El turismo en Cuba. Son excelentes anfitriones y servidores turísticos




  • IX de X partes


    Lejos del aislamiento que padeció por muchas décadas el turismo internacional empieza a impulsar la economía de la isla socialista de Cuba.
    No solo los barcos enormes de pasajeros, arriban a La Habana, a Cienfuegos, Varadero o a Santiago, también a sus poco aeropuertos, como el de la capital, arriban frecuentes vuelos internacionales.
    Por mar y tierra, la Isla mas grande del Caribe empieza a romper el aislamiento producto del bloqueo norteamericano que se medio suspendió pocos meses antes de la salida de Barack Obama de la Casa Blanca.
    La moneda está en el aire respecto a lo que en esa ruta definirá en los próximos meses su sucesor Donald Trump.
    Ya sin Fidel con vida, el hermano Raúl capitanea el barco enorme y administra a una población donde gobierna un solo partido, y en donde se destacan logros en materia de cobertura general gratuita tanto de salud como de educación, parcialmente en vivienda y en parte fraccionada en materia de dotación de alimentos.
    El turismo sin embargo, al lado de la tradicional economía domestica, principalmente pesquera, agropecuaria, y de exportación de productos como el azúcar, empieza a ser la industria sin chimeneas que detona la sobrevivencia de muchos cubanos.
    El costo sin embargo lo empezarán a pagar otros destinos turísticos del Caribe y de México, como el propio Cancún que al hacerse mas atractivo, cercano y de interés el área playera cubana, empiezan a sobre demandar hoteles, y tours, asi como reservaciones de autos y demás bienes de consumo temporal.
    Pero otro turismo, el latinoamericano, que decadas atrás solo por solidaridad y acompañamiento llegaban a raudales, empieza a sufrir los efectos del mayor arribo de turismo mundial, pues los servicios empiezan a encarecerse principalmente por la predominancia tanto del euro, de las libras como del dólar norteamericano.
    Es decir, el antes abaratado servicio turístico, debido a lo restringido y limitado que estaba, al poblarse grandemente con las oleadas que traen barcos y aviones, ojo, no solo de norteamérica, sino principalmente de Europa, como España, Italia, Alemania y Francia, generan una sobre-demanda de servicios que los encarece, por lo que la temida ley de la oferta y la demanda, tan temida por una economía socialista, empieza a causar estragos y a generar incluso una economía subterránea que trae aparejada también un proceso de corrupción que encadena ganancias a sus mejores postores.
    Las instalaciones como hoteles, son rebasados en mucho por los llamados Hostales, posibles de encontrar en paginas web de búsqueda, con muchos menores precios que los encarecidos hoteles, que como El Nacional, llevan a las nubes los precios por habitación.
    Precisamente, los hostales son casas de cubanos registradas y habilitadas ante el gobierno cubano como susceptibles de dar hospedaje y hasta alimentación a los turistas. Esa es una mejor posibilidad para los visitantes extranjeros, sino sobre todo porque es la mejor manera de conocer a las familias cubanas, con las cuales se interactúa y dialoga sobre todos los tópicos que sean posibles, desmistificando las falsas ideas a veces exageradas que se hacen circular en el exterior.
    Los llamados "Cuentrapropistas" que son cubanos que tienen permiso del gobierno para trabajar por su cuenta propia pagando puntual y legalmente sus impuestos, se estrenaron con mas razón en los hostales, pero cada vez mas de amplían a otros renglones como comida, y servicios muy diversos como transporte y guías.
    Prevalecen aún los restaurantes del Estado, es decir instalaciones y tiendas propiedad gubernamental, cuyo carácter se refleja en el burocrático servicio que en ocasiones se ofrece, de mayor tardanza, no tan apropiado trato y atencion y sobre todo a la interrupción de sus servicios debido a los constantes cortes de caja, pues se evita que los malos manejos empiecen a socavar su moral de honradez.
    Las estaciones de gasolina, refresquerías y servicios similares como tiendas de curiosidades turísticas como camisetas, sombreros, puros, libros, las distinguen por sus precios lineales es decir muy similares y apenas en algunos sitios se empiezan a reflejar rasgos de economía subterránea.
    Para transportarse, existen los cómodos y modernos taxis de color amarillo, que son sin embargo mas caros y propiedad estatal, pero los cuentapropistas ya empiezan a ofrecer sus servicios en sus propios autos a menor precio, incluso por eso en carreteras y caminos, ya hay gente o nativos cubanos que billete en mano ofrecen el pago por el servicio de los particulares.
    Toda las Cadecas o Casas de Cambio manejan el mismo valor de intercambio de monedas o divisas y mostrando un pasaporte, pues es regulado por el Banco de Cuba día a día, y uno puede cambiar los pesos mexicanos, los euros y dolares, ya sean por pesos cubanos conocidos como CUC por ser convertible o pesos cubanos CUP, que son los de mayor circulación de los cubanos.
    El consejo es traer de ambos billetes, los CUC son llamados casi dólar cubano, pues equivalen a unos 19 o 20 pesos mexicanos, y son los que en los comercios e instalaciones utiliza uno para pagar los servicios como turista.
    Los pesos cubanos, son para poder pagar servicios como el transporte urbano o la comida callejera, o en sitios, incluso transportes que utilizan mayormente los nativos. Ambas denominaciones, CUC o CUP tienen sus monedas y billetes, con mayor demanda los de 2 CUP por tener la figura del Che Guevara, ícono de la Revolución Socialista victoriosa de Cuba en los 50`s.
    También hay restaurantes mas para turistas que para nacionales, en estos últimos puedes ir acompañado por cubanos que te sugieren exquisitos platillos a muy bajos precios, en tanto que en los primeros, pueden ir los cubanos que estén dispuestos a pagar en convertibles, pero que generalmente son aprovechados por los extranjeros que pagan en CUC.
    Las Cadecas o casas de cambio es posible encontrarlas en muchos puntos, como son también las instalaciones donde se puede comprar tiempo aire para el teléfono. 
    Se recomienda disfrutar de los paisajes tanto playeros como rurales y urbanos, y desconectarse del internet, que es un servicio caro y solo accesible en determinadas zonas denominadas WIFI, donde es frecuente ver a cubanos, principalmente jóvenes, tecleando sus teléfonos o móviles en el chat del facebook.
    Sobre el tema del lenguaje obvio es que el español prevalece como idioma, pero los cubanos han desarrollando muchas habilidades políglotas de tal manera que el ingles, como el francés, italiano o alemán los hablan muchos servidores turísticos, muchos de los cuales tienen alguna profesión universitaria, pero que debido a la mayor derrama del turismo, se han volcado a ese sector.
    Hay una positiva actitud en las calles o donde sea para el turismo y aprecian mucho al mexicano, la orientación es rápida y certera. Es mentira que en las calles te encuentren con gente que te pide tus pertenencias. Tan confiado puedes caminar de día como de noche y no encontrarás asaltantes, ni mucho menos méndigos o adictos en situación de desesperación asediándote.
    Posiblemente sea porque no hay mejor vigilancia que la que no se ve, pero no vimos casi policías y entendemos que la norma del buen comportamiento, ordenado, enfilas, respetuoso de semáforos, se produce por la educación y formación ya tradicional.
    Si tu quieres regalar u obsequiar alguna pertenencia, no te la rechazarán, pero tampoco te la imploran ni quieren arrebatar, pues el gusto por utensilios, pertenencias que gracias al bloqueo no llegan a la isla, es bienvenido.
    Libros puedes comprar en pesos cubanos, incluso de producción editorial mexicana, mas económicos que en México, pues ese ramo está subsidiado.
    Eso sí, protégete del calor y la humedad e hidrétate y lleva ropa ligera y cúbrete la cabeza y la piel, pues si los cubanos están acostumbrados a las caminatas, en la mayoría de los países prevalece le automovilización del traslado. Aqui prevalece el transporte público o colectivo y salvo en La Habana, no se ven muchos automoviles.
    Si vas a Cuba, no limites tu estancia a La Habana o a Varadero, en este último sitio prevalece el turismo norteamericano, los precios son mas elevados, te aconsejamos vayas a la provincia por una muy buena carretera central que comunica al Oriente con el Poniente.
    Puedes rentar con tiempo un auto de agencia, pero si no, puedes contratar taxis del estado o privado para movilizarte, y puedes negociar con ellos la tarifa, y mas si vas en grupo prorrateado resulta mas económico.
    Es cierto que también puedes usar el colectivo, sean buses para turistas o el tren pero dicen que este último es lento e incómodo, aunque la cuestión es que si vas a provincia, no te pierdas de la colonial Trinidad, o la playera y bella Cienfuegos, o la histórica Santa Clara, marcada por la travesía de Guevara.
    Para viajar de México, ocupas tener tu pasaporte nacional o de libritos vigente, en el aeropuerto te venden a unos 150 o 200 pesos el formato para la visa del gobierno cubano que llegan y entregas antes de abordar. Si te permiten el acceso al avión ya la hiciste y al arribar al aeropuerto cubano, pasas por Migración donde hay una juventud de cubanos uniformados y serios, revisando tus documentos y casi sin preguntarte nada, solo tomando una foto de tu rostro, y luego pasando a revisión corporal leve y de equipaje y listo.
    En todos esos sitios si bien hay hoteles, si no alcanzas uno, no falta quien te ofrezca su casa como hostal, con mejores precios y esmerada atención, sea el barrio que sea, estarán seguros y bien tratados con sanos desayunos a precios de 5 CUC y hospedaje por 15 CUC por persona.
    La mayoría tienen abanicos o algunos aires acondicionados, pues si han sido aceptados por el estado como tales, deben tener requisitos de buen servicio. Ve dispuestos a caminar con el pueblo cubano, a escucharlos, a conocerlos, en sus hábitos, costumbres y grado cultural, son muy emprendedores pero no gandallas, son algunos humildes, pero no miserables, no pocos han estado ya en alguna ciudad de EEUU o tienen familiares allá y adoran a su Cuba.
    Para recorrer pausadamente la isla, apenas en un mes, pero eso sí, haciendo una agenda por las principales ciudades o entidades de la provincia, con mochila en mano, lograrás mucho mas que la renta de un auto u hoteles de lujo. Puedes llevar tarjetas de crédito pero antes averigua si es compatible con los servicios bancarios o de turismo de la isla. Que no te falte el "guardadito" y el sacarle copia a tus documentos por algún extravío, como al pasaporte, no porque te lo vayan a robar, que se da por descontado, sino porque lo vayas a extraviar y lo ocupas para poder salir.
    No temas acudir a sitios al aire libre, con música nativa y caribeña, beber de cerveza local o de importación incluso, donde convives con muchos visitantes extranjeros, pero sobre todo eres atendido por la población nativa cubana, sincera y agradable de amplia sonrisa y educada en un contexto muy diferente al nuestro. Si tienes problemas de salud, en cada vuelta de la esquina hay un médico, como boticas o farmacias.
    Ve sin temor ni miedo, camina a cualquier hora, platica con quien tu quieras para que hables de Cuba y de los cubanos, con pruebas fehacientes, escucha y observa, al regreso dirás si Cuba es libre o no.
    Buen viaje.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota