SIN TAPUJOS. Necesitamos entrarle todos




  • En estas fechas se habla mucho de “los 100 días de AMLO”, es decir, lo que ha hecho o dejado de hacer en este período que se cumplió oficialmente el pasado domingo 10 de marzo. Haciendo la aclaración de que han sido 282 días, si tomamos en cuenta que está gobernando “haiga sido como haiga sido”, desde el 2 de julio.

    He leído varias versiones muy buenas sobre este período, la mayoría muy largas. La mejor me ha parecido esta de Catón, cortita, maciza, que aquí le transcribo, y con la que concuerdo totalmente:

    “... Conocida es la anécdota de Mao. Alguien le preguntó su opinión acerca de la Revolución Francesa. Respondió: "Es demasiado pronto para opinar". En la misma forma 100 días son muy pocos para juzgar a un gobierno. A mi entender, sin embargo, hasta la fecha el de AMLO presenta menos luces que sombras. Los aciertos que ha tenido son en su mayoría simbólicos o propagandísticos: sus conferencias matutinas, la entrega de Los Pinos a la gente, sus viajes en avión de línea, su pacto con los empresarios, su austeridad republicana, su lucha contra la corrupción (¿por qué no toca ni con el pétalo de una mención a Peña Nieto?). Contrariamente, sus errores y omisiones han provocado pérdidas de consideración para el país y daño para muchos mexicanos, empezando por la aberrante cancelación del aeropuerto de Texcoco, siguiendo con su tolerancia hacia la nefasta CNTE, continuando con su pacata descalificación de las calificadoras, con su desmantelamiento de las estancias infantiles, con su combate a los organismos autónomos y otros no pocos etcéteras. Ciertamente se advierte en López Obrador y su gobierno una certeza de honestidad que no existía (claro, en la medida en que la política permite una total honestidad), pero en general preocupan en AMLO su absolutismo personalista, su destemplanza ante la crítica, su caprichoso manejo del poder. Digamos entonces que al hacer el juicio de estos 100 primeros días el fiel de la balanza está oscilando en el punto medio, pero con tendencia preocupante a inclinarse hacia donde no debe. Hacer un examen de conciencia; acentuar lo bueno y corregir lo malo, son tareas que el nuevo régimen no puede soslayar... “. Hasta aquí el resumen de Catón.

    Yo le pediría al estimado lector que por favor releyera este largo párrafo anterior. Me parece que don Armando Fuentes Aguirre ha logrado sintetizar con una gran certeza la actuación de nuestro nuevo Presidente: Pocas luces muchas sombras.

    ¿QUE PODEMOS HACER ANTE ESTA SITUACIÓN?

    Es un hecho que las críticas de la mayoría de los analistas políticos y financieros han ido subiendo de tono. Primero lentamente a partir del 2 de Julio y luego en 45 grados a partir del 1 de diciembre que tomó posesión oficial. Muchos de los que no votamos por él, sin embargo, teníamos esperanzas de un buen gobierno pero nos hemos ido, poco a poco, desilusionando.

    Mi conclusión, sin tratar de descubrir el agua tibia, basado en los números que están saliendo, las decisiones tomadas y los planes futuros, es que vamos al desastre si AMLO no realiza un cambio de rumbo.

    Me queda claro que no es suficiente con que críticos como Krause, Aguilar Camín, Castañeda, Reyes Heroles, Suárez Vélez y Catón, por poner solo unos cuantos ejemplos, estén haciendo la lucha. Necesitamos entrarle todos. Por lo menos enviando una carta, un correo, algo escrito exponiendo la inconformidad, el problema, la visión que se tenga.

    Entiendo perfectamente que hay un miedo tradicional para participar en estas cosas, por las represalias que existen, no hay duda. Pero no tiene porqué ser agresiva o grosera nuestra oposición. Lo que sugiero es simplemente un escrito donde se manifiesten las inconformidades con argumentos, sin insultos. Imagínese el efecto que tendría una verdadera lluvia de correos y cartas dirigidos a AMLO, Palacio Nacional, México, D.F., le garantizo que provocaría respuesta.

    Necesitamos entrarle todos a tratar de convencer a nuestro Presidente de que tiene que hacer cambios en su estrategia; pensar más en su país y en nosotros los mexicanos. Pedirle realizar una urgente “Amlostroika”; una depuración entre sus colaboradores. Sugerirle analizar mejor sus decisiones. Plantearle nuestro problema personal. En fin, cada quien.

    Tengo la seguridad de que podríamos influir en él si somos muchos los que participamos. Los empresarios sugerirlo a su personal. Los maestros a sus alumnos. Los esposos a sus hijos. Dele por favor una pensada….y manos a la obra.

    Necesitamos entrarle todos.

    Comentarios a: togomez39@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota