SIN TAPUJOS. Estakabrown




  • Hoy me vi al espejo y me dije orgulloso “tengo cuerpo de campeón mundial de boxeo”. Cachanilla feliz.


    Con el título de esta columna me refiero a la situación actual, a la gobernanza del presidente López, al rumbo que lleva el país. Utilizo la famosa palabra de don Armando Fuentes Aguirre, más conocido como Catón, y la resumo en claro español: Enfrentar esta situación tan complicada con éxito, francamente está cabrón. Déjeme explicarle porqué.

    En oposición más clara al demente optimismo que afirma estamos “requetebién”, yo le corrijo: No señor, está usted equivocado, estamos “requetemal”.

    Por delante una disculpa sincera para todos aquellos partidarios de buena fe en AMLO. Otra disculpa para los que piensan en forma optimista, convenenciera o miedosa, en que las cosas van a mejorar porque así lo hicimos con la triple y nefasta actuación de Echeverría-López Portillo-De la Madrid, y salimos adelante. Una disculpa para todos ustedes, pero están equivocados.

    Con este presidente vamos al precipicio como país y como sociedad. El espejo que debemos ver se llama Cuba, Venezuela y Nicaragua, entre otros.

    Yo estoy de acuerdo con los analistas Angel Verdugo, Gilberto Lozano, Ferriz de Con, Fernández de Ceballos, Macario Schettino, Federico Reyes Heroles y otros muchos que expresan con toda claridad que “estakabrown” lo que está pasando y vamos derechito a la debacle.

    Dos razones principales me llevan a apoyar esta conclusión:

    La primera. El paquete de problemas que tiene ahorita López es enorme, muy grande. Cierto que hasta el pasado 1 de junio habíamos avanzado bastante como país, pero no se había hecho casi nada con tres VICIOS muy arraigados en la clase política: Corrupción, sindicatos y amiguismo. A esta situación agréguele que gran parte de la población se ha acostumbrado a esperar con la mano extendida a que Papá Gobierno le resuelva sus problemas. Combatir esta forma de gobernar de la clase política y esta forma de ser de muchos conciudadanos, simplemente “estakabrown”.

    La segunda. El presidente López ha mostrado tener graves problemas en su forma de ser. Tiene un yoyo inmenso con una inclinación mesiánica. Desde el punto de vista estilo de dirección en un clarísimo Hombre Orquesta: No tiene equipo en absoluto. No le gusta que le contradigan. No escucha. En estas condiciones, estimado lector, es prácticamente imposible que una sola persona pueda resolver los problemas del país. En una palabra, volvemos a lo mismo: Estakabrown.

    Le aclaro que reconozco es muy fácil enumerar los problemas cuando se tiene la experiencia de haber pasado muchos años por la universidad de la vida. Estoy consciente también de que es muy viable criticar viendo los toros desde la barrera y por supuesto más elemental aún hacerlo en el café con los amigos. De acuerdo.

    FINALMENTE

    Salvo su mejor opinión tengo muy claro que a corto o mediano plazo se le va a venir encima la REALIDAD al presidente López y tendrá que tomar otros rumbos. Pero lo que me alarma son los daños que vamos a resentir como país siguiendo con esta ruta de colisión. Esperar a que se haga un desmadre me parece una locura.

    Sugiero enfrentar esta situación. Primero, reconociendo que existe, sin hacerle al avestruz. Y segundo, expresando, cada uno de nosotros como pueda, nuestra inconformidad, con argumentos, con números. La idea es tratar de detener a López en esta carrera de enormes desaciertos que están destrozando al país.

    ¿De las elecciones? Sucedió lo que pensamos iba a suceder.

    (*) El autor, 79 años, es ingeniero agrónomo, fue agricultor por más de 20 años en Caborca (1971-94). En sus inicios entomólogo algodonero en el Valle de Mexicali (1963-64). En Sonora, hasta 1985, directivo industria plaguicidas por casi 22 años. En Mexicali, Director Nutrimex, Praderas El Colorado (2011-14). Comentarios a: togomez39@gmail.com

    .


  • Opiniones sobre esta nota