Mexicali y Francisco Dueñas Montes




  • A 3 semanas de regreso a las actividades suspendidas en marzo del 2020 debido a la pandemia del Covid, las calles de Mexicali vuelven a tener movimiento, no es el normal ya que un sector muy importante de la población no ha regresado y me refiero a todo el sector educativo. Este sector y todos sus niveles hace que todo el mundo realice todas las actividades.

    Muchos restaurantes aún no retoman sus actividades y los que lo han hecho han debido de reducir sus mesas para cuidar las disposiciones de la sana distancia. Las buenas noticias son que varias empresas ya están casi listas para las vacunas en el mercando incluyendo Rusia que anuncia ya una de estas y que estará disponible primero para el sector salud y para las escuelas. Esperemos que México a través de sus embajadas nos hagan llegar la posibilidad de adquirirlas a buen precio en lo que las demás empresas hacen lo propio.

    El pasar a los restaurantes me hizo recordar los tiempos de estudiante en el que nos reuníamos con algunos compañeros y asistíamos a lugares como el Mirador que estaba en el segundo piso en el conocido centro histórico de Mexicali, era el Sanborns de mediados de los 70, ahí se reunían algunos hombres mayores, y claro ninguna mujer y charlaban sobre los temas del día tanto de política nacional como local, evidentemente de Luis Echeverría y Milton Castellanos. Y los diversos alcaldes de Mexicali eran los tiempos del PRI en esas charlas animadas de estos conversadores nos hacían guardar silencio para poder escucharlos, nos maravillaba sus conocimientos de todos los temas en especial del tema político. Nunca se nos ocurrió pedirles que nos invitaran a su mesa.

    Pasando el tiempo tuvimos la ocasión de conocer personalmente al Dr. Francisco Dueñas Montes, si nos contaba nació en Calexico pues en Mexicali no había hospitales en 1908. Hay un libro inédito “Memorias y Vivencias de toda una época en Baja California”. Es una de mis tareas leerlo, pero en sus charlas nos contaba cómo era Mexicali en esa época, nos decía que venían de Calexico hombres y mujeres vestidas de blanco a vacunar a los niños a Mexicali y el desde entonces quiso ser doctor.

    Fue a diversas escuelas iniciando en la Esc. Cuauhtémoc de Mexicali que era la escuela para los varones, y la Leona Vicario para las niñas. Nos comentaba que el policía de su época de niño andaba a caballo y que los niños que se atrevían a no ir a clases, los lazaban y los llevaban a la escuela. En otras localidades el caballo era muy elegante y se usaba el burro.

    Pasando el tiempo y a la hora de ir a la universidad fue a ver al gobernador de Baja California, que despachaba en lo que es hoy el edificio de Rectoría de la UABC y le pidió una beca para estudiar medicina, el gobernador le dijo que no. Imagínense la época en que un gobernador recibe a un joven adolecente seguramente acompañado de su padre. Ya que el gobernador el Gral. Abelardo L. Rodríguez le dijo que Baja California necesitaba más maestros que doctores y que si quería estudiar le daría una beca para estudiar en la Escuela Nacional para Maestros de la ciudad de México.

    Y así lo hizo, en el Distrito Federal donde todos los jóvenes de provincia que querían estudiar se iban a esa ciudad pues solo ahí había universidades, tendrían que pasar al menos cuatro décadas para que en Baja California existiera una universidad pública. Tiene la fortuna de acceder a exposiciones de maestros ilustres como Antonio Caso, José Gaos, Leopoldo Zea, José Vasconcelos entre otros.

    También empezó a estudiar medicina en la Universidad Autónoma de México. De regreso a Mexicali, se asienta en el primer consultorio médico de Mexicali que había sido del Dr. Aubanel que, no soportando el calor de Mexicali, se trasladó a Tijuana. Así el profesor y doctor Francisco Dueñas será una figura central en el desarrollo de Mexicali, por todas las Instituciones que le toca impulsar. La Escuela Normal Fronteriza, La Universidad Autónoma de Baja California, El Instituto Mexicano del Seguro Social, El estado libre y soberano de Baja California, Primer Constituyente de la Primera Legislatura de Baja California y muchas instituciones más  que sería largo enumerar pero sobre todo el Instituto de Investigaciones Históricas de Baja California que tenía su oficina en lo que es hoy la Biblioteca de Mexicali, ahí nos narraba la historia de Mexicali todos los sábados a un grupo de interesados.

    La XIV legislatura de Baja California, en tiempos de gobernador Ruffo Appel decidió cerrar este centro de investigaciones. Me toco acompañar al Dr. Dueñas Montes director del mencionado instituto a las audiencias con los diputados de esa época, donde hacia una defensa vehemente de la importancia del Instituto y de los documentos que ahí se custodiaban. El subir al Dr. Hasta la hoy Sala Dueñas del Congreso era una penuria. Pues de nada valió su argumentación. La única aliada que encontramos fue la entonces diputada y amiga Silvia Beltrán Golsmith, que tomo posición a favor de no desaparecer el mencionado Instituto, sus colegas diputados incluyendo los de la izquierda del entonces poderoso PRD, era más cómodo negociar con el grupo hegemónico del PAN y PRI.  Sin embargo, la decisión ya estaba tomada y no había poder humano que la cambiara.

    Le comentaba al Doctor que no importaba el cierre que había que continuar con los trabajos y habría que rescatar todos sus escritos para reconstruir la historia de Mexicali. Me contesto No, van a venir otros tiempos y ahí en el Instituto de Investigaciones vamos hacer lo que dice. Bueno permítame hacer una historia de vida. No hasta que volvamos al Instituto- me constaba- El Dr. Francisco Dueñas Montes muere en 1997. Los ciclos políticos en México y Baja California son muy largos el PRI duro más de 70 años, el PAN 30. No alcanzo para el Dr. La vuelta a la normalidad. Pero ahí están todas las instituciones impulsadas por el, y son su gran legado. Y para mí la fortuna de haberlo conocido, de este nativo de la ciudad.


     La autora es Socióloga y Doctora en Educación, egresada de la UABC. Actualmente directora del Instituto Municipal de la Mujer en Mexicali.


     

  • Opiniones sobre esta nota