PEDIR PERDON




  • El gobierno mexicano pide al gobierno español y al Vaticano pidan perdón a las 64 etnias, no a su gobierno ni siquiera el pueblo mexicano. Debe aclararse que la petición de perdón de AMLO no es para el gobierno mexicano ni para todos los mexicanos, la petición es para los sobrevivientes de las 64 etnias originarias americanas sobrevivientes en México, porque en tan solo 170 años de colonialismo su población se redujo 92% mientras la de los españoles crecía, todo esto con la bendición de Roma. La defensa del colonialismo es actualmente anacrónico en cualquiera de sus formas, en cualquier caso es un error político defenderlo hoy porque ofende y dispone en modo preventivo las relaciones diplomáticas bilaterales.

    Los mestizos somos naturalmente mediadores porque no podemos renunciar a la herencia americana ni europea simplemente porque ya la portamos, es nuestro modo de ser, a tiempo que ya no somos solo americanos ni solo europeos, somos latinoamericanos. Por esto es que la postura del 80% de mexicanos mestizos es la de un signo de interrogación al ver discutir a los padres o a los abuelos. Como decir que la mitad de nuestro ser dañó a la otra mitad y la otra mitad fue dañada pero fue hace tanto tiempo y cada parte ha cambiado tanto que ya no tiene sentido seguir con la misma ofensa.

    Al cumplir medio milenio sería justo al menos pedir disculpas que en realidad no cuestan. Pero si al Papa le cuesta mucho pedir perdón pues simplemente no es cristiano, entonces no representa nada ni a nadie, por lo contrario, para practicar verdaderamente las enseñanzas de Cristo y Francisco de Asis no es necesario ser romano. Es una pavada decir a los quinientos años que porque pidió perdón a unas etnias en Bolivia hace tiempo ya pidió perdón a todas las etnias de América no solo de México.

    En cuanto a España el país más corrupto del mundo, por lo menos que pida disculpas por Odebrecht. El rey de España quería a los quinientos años festejar el vasallaje y le falló, quería gratis el petróleo de México puede llevarse el cadáver de su súbdito Mouriño. En las repúblicas modernas las monarquías resultan sobrando, son solo ornato. Una relación dañina que acaba de terminar gracias a Dios, aunque una cosa es el pueblo muy distinto de su gobierno aun franquista.

    Si pese a todas las aclaraciones la petición se trivializa o se lleva a extremos, si hemos sobrevivido a pesar de ellos sobreviviremos mejor sin ellos. En estos momentos importan mucho más a los mexicanos nuestras relaciones con EEUU, China, Rusia, India, centro y sudamérica que con España en bancartota y el futuro de las 20 o 30 hectáreas que constituye el Vaticano.

    Raul Corral Quintero 
    Anahuacalli, 28 marzo 2019
    Filósofo

  • Opiniones sobre esta nota