EL PAQUETE ECONÓMICO 2020 Y LAS DISYUNTIVAS EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS




  • Este ocho de septiembre la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de su titular Arturo Herrera, presentó a la Cámara de Diputados el Paquete Económico para el ejercicio presupuestal 2020, cuyo análisis, sobre los criterios, cifras y expectativas planteadas por la administración Pública Federal, para el cierre de 2019 y comportamiento económico y social del próximo año, deberá resulta por demás interesante y seguramente provocará agudos debates entre los legisladores y opiniones diversas y sesudas de académicos y especialistas en la materia de los medios de comunicación.

    Conforme a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria el Paquete Económico comprende los Criterios Generales de Política Económica, la Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, y se tiene que remitir al Congreso de la Unión, a más tardar el ocho de septiembre de cada año.

    La mañana de este pasado lunes 9 de septiembre, en su conferencia matutina, el Titular del Ejecutivo afirmó que el presupuesto presentado será suficiente para cumplir todas las metas, asegurando que se tiene un gobierno austero y no se permite la corrupción y que gracias a ello están garantizados todos los programas sociales.

    Algunos de los datos más relevantes contenidos en el paquete económico para el 2020 son los siguientes:

    1. El proyecto de presupuesto de egresos de la federación (PEF) para el 2020, por su monto es el más alto en la historia hacendaria de nuestro país, ascendiendo a 6.1 billones de pesos, 0.3 billones más, respecto de los 5.8 presupuestados para el actual ejercicio de 2019.

    2. Los ingresos del sector público se proyecta que tendrán un incremento de 0.8%, respecto de la Ley de Ingresos del gobierno federal en el 2019.

    3. Para 2020 se prevé que los ingresos petroleros serán inferiores a los aprobados para 2019 en 8.8 por ciento real, lo que equivale a 57 mil 624.1 mdp menos; situación que provendría de una caída del precio del petróleo.

    4. Para el ejercicio fiscal 2020 se propone que la captación de Ingresos Tributarios se ubique en 3 billones 499 mil 425.8 mdp, monto superior en 188 mil 52.4 mdp al aprobado para 2019; lo que es equivalente a un aumento real de 2.0 por ciento.

    5. En la política de gasto, el ejecutivo propone en el PEF 2020 dar prioridad al gasto orientado a programas sociales, toda vez que permitirían reducir las desigualdades económicas, sociales y regionales; asimismo, se pretende dar prioridad a los proyectos de inversión que tienen mayor incidencia en los determinantes del crecimiento de la economía.

    6. El gobierno federal estima que la economía mexicana crecerá entre 1.5 y 2.5 por ciento, para el año de 2020; es decir, un promedio de 2.0 por ciento, que supera lo contemplado por la propia SHCP en los pre-criterios emitidos en abril y los publicados por diversos analistas y organismos.

    En este mismo orden de ideas, el recientemente presentado Informe de Gobierno de la administración pública federal actual, que se estructuró en seis sectores: economía y finanzas, bienestar social, infraestructura, seguridad y justicia, agenda internacional y medio ambiente; en el aspecto económico, que es nuestro ámbito de focalización, de los puntos vertidos se destacaron los siguientes:

    · No ha crecido, ni crecerá la deuda pública.

    · La inflación es de 3.8%, la más baja desde diciembre de 2016.

    · La recaudación de impuestos se incrementó en 2.6% en comparación con el año pasado.

    · Se logró un superávit comercial de cinco mil millones de dólares y las exportaciones sumaron 39 mil millones de dólares (poco más del 7%, en comparación con el 2018.

    · A pesar del poco crecimiento económico, no hay recesión.

    De todo lo anterior, se deriva que para que lo establecido en el paquete económico se traduzca en resultados, esperados por todos, sobre todo en materia de crecimiento y desarrollo, se deben implementar políticas públicas pertinentes, donde se conjugue la inversión en infraestructura física generadora de empleo, seguir canalizando recursos en materia de desarrollo y bienestar social para disminuir las brechas de desigualdad, impulsar una eficiente administración pública en seguridad y salud; para que en su conjunto converjan en una mayor calidad del gasto público.

    La disyuntiva es armonizar y mejorar la pertinencia del gasto público que potencie un mayor desarrollo o crecer de manera moderada, sin estrechar significativamente las brechas de desigualdad.

    Mtro. Pedro Rafael Ávila Cota

    Economista (UNISON), Maestría en Administración Pública (UACH) y Profesor de Asignaturas en la Facultad de Economía Internacional de la Universidad Autónoma de Chihuahua y con amplia experiencia en el sector público. pravilacota11@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota