Nueva orden migratoria de Trump veta a seis países de mayoría musulmana




  • Donald Trump reemplazó la mañana del 6 de marzo  su polémico veto migratorio con una nueva orden ejecutiva que suspende durante 90 días la entrada de viajeros y refugiados de seis de los siete países originales de mayoría musulmana, con la excepción de Irak.

    Con objeto de evitar la confusión de la entrada en vigor de la orden original, la nueva orden aplicará a partir del 16 de marzo a los extranjeros de Irán, Libia, Siria, Sudan, Somalia y Yemen que no hayan obtenido visa válida de ingreso a Estados Unidos antes del 27 de enero.

    “Estados Unidos tiene el más generoso sistema de migración, sin embargo ha sido repetidamente explotado por terroristas y otros actores maliciosos que buscan hacernos daños”, explicó el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

    La orden ejecutiva establece nuevos estándares para evitar la infiltración de terroristas a Estados Unidos y busca corregir los problemas que llevaron a un juez de Seattle y a una corte de apelaciones, a suspender la orden original.

    “El DHS cumplirá fielmente las leyes migratorias y las órdenes ejecutivas del presidente y tratará a todos humanamente y con profesionalismo”, afirmó la institución dirigida por el general John Kelly.

    A diferencia de la primera orden ejecutiva, la nueva ordenanza excluye a todos los residentes legales permanentes y a todos los extranjeros que hayan obtenido una visa válida de ingreso a Estados Unidos.

    En reconocimiento a la cooperación con el gobierno de Irak, los ciudadanos iraquíes serán excluidos de las nuevas disposiciones, aunque deberán cumplir con los requisitos oficiales para ingresar a este país.

    Funcionarios hicieron notar que Estados Unidos mantiene abiertas no sólo más de mil investigaciones federales en conexión con apoyo al grupo extremista Estado Islámico (EI), sino otras 300 de refugiados dentro del país por potenciales actividades terroristas.

    En conferencia de prensa, Jeff Sessions aseguró que “El terrorismo es un peligro para Estados Unidos y nuestra gente”.

    A diferencia de la orden ejecutiva original, en la cual no se conocieron los criterios de implementación hasta que la ordenanza fue firmada por el presidente Trump, el gobierno federal dio a conocer directrices específicas para normar la actuación de los agentes migratorios.

    La orden ejecutiva aplica tanto a ciudadanos como a personas naturalizadas de alguno de los seis países de mayoría musulmana.

  • Artículos relacionados



  • Opiniones sobre esta nota