Inicio del fin del Narco-Estado Mexicano 




  • El pasado jueves 17 de octubre por la tarde- noche, nos sorprendieron con “La guerra en Culiacán”, por el operativo en el que se tuvo que dejar libre a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán. Lo vimos al momento a través de las redes en todo el país, el paisaje de guerra, el sonido de balas, los gritos de la población, el escape de los reos, como subían a carros en la calle donde ya los esperaban, el humo de autos ardiendo, los narcos disparando y mostrando armas de altos calibres (50), el pánico en la ciudad y los rezos y oraciones de los Facebook y YouTube y demás, terrorífico. Luego el anuncio de la liberación de Ovidio y el “Plebes ya no disparen”, no vimos esto por televisión o radio sino en redes, luego viene la guerra de comentarios anti AMLO, de que “los narcos ponen de rodillas al gobierno”, “Gobierno espurio” y demás calificativos,
    que les faltó fajárselos, que como sueltan delincuentes peligrosos, ejercito miedoso, instituciones fallidas “Crimen Organizado- Gobierno desorganizado” y demás.

    Ya en los medios, comentaristas y analistas, entrevistan a las autoridades de
    seguridad en Sinaloa y a todo responden: ”No tenemos los datos no puedo decir nada aun” y la respuesta -la misma-, a nivel Federal que el Ejercito de base en Culiacán no estaba enterado, nadie tenía información oficial, lo único cierto es que el Presidente decide la libertad de Ovidio.

    Pero no subestimen al Ejército mexicano que constituye una fuerza
    incomparablemente superior a la banda de narcotraficantes del cártel de Sinaloa. El Ejército se compone de tres instituciones permanentes, agrupadas en dos secretarías de Estado: la Defensa Nacional (tiene a su cargo al Ejército Mexicano y la Fuerza Aérea) y la de Marina (a cargo de la Armada de México). Cuentan con 358 mil efectivos, tanques de guerra, tanquetas, helicópteros, aviones, barcos y sofisticados equipos de comunicación, cuarteles en todo el país, así como bases militares estratégicas.


    De acuerdo al reporte Global Fire Power 2019, es el Ejército más poderoso de América Latina, después de Brasil. La crítica afirma que faltó más organización, comunicación e incluso que pudo ser
    una trampa de la DEA, FBI y los narcos, que esto no fue organizado por el gobierno, sino que lo hacen para negociar, sembrar miedo y justificarse.


    De repente apareció como héroe un narco-yunior de película y, en menos de 8 días, se registraron en Sinaloa 40 bautizos con el nombre de Ovidio, cuna del primer cartel y de la narco cultura, narco corrido, naco vestido, etc, pero veamos la otra parte. Somos vecinos de un país rico y drogadicto, violento imperial y de guerra, un país del trabajo pero con alto consumo de drogas, de todas: Según el informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de la ONU, EE.UU. es el mercado más grande del mundo con casi 160 toneladas de droga consumida en 2010, lo que equivale al 36% del consumo total mundial.
    Hace días, Brad Pitt exhortó al Gobierno de EE.UU. a revisar su política de lucha antidrogas y la calificó como una farsa;. El actor, que produjo un documental sobre el tema, dijo que la actual estrategia oficial no tiene sentido;. Antes de la proyección del filme “The House I Live In”, producido por Brad Pitt y dirigida por Eugene Jarecki, dijo que la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), según el documental, gastó más de un billón de dólares y acabó con más de 45 millones de arrestos desde 1971. Sostuvo que la política estadounidense de lucha contra el narcotráfico afecta principalmente a las comunidades pobres y a las minorías. Además, convirtió al país en el mayor carcelero del mundo.


    El Narcotráfico es una red que va de lo internacional, nacional y local, por lo que
    des estructurarlo implica una institución u organización similar y en México está muy arraigado ya que por al menos durante tres o cuatro generaciones se expandió por todos los rincones del país y hay muchos intereses de por medio y muchísimos involucrados. La DEA calcula que más de 450,000 mexicanos están involucrados en el narcotráfico desde lo local a lo nacional con redes internacionales y en todas las instituciones, ni la iglesia se salva, el más corrupto es la esfera política y la Judicial se pasa, lo vimos en este caso los interlocutores de Ovidio: “sus abogados” en plural, por favor.

    Si fue un show, fue muy bueno para Hollywood, de película, con todo y Rambo, aun
    cuando cada quien hace su lectura de este hecho muy simbólico que dice muchas cosas; la mía es que fue un mensaje para obligar al nuevo gobierno a negociar con las mafias.

     


  • Opiniones sobre esta nota