Las operaciones de Ricardo Salinas Pliego en los paraísos fiscales de Luxemburgo, Malta y Barbados




  • En la última década y media, Ricardo Benjamín Salinas Pliego, el cuarto hombre más rico del país, realizó operaciones en los paraísos fiscales de Luxemburgo, Malta y Barbados, sea para manejar inversiones o para respaldar económicamente una fracasada compañía de jets privados.

    Su sociedad de Luxemburgo, Codisco Investments Sàrl, es homónima de Codisco Investments LLC, una compañía que incorporó en Delaware –otro paraíso fiscal– y que las autoridades estadunidenses identificaron como parte de un esquema fraudulento operado por el dueño de TV Azteca en 2003.
    El nombre del magnate y sus compañías aparecen en actas de los registros del comercio de jurisdicciones secretas, obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). Proceso los consultó en el marco de la investigación global “Paradise Papers”.

    Hace año y medio, la otra investigación denominada “Panama Papers” –ya coordinada por el ICIJ– reveló la cercanía del dueño de Grupo Salinas con el mundo offshore, pues mostró que el multimillonario mexicano utilizó empresas de papel en las Islas Vírgenes Británicas para comprar obras de arte y operar un yate. Posteriormente, el implicado afirmó que todo era legal.

    Nombre conocido

    El 31 de octubre de 2013, Salinas Pliego decidió trasladar hacia el paraíso fiscal de Barbados su sociedad luxemburguesa Codisco Investments Sàrl. Cinco años antes el magnate todavía compartía la totalidad de las acciones con su hijo Benjamín Francisco Salinas Sada.

    El acta constitutiva de la compañía, consultada por Proceso en el registro del comercio de Luxemburgo, establece que la sociedad fue creada el 23 de septiembre de 2003, y sus primeros administradores fueron Salinas Pliego y el político priista Jorge Mendoza Garza, entonces vicepresidente de información y asuntos públicos en TV Azteca. Entre 2006 y 2012, Mendoza fue senador por Nuevo León.

    La sociedad luxemburguesa estaba en operación en enero de 2005 cuando, del otro lado del Atlántico, la Comisión de Bolsa y Valores estadunidense (SEC) reveló que Salinas Pliego obtuvo 109 millones de dólares a través de una compañía incorporada en el paraíso fiscal de Delaware, con un nombre prácticamente similar: Codisco Investments LLC.

    De acuerdo con la SEC, Salinas Pliego utilizó a Codisco Investments LLC para comprar con “descuento” una deuda multimillonaria que Unefón –una subsidiaria de Azteca Holdings– debía a la empresa canadiense Nortel Networks. El dueño de Grupo Salinas no había mencionado a los accionistas ni a las autoridades que era socio de Codisco Investments LLC, junto con Moisés Saba, entonces director de Unefon.

    En junio de 2003, cuando Unefon pagó la deuda a Codisco Investments a su precio normal, Salinas Pliego se embolsó personalmente 109 millones de dólares, según la SEC. Durante meses, el dueño de TV Azteca negó estar detrás de la sociedad de Delaware, hasta que un reportaje del diario The New York Times lo obligó, en enero de 2004, a reconocer que era parcialmente dueño de la compañía.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota