NUEVOS TIEMPOS 2020




  • Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer–Gramsci– el mundo vive cambios muy rápidos en todos los campos del conocimiento y muchos avances en la ciencia y tecnología, pero muchos atrasos en los social y cultural, avances y retrocesos, la vida no para y nada es igual, un subversivo del orden establecido de su época fue Heráclito de Éfeso, quien propagó ideas subversivas,  como sostener que todo fluye: somos y no somos. O que todo se mueve y nada permanece,  conclusión: la vida es como la corriente de un río: nadie puede bañarse dos veces en las mismas aguas, la realidad es estrepitosamente cambiante, optimista y trágica, vivimos parte del principio y fin del milenio, solo 20 años después, pero la agenda sigue pendiente y se manifiesta por todo el mundo: 1.Ecologia y Medio Ambiente para sobrevivir, 2. Educar para la paz para sobrevivir, 3. Reconstruir nuestro sistema político mexicano y el respeto y reivindicación de las mujeres…también para sobrevivir. 

    La agenda y tarea pendiente es: globalizar la ecología. El énfasis en los problemas globales, como el efecto invernadero, revivió el mito mecanicista del gobierno o manejo de la naturaleza, a escala global, en torno a la nueva metáfora de la tierra como totalidad cibernética. Tal énfasis exigió desde entonces soluciones globales, confiadas a políticos, empresarios y técnicos capaces de concebirlas e implementarlas, pero los evidencio la realidad: este año que se va o se fue Brasil o lo incendiaron y la pérdida ecológica fue invaluable, para en la Amazonia en Brasil y del mundo, ahora los incendios en Australia, peor se habla de la mortandad de más de 480 millones de animales (https://www.jornada.com.mx/2020/01/04/mundo/018n1mun) de diferentes especies, mas la fuerte contaminación de la tierra, el aire y el agua de ríos y mares. 

    La evolución de Greta Thunberg ilustra bien el proceso. Empezó mirando hacia arriba, al Parlamento sueco. Siguió con la mirada clavada en las autoridades. En Nueva York, en septiembre, mostraba ya su impaciencia. ¡Cómo se atreven!, expresó en Naciones Unidas. Ahora subrayó: Los líderes nos están traicionando y no vamos a permitir que eso siga sucediendo. Y precisó: La esperanza no viene de gobiernos y empresas, sino de la sociedad y de las personas que comienzan a despertar. Es muy claro ya de que la madre tierra se manifiesta con su calentamiento, ciclones y alteraciones climáticas, por lo que los gobiernos nacionales, estatales y locales deben de construir políticas publicas al respecto, nuestra ciudad Mexicali se contamina en todo y es nuestra casa, Nuestro Estado Baja California también es lo mismo, estamos en buen momento esperemos que las y los  tomadores de decisiones lo entiendan y reglamente, legislen y sancionen, sino hay que manifestarlo. En una guerra es indispensable saber claramente quiénes son los aliados y quiénes los enemigos.

    Educar para la paz para sobrevivir, la vida política parece un campo de batalla y no un espacio de discusión, no hay política, es confrontación, eso no es política es barbarie, la confrontación mata todo, la política construye, porque acuerda consensa aun con disenso, realmente poc@s saben hacer política, es un mal teatro de una mala obra perversa, sin más referente que las Siete Tragedias de Sófocles, imperan las traicionas, simulaciones y esto abona mas a una sociedad desconfiada. Tiene razón Agamben. No puede haber futuro sin fe o confianza. Y vivimos un tiempo de poca o mala fe, de futuros vacíos, de falsas esperanzas. El futuro ya no tiene futuro. Lo primero que hay que hacer, dice Agamben, “es dejar de mirar solamente al futuro, como nos exhortan a hacer, para voltear más bien hacia el pasado. Solamente comprendiendo qué fue lo que pasó y, sobre todo, tratando de entender cómo pudo ocurrir, será posible, quizás, volver a encontrar la propia libertad. La arqueología –no la futurología– es la única vía de acceso al presente.” (https://brecha.com.uy/si-la-religion-feroz-del-dinero-devora-el-futuro/.

    Regenerarnos, partir de un punto cero: 2020, ver este momento como parte de un eslabón en el ciclo de gobiernos neoliberales y oligárquicos.

     

  • Opiniones sobre esta nota