95% sustituyéndolos por tablaroca, y se lograron retirar aproximadamente mil 200 toneladas de peso al edificio.
     Tanto el Colegio de Ingenieros y a la Cámara de la Industria de la Construcción han sido invitados a unirse al proyecto de demolición de los pisos sexto y séptimo, que se hará con el hospital en funcionamiento.

    El contraste IP y sector público

    Al igual que en Tijuana, los edificios de mas de dos y tres pisos en Mexicali se incrementan sin freno ni moderación alguna. Así se observan recorridos en ambas zonas urbanas.
    No obstante que habitamos una zona altamente sísmica, los permisos de uso de suelo se autorizan y proliferan sin restricción, beneficiando a obras construidas por el sector privado.
    En contraste, tan solo en Mexicali en el sector público, existe la tendencia a eliminar los edificios o inmuebles que han sido construidos a altas alturas en vertical.
    Por ejemplo, así fue con el reciente edificio del Infonavit que de 9 pisos ha sido desaparecido por obra y gracia de un pago de 10 millones de pesos, y ya se especula que sobre el mismo predio, vecino al Banco de México, se edificará otro, pero no tan espigado.
    Recientemente y apenas este domingo, en la frontera de Irán e Irak, varios inmuebles verticales se desplomaron, poniendo en evidencia lo peligroso que es construir edificios en zonas sísmicas.
    Lo mismo ocurrió en la capital del país, en cuya escuela emblemática de la tragedia del Colegio Rebsamen, se vino abajo sepultando a alumnos y personal que laboraba, debido a que se construyó sobrepeso en el inmueble autorizado, producto de la corrupción en una oficina delegacional de la ciudad de México.
    La madre naturaleza ha sido benevolente con Mexicali, en cambio pues con el terremoto del 4 abril del 2010 de 7.2 grados no dejó víctimas comparándolo con el reciente de Irán-Irak ya que en aquella zona el terremoto de magnitud también 7,2 en la escala de Richter que sacudió la frontera entre ambos países provocó más de 300 muertos y cientos de heridos.
    Las autoridades han afirmado que están permanentemente en curso inspecciones a inmuebles, y cada vez que hay una desgracia de reactivan las inspecciones, tal es el caso de Bomberos y Protección Civil, en el caso de los incendios en asilos.
    Sin embargo, cuando pasa la ola mediatica del efecto de algun terremoto, todos se olvidan de la reglamentación para construcción de obras y corren rios de dinero en grandes inversiones, tal es el caso de hoteles, hospitales y centros comerciales de gran altura que se edifican sobre la calzada Cetys, en la zona denominada Dorada, esto mientras que en la zona del Centro Cívico como del antiguo Centro Histórico, cada vez se reducen o abandonan las altas edificaciones, como fue la del Infonavit o como será la del Hospital Civil.


  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota