A MITAD DE CAMPAÑA 2019




  • Vivimos cambios de coyuntura, tan rápidos que no los percibimos como tales, pero si recordáramos el proceso electoral local anterior en  2016, este es totalmente diferente al de ahora, hace tres años, abarrotaban por todos lados la publicidad panista, desde la ciudad al campo, en todos los espacios y medios de comunicación ahí estaban los candidatos de Acción Nacional, frente a los del PRI, lo mismo en eventos de todos los sectores, un poco seguidos por otros partidos como el caso de Encuentro Social en Tijuana con su candidato Layzaola, pero a los demás partidos y candidatos, la mayoría no se les vió ni se les escuchó. Incluyendo a l@s candidat@s de Morena, muy pocos ciudadanos recuerdan quiénes fueron los candidatos de hace tres años por su distrito o municipio.

    El contraste es de que ahora para donde volteamos la vista, parece una elección de muchas Morena, publicidad  al tres por uno y en muchos casos si caminamos por el campo, en todos los poblados parece “Terreno Morena”, para todos los puestos de elección, espectaculares y mantas, mientras que en contraste se ve  muy por debajo la propaganda de los panistas y los otros partidos “ni sus luces”.

    La ola Morena de la elección federal 2018 sigue avanzando por todo el país, AMLO no está presente pero su marca sigue y se amparan en él, y sus opositores siguen en pie de lucha y más radicales, porque les ganó la elección, el promedio nacional de votos para AMLO fue del 53% a favor, en Baja California fue poco más alta que la nacional, aquí 56% votó a favor y un poco lo que favorece es de que de ese cerca del 44% que no votó por AMLO, no le hacen frente todos, porque hay desbandadas en la oposición, de tal forma que hasta molesta y ofende la deserción tanto de panistas como de priistas que luego los anuncian con bomba y platillo su ingreso a Morena, el PRI en la elección federal solo obtiene el 2.3% de electores y en Baja California en esa misma elección solo el 7%, por lo que como dice el dicho popular “le pusieron una paliza” y luego viene la deserción de priistas a Morena y se suma la limpia que hace en mismo partido de expulsar a los “desleales”, está cada vez mas solo, en riesgo de perder el registro en el estado, nunca imaginamos un PRI entre la minoría.

    El PAN carga con los pecados de sus malos gobernantes, ahora Kiko Vega y el alcalde de Tijuana, “El Patas” como los más impopulares, lo cual aun cuando tienen su voto duro y su “Voto Corporativo”, será muy difícil para el partido, mas cuando la gente sin distingos afirma: Fuera PAN del gobierno, mientras que el PRD que logró seducir a Martínez Veloz para que lo salve de la pérdida de registro, PRD con zapatitos nuevos, un buen candidato para un mal partido, busca sobrevivir aliándose hasta con el diablo, en la anterior siempre aliado al PAN, Kiko es gobernador por el PRD, ahora a sobrevivir, gracias a los corruptos “Chuchos de Correa”.

    Lo muy triste es que, lo más probable es que en algunos casos los ciudadanos van a votar por el partido no por los candidatos en el caso de Morena también, por falta de liderazgos carismáticos y de formación, con una pobreza en sus agendas y propuestas, (¿Cuál es el Rostro del cambio?) falta impactar y pactar con el ciudadano, se salva la candidata por la alcaldía de Mexicali, por su arduo trabajo, aunque es la candidata con mas quejas en Tribunal, y es blanco de toda una campaña negra, porque es joven, es mujer, es honesta, trabajadora y hay una saña inaudita, ahora le llaman violencia política por razones de género  y aun con la marca para ella será difícil, se espera un resultado competido, pero es la que más trabaja y a la que más violentan.

    El PRI, con un candidato de mucha experiencia en estos menesteres de la política se las sabe de todas, pero va por la sobrevivencia de no perder su registro, abrieron las puertas y se les escaparon sus militantes, afiliados y simpatizantes, se quedaron solos, salieron huyendo, corriendo a Morena como “tienda de apertura con nuevos juguetes”. Pero  se van a ir al baúl de los recuerdos.

    Al final, el PAN debería de estar despidiéndose y disculpándose de sus malos gobiernos, desde hace 30 años, el abstencionismo era en partido de las mayorías en el Estado, el más alto a nivel nacional, el PAN solo representaba el 12% del padrón electoral, pero nunca se preocuparon por mejorar, por crecer, gobernaban para la minoría, no hicieron política para ampliar sus preferencias políticas y lo que es peor, no formaron nuevos cuadros ni dieron espacio para preparar el “Relevo generacional”, tampoco lo hizo el PRI, porque eran valores entendidos de que este estado es Estado Panista y ahora los dos con sus aliados de siempre lo que crea un ambiente propicio para “que se vayan todos” y crear nuevos partidos políticos en Baja California que puede ser vanguardia nacional. ¡Y vendrán cosas peores según la sentencia popular!.

  • Opiniones sobre esta nota