Mexicali y el Coronavirus




  • Y de repente nos llegó la pandemia, algunos por instinto pronto atendimos las recomendaciones que a nivel nacional las autoridades de salud nos recomendaban, muchos otros se tardaron se veían lugares públicos concurridos, cines, restaurantes, casinos, bares, etc.  
    Pasamos de la fase 1 a la fase dos. Nos sorprendió la virulencia que se dio en China, luego Italia, paso a España y los Estados Unidos. La manera en que colapsan los sistemas de salud nos dejan sin palabras. Desde países ricos, hasta países pobres como Brasil, Ecuador y otros. Para México los próximos días serán cruciales

    Para bien y para mal esta pandemia nos marca un antes y un después. Como somos tan vulnerables en este planeta. Desde la monarquía británica, hasta el más simple de los mortales. Todos estamos interrelacionados.  Los que vivimos en la frontera, Estados Unidos cerró parcialmente su frontera sur con México el 20 de marzo y a poco más de dos semanas de la medida, las entidades estadounidenses fronterizas registran más contagios y decesos por Covid-19. 

    Por ejemplo: este domingo, las autoridades de salud del condado de San Diego reportaron mil 209 contagios y 19 decesos (el 10% de contagiados), mientras que en Tijuana (ciudad con la que limita) registró tres fallecimientos, el último en las pasadas 24 horas, un hombre de 49 años.  Tijuana registra la mayor cantidad de contagios (51) en Baja California, seguida por Mexicali, con 40 casos confirmados. 

    Hasta este domingo, Baja California reportó 93 casos y siete muertes por la nueva cepa de coronavirus -informó el gobernador, Jaime Bonilla-; en contraste, California (EUA), contabiliza 14 mil 26 casos confirmados y 323 defunciones, según el corte oficial de este domingo. 

    El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, estimó que alrededor de 42 mil mexicanos presentarían cuadros graves por el Covid-19, de los cuales 30 mil necesitarían hospitalización y 12 mil requerirían una cama de cuidados intensivos, es decir con la asistencia de un ventilador mecánico. 

    No tenemos cifras de esos 30 mil cuantos podrán salir, y de ser dramáticos pueden ser 3 mil las defunciones. Sin embargo, aquí entran otras variables como la capacidad de respuesta para la atención critica. Y dentro de estas variables esta la investigación y desarrollo tecnológico que todo el gobierno y diversas instituciones pueden poner en juego. Una de ellas es los medicamentos que pueden aplicar para mitigar el efecto de la pandemia en la población. 

    Una de estas es la investigación científica y se destaca que tras evaluar diez años de experiencia clínica y los avances obtenidos contra el asma, la alergia y otras enfermedades donde es necesario modular el sistema inmunológico, como VIH-sida e infecciones respiratorias de vías superiores, científicos del Instituto Politécnico Nacional proponen utilizar Transferon —un medicamento biológico complejo— como una herramienta auxiliar para abatir las duras complicaciones por COVID-19. 

    No es una panacea, ni el esperado fármaco que acabe de una vez con el temido COVID-19, que por cierto ha desatado una carrera científica mundial para probar fármacos efectivos contra este mal entre Estados Unidos, China y España, metidos con presupuestos millonarios en ensayos clínicos en pacientes con compuestos contra la malaria y el ébola. 

    Entrevistada por Vértigo la doctora Sonia Mayra Pérez, directora ejecutiva de la Unidad de Desarrollo en Innovación Médica y Biotecnológica (Udimeb) comparte cómo su equipo de 150 integrantes implementa un protocolo clínico denominado doble ciego controlado con pacientes portadores de COVID-19 reclutados y convocados vía internet. 

    A estos pacientes se les administrará el Transferon en dos dosis (vía oral o inyectable) a lo largo de nueve semanas. El propósito del estudio es evaluar si en efecto el medicamento politécnico logra atenuar las complicaciones agravadas de COVID-19 o si de plano no contribuye en activar el sistema inmunológico del paciente en riesgo. 

    La profesora e investigadora en el Departamento de Inmunología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas explica que más allá del protocolo también se dará el caso de que médicos familiarizados con el tratamiento lo utilicen de inmediato en pacientes infectados por COVID-19 como una herramienta, no panacea, ni tratamiento único: solo como instrumento terapéutico para atemperar los severos daños originados por la infección, evitar que los pacientes lleguen a una situación límite y tengan como desenlace la muerte. Así pues, es una oportunidad única para que las instituciones respondan a estos retos. Bien por el Politécnico y la doctora al frente de este proyecto.  Otra buena noticia proviene del Conacyt que anuncia fabricara ventiladores propios con tecnología mexicana y que en los próximos 10 días podrían anunciarlos. Lo anterior muestra que los momentos de crisis también son oportunidades.

    La autora es Sociòloga egresada de UABC y directora del Instituto Municipal de la Mujer en Mexicali


  • Opiniones sobre esta nota