ZAPATA Y LOS COLECTIVOS LESBICO-GAY




  • Fabián Cháirez, autor La Revolución, polémico cuadro incluido en la exposición Emiliano: Zapata después de Zapata, montada en el Museo del Palacio de Bellas Artes, ha sido objeto de diversas manifestaciones apoyados por colectivos de la comunidad lésbico,gay,trasexual y otros, y  expone un Emiliano Zapata desnudo, en tacones, con sombrero rosa y una cinta tricolor rodeando su torso, sobre un caballo. Rápido hubo respuestas a esta exposición y en conferencia de prensa los líderes de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, Álvaro López Ríos dijo que la comunidad LGTT y activistas de la diversidad sexual , son un ‘‘movimiento intolerante que exige derechos y respeto, pero no da eso”.

    No estamos contra la cultura ni la libertad de expresión, pero no compartimos que se denigre la imagen de uno de los iconos campesinos”, sostuvo Ovalle Vaquera, la pregunta es ¿Cómo y quien permitió la entrada de ese cuadro al Museo del Palacio de Bellas Artes? ¿Eso es arte? ¿Por qué a Zapata? Y ¿Por qué la sociedad mexicana lo permite y no se manifiesta?, ¿será cierto que estamos ante el nacimiento de una sociedad permeada por el pensamiento chatarra?

    Vivimos tiempos caracterizados por la mediocridad y la necesidad compulsiva de obtener notoriedad, traducido en poder fatuo y dinero Los medios de comunicación social, redes y foros tertulianos dan la cobertura a este circo mediático. Allí se reconocen, cubren vergüenzas, y sacan a relucir su plumaje. Adictos a los medios digitales y Twitter están pegados a sus celulares. Los clásicos son sustituidos por Wikipedia. El silencio de la reflexión sede paso a un ruido ensordecedor propio de la sociedad del vodevil como afirma Marcos Roitman

    Los libros y las fuentes bibliográficas ya no importan, se hacen “nuevas historias a modo y drogadas”, la inmensa mayoría de los mexicanos no somos  homofóbicos  pero no compartimos “Su Arte” (si es que a eso se le puede llamar arte) lo peor es que tienen grandes auditorios, sobre todo por la ignorancia en la historia de México, pero hay que leer y eso no es del agrado del pensamiento chatarra.

    Ya hace años Alejandro Fernández en una película sobre “Zapata” lo hizo que fumara mariguana, pero hay que reconocer la fuente y deberás, Alejandro Fernández es mejor historiador que Adolfo Gilly (La revolución Interrumpida. Ed. El Caballito), Arnaldo Córdova Ideología de la Revolución Mexicana UNAM, Bertha Ulloa y Don Daniel Cosío Villegas del COLMEX,  o que el mismísimo José Otelo Inclán, quien vivió su vida estudiando a Zapata y el Zapatismo para denigrarlo y destruirlo, porque cuando Inclán era niño su abuelo –un terrateniente del Estado de Morelos- fue fusilado por el ejército zapatista, por lo que dedico su juventud a estudiar el zapatismo, fue una persona muy preparada académicamente, paso por la universidad y fue alumno de “Los Ateneos” como José Vasconcelos, de “los Siete Sabios” léase, Alfonso Caso, Antonio Castro Leal, el grupo de Don Daniel Cosío Villegas, Torres Bonet y Carlos Pellicer, de “La Generación de 1915”.

    A los que no les gusta mucho leer, retiro todos esos autores y solo referiré a José Otelo Inclán porque se arrojó a las mismísimas profundidades del zapatismo, a su ADN, remontándose a la historia precolombina donde encuentra en los escritos Aztecas de la lucha de Zapata y su pueblo se remonta hasta esos tiempos y Anenecuilco y Villa Ayala Morelos, tributaban al Imperio Azteca y eran pueblos rebeldes que enfrentaban al imperio y luchaban por su libertad.

    Otelo Inclán edita un libro que es el que sugiero, “Raíz y Razón de Zapata”, en el que anexa una especie de códices donde aparecen estos pueblos representados por un símbolo de maíz sometidos y también documenta la etapa de la colonia donde seguía la lucha por su libertad, luego en el Juarismo y el porfirismo se seguían manifestando, documenta como en su familia Zapata, ya habían encabezado revueltas y rebeliones en su lucha ancestral, no era Emiliano, eran sus ancestros, su pueblo, su lucha y su razón: la libertad comunal, también analiza lo actual y local y le busca por todos lados, el fiestero y tomador de fin de semana era su hermano Eufemio Zapata, que muere en una balacera de riña callejera, pero a Emiliano no le encontró nada de como lo han querido denostar, ni fumador de mariguana, ni Gay.

    Al final José Otelo Inclán termina dándole la razón a Zapara y su movimiento a un pueblo sometido y despojado de sus tierras y de su lucha histórica, tenían derecho a luchar por su libertad y dejar de ser partes de peones encasillados y despojados, por lo que el mismo Adolfo Gilly dice que el único movimiento revolucionario que tenía un plan social para una Revolución Social era Zapata con su Plan de Ayala y que a la muerte de Zapata la Revolución se interrumpió y así título su libro: La Revolución Interrumpida, y que la Ideología de la Revolución mexicana fue la Ideología agraria y campesina lo concluyo Arnaldo Córdova en su libro: La Ideología de la Revolución mexicana”, a propósito y ¿cómo se llamó el libro de Alejandro Fernández, o de   Fabián Cháirez?, muchos quieren la figura histórica de Zapata, pero es importante que lean a José Otelo Inclán.
        

  • Opiniones sobre esta nota