UMBRAL PÙBLICO. LA COMPETITIVIDAD EN TIEMPOS DE CONTINGENCIA




  • La competitividad de los estados es la capacidad para forjar, atraer y retener talento e inversión; además si una entidad muestra mayor competitividad, más fácil podrá recuperarse de eventos catastróficos como una epidemia o un sismo; los estados más competitivos están más preparados y se adaptarán mejor ante esta crisis. En esos términos se manifestó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), al dar a conocer, en días recientes, el Índice de Competitividad Estatal 2020.

    Este Índice mide la capacidad de los estados en manejo de talento e inversiones, mediante subíndices e indicadores, buscando visibilizar las fortalezas y debilidades relativas de las entidades federativas y reconocer su desempeño a partir de la posición que obtuvieron en las distintas dimensiones de competitividad analizadas por el IMCO.

    Los tres estados mejor posicionados, según este estudio, son la Ciudad de México, Querétaro y Chihuahua.

    La CDMX se destacó en medio ambiente, por tener el mayor número de empresas certificadas como limpias y utilizar solo un tercio de la energía que necesitan, también en el rubro de sociedad, por las fortalezas mostradas en los sectores educativos, en salud y en la inclusión de mujeres en el mercado laboral; también resaltó en economía por su diversificación sectorial y registrar el mayor PIB per cápita y por la mayor penetración de servicios financieros.

    Querétaro logó la segunda ubicación por el mejor aprovechamiento en medios electrónicos para interactuar con los ciudadanos y por ser el estado más atractivo para la población foránea con educación superior.

    Chihuahua sobresalió por registrar la mayor exportación de mercancías como porcentaje del PIB y ser la quinta entidad con mayor inversión extranjera.

    Por otra parte, el Estado de Baja California ocupa el lugar catorce en este índice y otras 16 entidades federativas no lograron figurar en posiciones relevantes en este estudio.

    En lo que respecta a las mediciones de organismos internacionales en materia de competitividad, recientemente México perdió tres posiciones en el ranking de competitividad del IMC Business School, el país pasó de la posición 50 a 53 de 63 países, el sitio más bajo desde 2010, año en el que inició el ranking y es la primera ocasión en el que no figura entre los 25 países más atractivos para la inversión extranjera directa, según organismos internacionales.

    Ante la vorágine de noticias desalentadoras, que surgen cotidianamente, en el marco de la crisis económica derivada de la emergencia económica: el INEGI informa que la inversión fija bruta desciende 28.93 en abril, lo que constituye su peor caída histórica, este indicador señala que los gastos en construcción cayeron 30.86%, durante el cuarto mes de año; la OCDE proyecta recuperación del empleo en México hasta finales de 2021, en encuesta del periódico el Financiero, se muestra que uno de cada tres mexicanos tiene un familiar que perdió su empleo por la pandemia; por otra parte, el gerente general del Banco de Pagos Internacionales y Exsecretario de Hacienda Agustín Carstens, advierte el crecimiento de casos de insolvencia de familias y empresas y la Comisión Económica para América latina (CEPAL), predice que el coronavirus dejará mortandad de 500 mil empresas en México; lo que en si avizoran una situación muy crítica. En opinión de los analistas económicos, los niveles de competitividad favorecerán en una mayor medida el resarcimiento de las economías.

    En este panorama, surgen noticias esperanzadoras, como la anunciada como la primera inversión en México de la era del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), se trata de la inversión de la empresa canadiense Bombardier Recreational Products (BRP). La empresa BRP dio a conocer que para este proyecto invertirá en Ciudad Juárez, Chihuahua, 185 millones de dólares canadienses, se prevé, generará al menos mil puestos de trabajo permanente. Tras de proyectos que como este, o de mayor envergadura, bajo el cobijo del T-MEC, seguramente, han impulsado la visita del Presidente de México a la capital de Estados Unidos, lo que representaría recursos claves para la recuperación económica, posterior a la pandemia, pravilacota11@gmail.com,

    @PR_Avila

    Economista (UNISON), Maestría en Administración Pública (UACH) y Profesor de Asignaturas en la Facultad de Economía Internacional de la Universidad Autónoma de Chihuahua

  • Opiniones sobre esta nota