LO QUE PASA EN MORENA NO SE QUEDA EN MORENA




  • Nuestro Sistema Político Mexicano (La Dictadura Perfecta de Vargas Llosa),  tardo más de 100 años en formarse, al triunfo de la revolución de 1910, le siguió la creación de nuestra Constitución, que no es un texto normativo, sino un documento Político, por eso lleva la denominación de: Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual fue consensado por las fuerzas políticas del país de ese tiempo, por lo que en el H. Congresos estuvo representado por las fuerzas revolucionarias, por campesinos, obreros, intelectuales y demás. Se reconocieron derechos laborales para obreros, el derecho a la tierra para campesinos, libertad como expresión, organización, la igualdad de los derechos de las mujeres y demás.

    A partir de este proyecto de nación había que construir instituciones para garantizar estos derechos, de ahí se desprenden las Secretarias de Estado, para hacer la tarea correspondiente, luego se trabaja sobre leyes y reglamentos secundarios o que se desprenden de estas leyes.

    También de este proyecto de Estado se construyen, carreteras, escuelas, hospitales y demás infraestructura y servicios, describo esto para dar cuenta de que no es tan fácil de-construir un sistema (el Porfiriato, concepto despectivo) para construir otro alternativo, nuevo, que es lo que se espera del nuevo gobierno.

    El inicio a la de-construcción de la corrupción institucionalizada desde arriba y al más bajo, la impunidad, la cultura de la violencia y la reivindicación de una agenda social olvidada por los gobiernos anteriores, por eso se votó el 1 de Julio de 2018, más del 60% de los electores sin distingo votaron por cambiar y esto fue la fuerza del Movimiento Regeneración Nacional, es el producto de la protesta, de una izquierda olvidada que venía desde el PCM (partido Comunista Mexicano 1919, está por cumplir 100 años) que luego se une en los 70s al PMS (Partido Socialista Mexicano) y forman el PSUM (Partido Unificado de México), luego a la Unión de Izquierda Comunista y el Movimiento Revolucionario del Pueblo y PMT (partido Mexicano de los Trabajadores.

    Heberto Castillo fue candidato presidencial del PMS en 1988, pero declinó semanas antes de las elecciones para apoyar a Cuauhtémoc Cárdenas. Luego el PMS puso su registro a disposición del Frente Democrático Nacional para dar personalidad jurídica a lo que sería el PRD, con el mueren 100 años de política, enterrada por los “Chuchos y Compañía”, pero nace MORENA que hereda o debería de heredar esa energía de oposición y critica para reconstruir un nuevo México.

    Esa es su tarea, eso y más debe incluir la 4ªT , escuchar el lamento popular, la protesta producto de la manifestación de hombres y mujeres que se hartaron de este sistema ( menos del 3% voto por el PRI a la presidencia), se escuchó por todo el país el todos los movimientos contra la impunidad, del Yo soy 132, el “Ya no” del Dr. Mireles, el “Fue el Estado” de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapan el clamor resuena en el país: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” y el #NoMeCuidanMeViolan, el reclamo de la guardería ABC, “Los Caracoles”, y un largo etc.

     Reconstruir el país, hay que limpiarlo para reconstruirlo desde el hogar, la calle, la colonia y en cada región.   


    La oposición si esta moralmente derrotada, en el imaginario colectivo no hay gobernante que esté libre de pecado, de policía que soborna con “poquito” hasta los más altos círculos de poder, donde entre más arriba, más corrupto y más dinero y prebendas, pero no hay espacio que se escape, ni partido que lo presuma, por eso la crisis de los partidos, léase PRI, PAN, PRD, PVEM, y todos los demás, impera un sistema corrupto.

    Pero si están moralmente derrotados, pero políticamente no, una oposición civil tan disminuida como gritona que cada mes o dos lleva a cabo pequeñas marchas para exigirle al país que se rinda incondicionalmente ante la oligarquía que el mismo país derrotó hace el 1 de Julio,  están organizados nacionalmente y cuentan con “Los poderes Facticos”: empresarios, trasnacionales, iglesia, medios “Chayoteros” y ciudadanos “masificados” en lo general, por lo que la resistencia al cambio no es cualquier cosa, son muros que hay que romper y no se ve muy claro.

    Pero además, si bien AMLO es un ejecutivo que en todo está (como debe de serlo) y que cuenta con mayoría en el H. Congreso de la Unión, le falta el apoyo del otro poder, el Judicial que es donde esta lo más corrupto del país, el más encubierto, del que menos se conoce pero del que más desconfía la sociedad, de acuerdo a la última encuesta de Envipe, en 2018, 7 de cada 10 mexicanos considera a los jueces como corruptos y el 45% no tiene confianza en ellos, la Fiscalía General de la República mete a los malosos a la cárcel, y en menos que canta un gallo el Poder Judicial los regresa a la calle, esta es una barrera muy difícil para AMLO, a quien le gusta mucho la historia de México y sus héroes, destaca a Juárez, pero no recuerda que para Restaurar la Republica, Juárez tiene que contrarrestar esos poderes facticos, el más importante: la Iglesia y lo hizo sin recurrir a la violencia, nada de “muera” (Amor y Paz), solo uso su poder y el del Legislativo y “los Derrota’, no solo moralmente, sino a través del poder: decretan la expropiación de los bienes de la iglesia y le quitan el poder económico, decreta la educación “Laica” y les quita el poder ideológico y al crear el Registro Civil el poder político y así restauro la república, necesitamos construir una estructura judicial eficiente, imparcial, eficiente, eficaz y oportuna, con independencia y transparente.

     El problema es que si bien el Ejecutivo lo entiende, el Legislativo anda perdido y en vez de apoyarlo  le son un estorbo y un retraso y se refleja en todos los poderes y el Partido, desgastándose en luchas internas por espacios políticos, en vez de ocuparse por la formación interna de cuadros, en impulsar líderes carismáticos y líderes sociales, que adolece el partido y parte el gobierno y lejos de buscarlos e integrarlos, les cierra la puerta y se enconcha en una burocracia procedimental, se llenó de mucha basura de otros partidos, debería de ocuparse de  la organización territorial de pueblos y ciudadanos, al debate sobre los futuros de México, a la búsqueda de alianzas posibles internas e internacionales en el examen de la crisis que viene y la construcción sólida de una mirada de largo plazo, porque además  a finales del próximo año arrancará el proceso electoral de 2021, que conlleva la renovación de la cámara, elecciones en 32 estados, y en 15 serán de gobernador. Erróneamente Morena les abrió la puerta a muchos oportunistas que llegaron de otros partidos en decadencia, como el PRD, PAN y el PRI. Y además de acogerlos, les dieron candidaturas y puestos importantes. Ahí están las consecuencias

    Paradójicamente, el ritmo vertiginoso de la transformación activa una exasperante percepción de inercia e inmovilidad. Si se ha podido eliminar de un plumazo añejas instituciones como el Estado Mayor Presidencial y el Cisen, ¿cómo es posible que persistan prácticas del pasado en diversas dependencias?

    Por último, si los dirigentes nacionales de morena se revelan incapaces de deponer sus disputas y no logran establecer un equilibrio entre la democracia, la pluralidad y la unidad, ese es el oficio de hacer política, no se avanzará y esa es tarea de los dirigentes, porque ni modo de llamarlos líderes, no se merecen ese título, porque estos privilegian acuerdos a visiones electoreras, más que a un proyecto de nación.

    Lo peor que le puede pasar a @PartidoMorenaMx es que se perredice, @martibatres, @RicardoMonrealA, @yeidckol @Ebrad y demás ¡deben sentarse a dialogar!

    Se percibe descoordinación, la falta de un plan armonizador que integre y aplique las muchas normas que rigen a ese compromiso y una cabeza técnica que las reuniones cotidianas con el Presidente no pueden sustituir, en muchas ocasiones AMLO tiene que corregir a sus colaboradores y secretarios de estado que lejos de ayudar crean problemas y el propio presidente corrige y manda recados a los diputados, senadores, gobernadores y tiene que lidiar con todo, lo peor es cuando no le hacen caso como en Baja California donde Bonilla malamente insiste en su prolongación de mandato, parece que quieren mejor su “Monarquía Absoluta quinquenal”, como lo analizaba D. Daniel Cosío Villegas en su obra sobre el Sistema Político Mexicano.

     

  • Opiniones sobre esta nota