Amor y locura en tiempos de virus




  • El Amor es un no sé qué, que aparece sin que sepamos cómo y nos encanta sin saber porque decía un proverbio antiguo, en estos tiempos de pandemia para la mayoría es un regreso a la familia, a la casa, a los hijos y las mascotas, al jardín y biblioteca o a la cocina o la vuelta entre sala y recamara, pero ese es el encierro, la mayoría vuelta al amor de pareja o de familia, pero es más al amor que a la violencia y mucho se ha escrito en tiempos de pandemias o como se les llame, así recuerdo el mismísimo Decamerón, o Decamerone, en italiano un  libro constituido por cien cuentos, algunos de ellos novelas cortas, escritos por Giovanni Boccaccio entre  1351 y 1353. Desarrolla tres temas principales: el amor, la inteligencia humana y la fortuna.

     

    Los cuentos de amor van de lo erótico a lo trágico. Son relatos de ingenio, bromas y lecciones vitales. La obra comienza con una descripción de la peste bubónica (la epidemia de peste negra que golpeó a Florencia en 1348), lo que da motivo a que un grupo de diez jóvenes (siete mujeres y tres hombres) que huyen de la plaga, se refugien en una villa en las afueras de Florencia, estos jóvenes ante una epidemia, describen en forma de relatos y cuentos y vivencias para pasar el tiempo y disfrutar de la compañía entre ellos.

     

    Amor en Tiempos de Cólera  Es una novela dedicada al verdadero amor que perdura y supera las adversidades toda una vida, pese a todas las adversidades es un volver al amor como dice la canción: Marie Laforêt "Y volvamos al amor" (escúchenla y entenderán de lo que hablo) https://www.youtube.com/watch?v=h3c_08e5eoc

     

    El Amor también es locura, pero no toda locura es amor o por amor como bien nos diría el padre de la locura Erasmo de Róterdam quien escribe un libro al respecto Elogio a la locura “en 1509, esta obra la dedica al Teólogo y Jesuita Tomas Moro, su amigo a través de quien conoce al mismísimo Rey de Inglaterra Enrique VIII, pero el libro lo escribe pensando en sus dos amigos que como el pasaran a la historia como referentes del renacimiento: Martin Lutero por romper con la unidad de la iglesia y dar paso al protestantismo y Moro por su Utopía,  los tres eran amigos pero a Erasmo lo emocionaba lo que ambos profesaban Martin y Tomas y en el fondo eran unos locos y para ello escribió el elogio a la locura, porque en la historia se elogiaba la valentía, la belleza, el amor y demás pero faltaba el elogio a la locura, que además ...es mujer.

     

     

    Erasmo presenta al mundo como un teatro en el que la locura desarrolla el papel principal, pues gracias a ella el mundo es feliz, nadie se salva de la locura, quien mueve al mundo? Marx diría que las masas, Gaetano Mosca diría “las Elites””, Duverger diría los lideres, pero Erasmo dice que es La Locura, es lo que mueve al mundo, los locos que dan la vuelta al mundo en solo 80 días o harían un viaje a la Luna como lo afirmaba Julio Verne, esos son los locos que mueven la ciencia, la tecnología, la economía, todo se mueve por locuras y locos.

     

    La Locura en una diosa, hija de Pluto y de la Juventud y que fue amamantada por la mismísima Embriaguez y la ignorancia (lo que no sabemos, aunque sean científicos o expertos hay cosas que no se saben, a esta ignorancia se refiere, como dice Thomas Kunt “los residuos de la ciencia” “Las falsaciones”, etc), pero la locura también tiene hermanos: El amor propio, la adulación, el olvido, la pereza, la voluptuosidad y la demencia.

     

    La locura tiene entonces muchas caras, la sabiduría es locura y la locura tiene supremacía sobre la razón, distingue dos tipos de locura, una emana de los infiernos para sembrar en los hombres la sed de la guerra, de riqueza y bajas pasiones y la otra para hacer el bien. Erasmo ridiculiza todas las mezquindades, aun así, la locura es llevada y puesta en el banquillo de los acusados y así empieza la obra ¿de qué se le acusa a la locura?

     

    Don Quijote de la Mancha va por el mundo enderezando tuertos y luchando en mil batallas, todo a nombre de una mujer: Dulcinea a quien refiere siempre y lo acompaña en todas sus aventuras, como a Dante Alighieri lo fue Beatriz, que fue su amor platónico desde su niñez a los 8 años, no sabemos si ella lo sabría, pero porque a los 23 ella se casó con otro y él no se dio cuenta o estaba escribiendo, o en la política o en destierro, ella murió un año después y mucho tiempo después por allá en 1313, Dante escribe su obra cumbre: La Divina Comedia misma que inicia con su muerte y de inmediato se conecta con Beatriz a quien le da el significado de “Dadora de felicidad, que ya lo esperaba para acompañarlo al paraíso ella y su filósofo  y poeta preferido: Virgilio, autor de La Eneida.”

     

    La primera parte describe cómo Dante se halla perdido en un bosque oscuro en su mediana edad y entra en una cueva al pie del monte Sion, cerca de Jerusalén, luego se encuentra con su amada Beatriz quien lo acompañara en su camino al cielo iniciando por el Infierno que comporta 9 circulo, luego el purgatorio, que atraviesa otros 7 círculos para llegar al paraíso en otros 9 círculos. Cada una de sus partes, o cánticas (Infierno, Purgatorio y Paraíso), está dividida en cantos, cada parte consta de treinta y tres cantos, más el canto introductorio suman 100 cantos en total y a través de los cantos junto a su amada Beatriz recorre el infierno el purgatorio hasta llegar al paraíso.

    Pero es Shakespeare quien une el amor y la tragedia en Romeo y Julieta, obra obligada para la lectura de los ingleses, estar dispuesto a morir por amor, que es lo que justifica la Locura de Erasmo, el amor es tan poderoso que no tiene límites, ni el dinero, ni el poder o la política, ni la misma vida, nada, el amor por sobre todas las cosas, a eso vino Jesús, así o más claro, así que “volvamos al amor” …es más fuerte que el virus y el encierro…

  • Opiniones sobre esta nota