MORENA: Partido- Movimiento social




  • Es más fácil destruir que construir, reza la consigna, pero para construir se debe de partir del principio, el que, como, cuando, y demás interrogantes si se quiere deberás lograr metas y objetivos, cierto que es muy difícil y más en el terreno político, ya lo vimos como en 1902 el líder de la futura Revolución en Rusia de 1917 igual que nosotros:  en su escrito ¿Qué hacer?, fue un texto coyuntural y guía de ese proyecto pero ya advertía del “Espontaneismo de una acción sin teoría”, refería tanto a la política en lo general como sobre un momento de coyuntura estratégico y advertía : “Sin Teoría no hay revolución” y eso debe de ser un referente para nosotros si queremos que este país cambie, dice Enrique Dussel al respecto: “Sin teoría no hay transformación profunda ni debate estratégico”, para esto como ya se ha dicho MORENA no debe presentar su ambigüedad, debe de transitar democráticamente de movimiento social a partido político autentico, para que lo sitúe dentro de la sociedad política; en el segundo caso, como movimiento se sitúa dentro de la sociedad civil en función política.

    Los movimientos sociales, a decir de los sociólogos, pero igualmente de E. Laclau (con sus demandas diferenciales) o de Boaventura de Souza, son grupos de la sociedad civil que se reúnen y son movidos por reivindicaciones o demandas particulares (que tocan sin embargo, a toda la sociedad y en ese sentido son universales, como el movimiento feminista o ecologista)   Cuando las demandas de estos grupos no son satisfechas , y es lo más frecuente en México, entran en acción necesariamente para efectuar, primeramente, una lucha por el reconocimiento, pero cuando no son reconocidos, toman decisiones que se acercan al estado de rebelión.

    Morena necesita ya transitar a un verdadero partido político, dejando atrás a las tribus y dándole poder a sus dirigentes, afiliados y simpatizantes, hay que homogenizar la participación interna, superar las tribus gracias a los sistemas internos democráticos apropiados, y reproducir con la participación de intelectuales orgánicos como diría Antonio Gramsci, militantes con clara teoría que supla la debacle ideológico posterior al 2018.

    Sin teoría no hay transformación de los modos de la acción (lucha contra la corrupción) ni de las instituciones. Habría que lograr la organización de militantes de comités de base donde se estudie, se hagan análisis de coyuntura, se tomen decisiones. Cada militante debería poder participar semanalmente en una reunión de su comité. Es decir, hay que organizar el partido. Pero nadie se ocupa de esto, ya les mando el mensaje AMLO a la militancia: nada de manipulación nada de borregos:” me, me yo voto”, no, se requiere de militantes, participante y simpatizantes creativos.

    Pero es hora de que no pueden cambiar la dirigencia de Morena, ni en eso hay consenso, porque anteponen los intereses personales y de grupo al interés colectivo, pero parece que es más fácil hacer otro nuevo padrón, que otro nuevo partido, avanzar, los intelectuales orgánicos de Morena no están a la altura de las necesidades del país, desentonan bastante los liderazgos políticos respecto al ritmo de AMLO, el arribo de las burocracias con personajes negativos vario pintos de muchos partidos tanto del PRI, PAN, PRD y otros tanto en los poderes locales y nacionales desaniman mucho a los simpatizantes del cambio, de la 4T (Aclarando que si hay algunos líderes PRI PRD PAN recuperables), fueron importantes en la suma pero ya es hora de la resta.

    La burocracia de Morena se está dorando muy rápido, lo que se criticaba como negativo lo están reproduciendo, parece que no lo entendieron o se les olvido, no se percibe un cambio de fondo y forma, por lo arrítmico de por un lado el partido y los grupos en disputa y por otro los “Súper delegados” que no articulan lo nacional a lo Estatal y local, cuando ese es su papel, lo nacional camina por un rumbo, lo estatal por otro y lo municipal y local desvinculado de lo nacional, falta una guía importante : “Sin Constitución no hay transformación”, en cada etapa de transformación ha requerido una nueva forma de organizar la sociedad y su patrimonio y riquezas una Reforma o Constitución de forma integral, total, y sistémica, que nos guie, porque la actual está hecha a favor de los poderes facticos que han manipulado al gobierno, a modo de corrupción e impunidad y así pues no hay rumbo.

    Los gobernantes necesitaban de los “bufones” y aduladores, para los ratos de ocio y de fiesta, nunca para gobernar, ahora hay muchos de ellos por doquier, desde la burocracia, los medios y hasta funcionarios y dirigentes, la política vista como la comedia y mientras la realidad se vive como la tragedia y nada cambiara mientras no se camine con los de abajo, los de a pie, del campo y los trabajadores asalariados que son las mayorías, los más de 60 millones pobres que se hunden en la miseria, “por el bien de todos,  primero los pobres”, un eslogan con un profundo mensaje moral, pero sigue pendiente, porque no se ha entendido que no es tarea de un solo hombre, sino de toda la estructura vista como sistema que por lo visto no lo entienden los dirigentes de MORENA, porque sigue viva la consigna: sin teoría no hay revolución.

  • Opiniones sobre esta nota