UMBRAL PÚBLICO. CHIHUAHUA, LA MAYOR PARTE DEL AGUA SE EXPORTA, SIN RETRIBUCIÓN




  • En el estado de Chihuahua aproximadamente entre el sesenta y el sesenta y cinco por ciento de los recursos hídricos, se va a otras entidades y a la Cuenca del Río Bravo, alimentando a Tamaulipas y también a Estados Unidos, para el cumplimiento del acuerdo del Tratado Internacional de Límites y Aguas de México y EUA. Dicho coloquialmente, “se exporta” la mayor parte y sólo cerca del cuarenta por ciento se queda para su consumo en la entidad.

    Del total del agua que se exporta, escurre al estado de Sinaloa aproximadamente el 47% y se drena al estado de Sonora alrededor del 9.5 por ciento y cerca del 6% hacia Estados Unidos y Tamaulipas; es en esta parte donde actualmente se centra el conflicto actual por el agua contenida en las presas ubicadas en Chihuahua, principalmente La Boquilla, nutrida por el Río Conchos.

    El panorama hídrico estatal se ve complicado, ya que además del escurrimiento y uso del agua fuera de la entidad, persisten otras situaciones adversas, primeramente, por los recurrentes períodos de sequía y a que los mantos acuíferos subterráneos, presentan niveles críticos de sobreexplotación y a que no se ha construido y consensuado un mecanismo compensatorio, público (Gobierno del Estado y Federación) – privado, sobre la primera situación (la exportación), que ayude, en cierta medida, a mitigar las otras dos (la sequía y la sobreexplotación ). Es de forma categórica afirmar que, en las tres situaciones, el Estado de Chihuahua, acumula efectos desfavorables en materia de desarrollo sustentable, económicos y sociales.

    En nuestro país el fenómeno natural de la sequía afecta sobre todo a las regiones semidesérticas del país, entre los que se encuentra el estado de Chihuahua, donde con datos del Monitor de Sequías de México, de la Conagua, se publicó en el Heraldo de Chihuahua, que, al día último de agosto pasado, un 37 por ciento del territorio estatal se encuentra en categoría de "Anormalmente seco". Un 9.8% del territorio en sequía moderada, un 23.7% en sequía severa y un 5.3% del territorio en sequía extrema.

    Es importante señalar que la sequía ocurre cuando las lluvias son significativamente menores a los niveles normales registrados, lo que ocasiona graves desequilibrios hidrológicos, que perjudican a los sistemas de producción agrícola y ganadera. Además de que provoca altas temperaturas, también deforestación y degradación de suelos.

    Por otra parte, en México se han definido 653 acuíferos los cuales su ministran gran parte de las demandas de agua de los desarrollos industriales y cerca del 65 por ciento del volumen de agua que demandan las ciudades, al parecer, la sobreexplotación de los acuíferos en México es cada año más alarmante. El Plan Estatal Hídrico 2040 al referirse al tema del abatimiento de los acuíferos señala que no se cuenta con la información suficiente para conocer la disponibilidad de agua subterránea en el estado de Chihuahua.

    Solamente para darnos una idea del valor económico y social del agua que se exporta de Chihuahua, la confluente de los ríos Verde y Urique que nacen en la Sierra Tarahumara conforman el Rio Fuerte en Sinaloa, cuyas aguas se contienen en la Presa Luis Donaldo Colosio (Huites), con una capacidad de almacenamiento de agua superior a los 2 mil 900 millones de metros cúbicos, destinados principalmente al riego agrícola y en la misma cortina se encuentra una central hidroeléctrica con capacidad de generar 422 mega watts de energía eléctrica.

    Algunas consideraciones económicas a la problemática del recurso agua, que no se limita, al destino actual del aforo de las presas: a) Los volúmenes de agua concesionados para la producción de alimentos provienen en un 36% de acuíferos y el resto de presas o derivaciones de ríos; b) Para el año 2050 habrá 31 millones de habitantes más en el país, lo que representa cerca del 25% adicional a la población actual; c) De acuerdo con las tendencias actuales, alimentar a una población mayormente urbana se requiere incrementar la producción de alimentos alrededor de 70%, lo que implica que las extracciones de agua se incrementarían 55% para el año 2050.

    Finalmente valorar lo siguiente: se ha calculado que la huella hídrica de un kilo de carne es de 15,500 litros, de un Kg. de algodón 11mil litros, de un Kg. de nuez 10 mil litros, de un Kg. de maíz 900 litros y de un kilo de papa 250 litros. Habría que pensar, a pesar de un alto costo, según la disponibilidad de agua, en la reconversión de cultivos. pravilacota11@gmail.com,

    @PR_Avila

    Economista (UNISON), Maestría en Administración Pública (UACH) y Profesor de Asignaturas en la Facultad de Economía Internacional de la Universidad Autónoma de Chihuahua

  • Opiniones sobre esta nota