4t.




  • Este artículo lo dedico en homenaje póstumo a dos amigos que se han ido y fueron entrañables: José Fierro y el Chino Burgoin (qepd).

    No cabe duda que la llamada 4ta transformación acaba de pasar por una de sus primeras y más duras pruebas. Sin embargo, en honor a la verdad, ha pasado con buenas calificaciones y con creces.

    Después de casi dos décadas de que la Diplomacia Mexicana más reputada y seria fue destruida por JORGE CASTAÑEDA GUTMAN, en la era estúpida y corrupta del Foxismo (del inaudito comes y te vas), nuestro país, destruyó uno de sus principales pilares e instrumentos de lucha: La Diplomacia Mexicana. Hoy afortunadamente, renace.

    Tener encima amenazas y presiones de Estados Unidos a nuestro país, no es algo nuevo. Ha sido una constante a lo largo de toda nuestra historia. Ya lo decía el gran poeta nicaragüense Rubén Darío…”pobrecito de México, tan lejos de dios y tan cerca de Estados Unidos”…..Si así es. Pero esa es nuestra realidad, y no podemos cambiarnos geográficamente, tenemos de vecino a un país militarista, agresivo e imperialista; de eso no nos salvamos, pues siempre serán nuestros vecinos.

    Vecinos, que nos ven como a las moscas, que nos creen idiotas y flojos, y que nunca valoran nuestra vecindad, peor aún, ahora quieren catalogarnos como sus enemigos para desestabilizarnos. En la era del priismo rancio, en la que Enrique Krauze ha llamado, la era del presidencialismo tlatoani o del Aguila Imperial (donde nada se movía, sin la voluntad y conocimiento del presidente) el viejo priismo, comprendió (desde la era del Maximato del General Plutarco Elías Calles), que a Estados Unidos no se le puede enfrentar militarmente, sino de una forma inteligente, con la mejor arma, el arma de la Diplomacia. Así nació lo que nos cubrió de fama y respeto internacional, la Doctrina Estrada. La Diplomacia Mexicana, se convirtió en ejemplo de prestigio mundial debido al principio de la doctrina Estrada. No intervenir en los asuntos internos de otros estados, respetar la autonomía y autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de los conflictos internacionales.

    En este momento, en que Donald Trump, de la nada ha pretendido agredir al país imponiendo aranceles a nuestras exportaciones (sin importarle el Tratado de Libre Comercio) para obligar a hacerles el trabajo sucio de detener la migración centroamericana a como dé lugar. López Obrador, optó inteligentemente por poner ese asunto en manos de Marcelo Ebrard, y confiar en los buenos oficios de la Diplomacia Mexicana (lo que nunca entendieron los presidentes estúpidos como Fox y Calderón, que fueron abyectos ante Estados Unidos y destruyeron la vieja estrategia de la diplomacia). Repito hoy renace la Doctrina Estrada, y le dio buenos resultados al Secretario Ebrard.

    Hay gente, que opina que el resultado de esa negociación fue malo. No por el contrario, salimos airosos y con mínimos raspones. Para obtener buenos resultados diplomáticos, hay que tener políticos de alto calibre como Marcelo Ebrard. El canciller mexicano no la tuvo fácil, había presiones de la Delegación Norteamericana y también presiones internas en la Delegación Mexicana. Marta Bárcena, embajadora de México en Washington, golpeó duro por debajo de la mesa, pues quiere ser la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, por ser tía política, ni más ni menos que de Beatriz Gutiérrez Muller (la esposa de AMLO). Su esposo Agustín Gutiérrez, es tío de Beatriz. Así que

    la Señora Bárcena, se siente bien apoyada para sustituir al Secretario Marcelo Ebrard. Así en ese marco de contradicciones y roces, tuvo que negociar don Marcelo y tejer fino, muy fino.

    Con el arma de la negociación diplomática en mano, don Marcelo, desactivó la agresión hacia nuestro país. Algo que no veíamos desde hace décadas. Mi admiración y felicitaciones a Marcelo Ebrard. Si hay alguien que no gustó lo acordado, déjenme decirles algo. No había muchas opciones, o el Gobierno Mexicano optaba por la confrontación con Estados Unidos, o la otra opción era aceptar sellar la frontera de nuestro país con Centroamérica. Realistamente, se optó por lo segundo. Fue una solución posible, no la solución perfecta. Así es y así son las negociaciones.

    Por otra parte, al regresar a nuestro país, fue recibido por una lluvia de críticas, de la oposición y de las filas del gobierno Morenista: PORFIRIO MUÑOZ LEDO, OLGA SANCHEZ CORDERO Y DE ALEJANDRO ENCINAS entre otros. Pero en honor a la verdad, que bueno que hubo cuestionamientos, que bueno que, a Marcelo Ebrard, los diputados y senadores lo hicieron comparecer ante el pleno de coordinación política de ambas cámaras y que bueno que le dijeron, su enojo y frustración por el acuerdo. Para mí, no fueron malos signos ni malos momentos. Me pareció una discusión abierta y vibrante de un grupo político en un gobierno vivo. Al principio de este sexenio, me preocupaba el sentido absolutista de López Obrador. Pero en este caso, increíblemente, el Presidente se hizo a un lado y dejó todo en manos de Marcelo Ebrard, lo ha apoyado y no lo ha dejado solo. Un acto de delegación política, que yo nunca hubiera imaginado por parte de AMLO y lo hizo. Se hizo pequeño, se hizo humo por días y permitió que brillara Marcelo Ebrard, un juego de enroque político muy inteligente. Señor Presidente López Obrador, se lo reconozco y aplaudo. Así como le he criticado fuertemente, hoy me bajo el sombrero. Actuó usted como un auténtico jefe de Estado.

    El hecho de que sea cuestionado don Marcelo y el acuerdo logrado (a pesar de fuertes críticas muy inteligentes de Porfirio Muñoz Ledo) me hace ver una sola cosa, que existe un efectivo contrapeso de poder dentro del gobierno, que nuestras instituciones son capaces de reaccionar y cuestionar fuertemente y que ahora, curiosamente, ya nada se mantiene en secreto. Ese contrapeso a funcionado, y me congratulo. Que Muñoz Ledo cuestione fuertemente, es un excelente signo de libertad, independencia y contrapeso. Lo he dicho, los más grandes críticos del gobierno de López Obrador, deben ser los propios obradoristas y no la oposición. La abyección política de los partidos en el poder en turno, nunca ha dado buenos resultados, y si no me creen, pregúntenselo a los priistas y a los panistas. Así que la crítica feroz, dentro del propio gobierno y del Morenismo es bienvenida y admirable, así debe ser…..y espero que así siga siendo (y no un mero chispazo momentáneo).

    López Obrador ha presumido de ser Juarista……y creo que ese juarismo lo está poniendo en práctica. En la época del Presidente Juárez, quien gobernaba eran los liberales. Pero todos, eran miembros de la masonería. En público, se trataban con respeto y se hablaban con amabilidad y en voz baja. Pero en privado y al interior de Palacio Nacional (si el mismo que existe hasta ahora) los masones juaristas se encerraban en su logia (que existía dentro de Palacio Nacional) y discutían fuertemente, cara a cara, sin ocultar nada y sin abyecciones de ningún tipo. Juárez, dentro de la logia, no era más que un hermano masón, con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro miembro de la logia. Y lo que ahí se discutía y ahí se acordaba, era lo que se ponía en práctica, como política de gobierno y de Estado…le gustara o no a Juárez. Así, por ejemplo, fue rechazado el acuerdo McLane-

    Ocampo, porque los masones no lo aceptaron (y nos salvaron de perder parte del territorio nacional). Así también, Juárez no pudo fusilar a Maximiliano, porque Maximiliano, también era masón, y está prohibido que un masón asesine a otro hermano masón. Juárez hizo su berrinche y pensando en salvar el obstáculo, creo el Rito Nacional Mexicano, y renunció al Rito Escocés del cual era parte, pero ni así logró convencer a los masones y éstos impidieron el fusilamiento de Maximiliano. Lo que nos han hecho creer, a través de la historia oficial, que Maximiliano fue fusilado en el cerro de las campanas, no es más que una gran mentira inventada, para salvar la imagen de Juárez. El “fusilamiento” no fue más que un teatro muy bien montado por los masones, a contracorriente de la voluntad de Juárez. A Maximiliano, los masones lo exiliaron a Centroamérica, dándole otro nombre y creándole otra identidad, además de haberle dado una buena dote de dinero, para que rehiciera su vida en la Republica de El Salvador, bajo el nombre de Justo Armas. Averígüenlo en internet y se llevarán una buena sorpresa….

    Esa vieja historia me la platicó mi padre (que falleció en 2015 y que fue masón grado 33, es decir, gran maestro y que en su momento pensé que era una leyenda….. con el tiempo, comprobé que era una verdad. No cabe duda, la historia oficial de nuestro país está plagada de mentiras y de verdades a medias).

    Insisto, espero que el Presidente López Obrador, asuma el espíritu del Juarismo…….como una de las mejores escuelas de la política mexicana. Allegarse de los mejores hombres y mujeres, aportar las mejores ideas sin importar las grandes confrontaciones y discusiones y asumir acuerdos con el agrado o el desagrado del presidente. Si esa es la cuarta transformación, bienvenida sea. Aunque no sea del agrado del panismo rancio y ramplón, hoy encabezado por Felipe Calderón.

    Cuando se hablaba de que el gobierno estaba considerando, imponer aranceles a los productos norteamericanos y otras opciones, en caso de que fracasaran las negociaciones en Washington, usándolas como un arma a contramedida de las que posiblemente aplicaría Donald Trump, me dí cuenta que el arsenal con que contaba el gobierno, era pobre en ideas y sobre todo en iniciativas. Hay un arma muy poderosa en manos del gobierno de nuestro país, que nunca ví que se considerara. La diplomacia y los aranceles a las importaciones de Estados Unidos, son instrumentos importantes, pero débiles. Hay un arma que no ha considerado el gobierno.

    Cuando uno se enfrenta en un conflicto con alguien, lo primero que hay que detectar, son sus puntos débiles. Estados Unidos, es un gigante en comparación con nosotros, pero no es perfecto, tiene puntos muy vulnerables. Uno de ellos y por donde más le duele…….tiene que ver en su principal instrumento económico: EL DÓLAR (que en poco tiempo, con la guerra comercial con China, se convertirá en EL DOLOR).

    En la guerra antes mencionada, que ha hecho China?, llevar contramedidas arancelarias, muy limitadas. Trump, los ha golpeado imponiéndoles fuertes aranceles de 25%, pero los Chinos también impusieron aranceles a los Productos norteamericanos. Aparentemente están en equilibrio, pero no es así. Que ha hecho China? Para equilibrar la balanza a su favor, devaluó fuertemente su moneda frente al dólar, y eliminó de facto, gran cantidad del veneno de los aranceles. Los productos Chinos, siguen siendo atractivos para el mercado Norteamericano, por baratos a pesar de estar gravados con el 25% de aranceles (Impuestos). Pero además los Chinos hicieron otra jugada inteligente. Han indexado el yuan al oro y han convertido su moneda, en un instrumento de intercambio comercial a nivel internacional, más atractivo que el dólar. El yuan es una moneda fuerte y estable, anclada al

    oro. En cambio, el dólar es una moneda chatarra con valor fiat (es decir, de saliva). Si a eso agregamos, que los Chinos dominan el 55% del mercado mundial de las manufacturas, su posición es muy fuerte, y en pocas palabras, están por dominar el escenario económico mundial. La guerra de Estados Unidos contra Huawei, es apenas la punta del Iceberg.

    Ahora bien, que debemos hacer los mexicanos (máxime aprovechando este impasse frente a Estados Unidos), tenemos que fortalecer nuestra moneda INTELIGENTEMENTE, POR SER UN INSTRUMENTO ESTRATEGICO DE LUCHA. Pegarle al dólar de forma callada (al estilo de los Chinos), para que sienta pasos en su azotea nuestro vecino. Sr. Presidente López Obrador, le sugiero que torne como moneda de curso legal, la onza de plata libertad, SIN ABANDONAR EL PESO COMO MONEDA DE CURSO LEGAL. Es decir, abra las vías para que existan 2 monedas en nuestro país, una fuerte (la onza de plata) de uso interno, y la otra una moneda débil, para uso intercambiable en el mercado mundial. Esto crearía una presión al dólar y nos reposicionaría en una mejor ventaja, pues ante una caída internacional del dólar, nuestra economía podrá refugiarse en la onza de plata y atraer fuertes flujos de inversión. ESO NOS PONE EN VENTAJA. Lo otro que tenemos que hacer, es repatriar las 100 toneladas de oro, guardadas en bóvedas de Inglaterra y traerlas a territorio nacional (vea el caso de Venezuela, que sin decir agua va, le robaron sus reservas internacionales de oro, por parte de Estados Unidos e Inglaterra). Y, para terminar, le sugiero que, al crear el mercado doble de monedas circulante, podrá la SECRETARIA DE HACIENDA, cambiar nuestros viciados dólares de nuestras reservas internacionales (que ascienden a algo así como unos 175,000 millones de dólares) transformarlos en reservas en PLATA (NUESTRA PLATA) Y NO DEPENDER DEL DÓLAR PONIENDO NUESTRAS RESERVAS EN ESA MONEDA Y SIENDO ABSOLUTAMENTE VULMNERABLES FRENTE A ESTADOS UNIDOS. Por favor, Presidente López Obrador, dóblele la mano al neoliberal de Carlos Ursúa y cambié las reservas internacionales de nuestro país por plata, y va a ver usted, que lindo y rapidito baja el tono de voz el hocicón de Donald Trump. Se lo aseguro a usted al 100%. Y Trump, lo va a pensar dos veces en presionarnos, con esa política absurda de “Tercer país seguro” si nos ve firmes en cambiar los dólares por plata, ya que nosotros somos el primer productor de Plata en el mundo (ahí está una de nuestras mayores fortalezas). ¿Tengo o no tengo razón?

    La Paz, B.C.S. a 16 de junio de 2019.

    Jorge Peón. Sociólogo y especialista en Finanzas.

  • Opiniones sobre esta nota