DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER




  • Siempre que se generaliza algo me hace pensar dos cosas. Si la generalización es total, parcial o fragmentaria, o bien, si lo que genera es de origen genético. Gene es origen, lo genético se generaliza pero no todo lo que se generaliza tiene un origen genético. Toda generalización es un abuso porque en lo realinmediato no existe "el" hombre ni "la" mujer existen hombres y mujeres cada quien a su manera,

    Oigo entre hombres que las mujeres son muy egoístas, me pregunto si en efecto son todas porque de serlo debe ser algo genético, por tanto, por órdenes de la naturaleza que posee razones en sí misma inexplicables según Kant. Toda generalización que abarque un número respetable de consenso me hace sospechar de algo consustancial a la naturaleza. Porque no es lo mismo una opinión que se repite entre humanos a algo que realizan de manera inconsciente por órdenes de la naturaleza. No es lo mismo genérico que genético, lo genético se expresa generalizándose en todos y lo genérico solo levanta sospechas de que puede deberse a algo genético.

    Por su lado el egoísmo deviene de Ego que significa centro, solo conocemos y vivimos a partir de sí. El ego es sustancial a la naturaleza de todo ser animal y humano, todos los seres humanos somos egoístas no solo las mujeres. El Ego es el reflejo más fiel del principio supremo del sobrevivir que rige a todos los seres vivos. Entonces, si todos somos egoístas quizá quieren decir que son un poco mas egoístas de lo normal. Pero tampoco es así. Los mas egoístas de todos los sers humanos son los bebés porque son muy indefensos, los niños porque empiezan a conocer a partir de sí, los adolescentes porque creen que adolecen, los viejos por ser nuevamente indefensos. Estos son naturalmente mas egoístas que hombres y mujeres maduros que ceden a sus demandas.

    En mi experiencia personal las mujeres que he tratado han sido muy equitativas como conocidas, amigas, novios y recién casados, son justísimas entre ellas, con viejos, son justas con todos excepto con el padre pero a su vez son las más grandes perdedoras con los hijos. El trato aparentemente injusto solo sucede cuando aparecen los hijos y al parecer por órdenes de la naturaleza. Aislado el predicado, parece ser que las mujeres son "egoístas" cuando tienen hijos. Normalmente el padre cede su lugar a los hijos y la mujer les dedica más tiempo que antes dedicaba al padre para asegurar la reproducción de la especie. Importante porque reproducir a la especie es reproducir a la sociedad. Los papeles se dividen debido a la postración, el hombre provee y la mujer es mimos y cuidados. Lo que la mujer da naturalmente a los hijos pareciera ser que lo roba al padre, pero tampoco es así porque no es robo es la contribución del padre a los hijos que incluso es menor a la contribución materna.

    Concluyo. Las mujeres no son mucho más ni demasiado egoístas que los hombres, el género afecta pero en aras de la reproducción de la especie que ordena la naturaleza a través de genes, endorfinas, instintos y principios naturados. La confusión la produce la ideología de la igualdad que introduce la revolución francesa y la visión jerárquica del mundo (patriarcalismo), pues al pretender ser iguales cualquier diferencia es vista como afrenta y pretensiones de dominio pero nunca buscan su complementariedad, jamás llegarán a pensar que existen diferencias esenciales o sustantivas complementarias o unidas. A veces pienso que las generaciones futuras nos tomarán por estúpidos al tener ya durante 250 años como principal creencia que somos o deberíamos ser igualititos, la imposible tarea de extirpar todas las diferencias y no llegar nunca a entender que no todas las diferencias separan, que hay diferencias que unen como el guante a la mano.

    La genética y el género producen egoísmo pero normal no exagerado, lo exagerado depende más de la educación que del género. Los demasiado egoístas de todas las edades resultan ser mas bien hombres y mujeres maleducados, intransigentes, esquizofrénicos o simplemente rudos y conchudos que al final todo mundo le saca la vuelta. La mujer no pide demasiado porque aun da mas a los hijos que el padre. Todo esto según Lacan, hace que no sea lo mismo ser padre que madre porque la mujer se biparte, no puede dejar de ver los hijos como ella misma, mientras que el padre solo fecunda y ayuda en lo poco que puede.

    Raul Corral Quintero 
    Anahuacalli, 8 marzo 2019
    Filósofo

  • Opiniones sobre esta nota