CAMBIO CLIMATICO




  • Los mayores o la generación Baby Boom a la pertenecen mis padres mencionan que en 4 décadas de vivir en esta ciudad de Mexicali, jamás habían visto el clima comportarse de esta manera finalizando mayo y con temperaturas altas. 

    Los estudiantes de todo el mundo están saliendo de las escuelas una vez más, como parte de las huelgas para protestar por la inacción de los gobiernos sobre el cambio climático. Desde agosto de 2018, decenas de miles de jóvenes han participado en huelgas en Suecia, Suiza, Bélgica, Alemania, Canadá y Australia. El movimiento continúa creciendo, con nuevas protestas ocurriendo en el Reino Unido y en otros lugares.

    Los jóvenes de hoy son la primera generación que ha vivido toda su vida bajo la amenaza de un cambio climático catastrófico. Ahora están posicionados como futuros líderes, obligados a tomar medidas urgentes en un tema que las generaciones anteriores carecen de voluntad política, organización y autoridad.

     Otro de los problemas son los debates políticos sobre el cambio climático que manipulan los hechos, los valores y las preocupaciones ambientales, lo que está contribuyendo a un estado de temor y ansiedad entre los niños y los jóvenes en muchas partes del mundo. Por ejemplo, los movimientos neo conservadores y populistas en los Estados Unidos, Europa y Australia difunden mensajes que niegan la evidencia científica del cambio climático. Al mismo tiempo, los jóvenes están expuestos a visiones apocalípticas de los efectos desastrosos del cambio climático a través de Internet, las redes sociales, la literatura y las películas.

     Los líderes políticos han regañado a los jóvenes por faltar a la escuela para salirse a protestar. Y si bien es cierto que la educación puede y debe ayudar a los jóvenes a comprometerse con las dimensiones ambientales, sociales y políticas del cambio climático, una revisión curricular y de la literatura académica sugiere que esta cuestión rara vez se aborda con profundidad sobre todo en las escuelas 

     En muchos casos, el cambio climático solo hace una breve aparición como un tema menor en el currículo de ciencias. Además, encontramos que las escuelas, comunidades y gobiernos rara vez se involucran con las ideas, experiencias y entendimientos de los jóvenes sobre el cambio climático. En muchos casos, a los jóvenes simplemente se les deja hacer frente a la abrumadora amenaza y responsabilidad del cambio climático, sin el apoyo de la comunidad en general.

     Una respuesta creativa de un proyecto de investigación en Australia llamado “El Cambio climático y yo” ayudó a establecer una plataforma para que los niñ@s y jóvenes generen conciencia y comprensión al cambio climático. Donde hacen desde poemas, películas para jóvenes etc. Un niño de diez años imaginó un futuro cercano "en el que los humanos satisfacen cada uno de sus deseos egoístas, un mundo en el que no me gustaría vivir". Otra creó un ensayo fotográfico con árboles derribados en su vecindario local, con el título: Matamos muchas cosas. No nos damos cuenta de que estamos destruyendo nuestros hogares y los hogares de todos los demás organismos. El proyecto fue todo un éxito y desde entonces ha sido adoptado por más de 30 escuelas en Australia.

     

    Este sentido contagioso de que los jóvenes se preocupan y se atreven a enfrentarse a la inacción climática. Y ahora, vemos este descubrimiento en una escala más grande: mientras el cambio climático está oscureciendo las vidas de los jóvenes, junto con sus perspectivas de un futuro habitable, vemos que los niñ@s y los jóvenes utilizan tácticas poderosas y creativas para reclamar una voz y una política plataforma en la sociedad, y afrontar el mayor reto de nuestra época.

     

  • Opiniones sobre esta nota