JAIME BONILLA Y MORENA




  • En el proceso de campaña de AMLO, siendo su Coordinador el Sr. Jaime Bonilla, nos presentaron y tuvimos una conversación política, pero desde el inicio fuimos “un rechazo a primera vista”, por lo que si bien nos encontramos en varias ocasiones nos dábamos nuestros más hipócritas saludos, no soy una persona importante o destacada en algo, fue ocasional, tampoco se trata de que el señor le caiga bien a todas la personas, si me pareció un personaje muy pragmático, eso no es malo en política.

    Lo entendí y lo entiendo ahora, porque la posición que asume primero de coordinador luego de candidato, es una posición muy difícil de desempeñar, por tantas expectativas que se generaron y compromisos que se asumieron, pero eran necesarios, aunque ahora hay que lidiar con todo, porque el primero de Julio, no solo hubo una elección, sino una insurrección no solo de grupos de presión, de interés, de la sociedad civil organizada y desorganizada, fue una verdadera “Rebelión electoral en favor de AMLO”, su triunfo es reconocido mundialmente no cabe duda, pero después del voto todas las organizaciones esperan un cambio compensatorio.

    El Sr. Bonilla debería de leer a nuestro General Plutarco Elías Calles, ya que este le tocó liderar un problema similar, ni el propio Francisco I Madero supo cómo resolver el problema y al final todas las armas de todos los frentes apuntaban hacia él, léase terratenientes, empresarios, campesinos, extranjeros, y todos los demás grupos que se habían levantado en armas y los pacificó a cambio de… nada.

    Creía en una revolución política, pero ignoró la revolución social, luego se inició este movimiento que culminó con la promulgación de la Constitución Política Mexicana, con Carranza como nuevo presidente rodeado de todos los inconformes  y fue eliminado en Tlaxcalontongo Puebla, cuando salía a Veracruz, la revolución se interrumpe con la muerte de Zapata, hay un interino; Adolfo de la Huerta, que medio pacifica a algunos grupos como a Villa, que le concede su hacienda,  y arriba Álvaro Obregón quien tampoco pudo pacificar al país, hasta la llegada de Plutarco Elías Calles, resulta que la revolución recorrió casi todo el país por cerca de 7 años donde perdimos más de un millón de habitantes y más de 100 mil salieron del país, como sabemos fue un gran movimiento nacional que involucró a todo México.

    Sin distingo social, económico y político, al final los ganadores quieren recompensas de diferente índole, porque fue para mejorar todos, que es como ahora en que todos los de morena esperan algo y se sienten parte y dueños del movimiento, ¿qué hacer? decía Calles, pues como la nómina era insostenible ya que más del 33% de los ingresos se iban en pagar al ejército y aclaro que uno de cada tres era oficial, entonces el Presidente Calles decidió hacer un llamado a todo el ejército y a todos los reconoció, condecoró, diplomó y “aquí se quebró una taza”, los militares que quisieran seguir en el presupuesto deberían estudiar e ingresar a la Escuela Militar creada para eso, la mayoria no quiso por lo que se deshizo gran cantidad de la tropa.

    ¿Qué hacer con tantos de morena que se asumen como tales?, que quieren su recompensa y muchos son políticos profesionales, otros oportunistas, parásitos de la política y demás, aunque por fortuna hay muchísimas organizaciones que quieren verdaderamente seguir apoyando a AMLO y morena sin algo a cambio personal, sino social, o críticos y analíticos que solo quieren un cambio estructural.

    Ahora podemos ver quienes realmente apoyaban a AMLO por su propuesta de la 4ª Transformación y quienes lo hacían para beneficio personal o de grupo y al no conseguirlo confrontan rabiosamente a Bonilla y morena como ingratos, mal agradecidos, pecadores y demás, siguen vivos las manadas de bots y trolls en campaña de confrontación con morena, aliados a los partidos de oposición, grupos de interés, vividores de la política, infiltrados y enemigos ocultos o confesos, es muy difícil el panorama, aun cuando algunos reclamos sean legítimos, en esta guerra mediática se hace más difícil la relación entre grupos y entre estos y el partido, por lo que le creo a Bonilla cuando declara que ya está: “harto de tanta grilla barata”. No quisiera estar en su lugar esa es la importancia de no ser importante y vivir en paz.

    Es hora de lidiar con tanta grilla, es natural en la historia política social, que en las posguerras o pos movimientos se manifiesten todo tipo de reclamos, al final el tiempo pone a cada quien en su lugar, porque se resisten a bajarse o no estar en la palestra aun sin merecerlo, estos son los tigres de papel, que en su tiempo no asustaran a nadie.  

     

  • Opiniones sobre esta nota