MUJERES Y POLITICA




  • No debería de ser tema de conversación si realmente hubiera igualdad en temas de género en nuestro país y en el mundo, como somos producto de una herencia cultural  machista, a la segunda y tercera edad hasta les molesta tocar el tema dicen ser tolerantes en temas de género, pero en su corazoncito lo reprimen, por fortuna las nuevas generaciones están siendo educadas en la igualdad, esta se logrará en la próxima generación cuando la segunda generación sea la tercera.

    No quiero hacer un inventario de todos los espacios de discriminación hacia las mujeres porque amerita una enciclopedia (baste mencionar que dos de las revoluciones más importantes en el mundo fueron encabezadas por mujeres como en la Francesa y la Rusa, en esta última fue muy explosiva ya que inicia  el 23 de Febrero  del 1917 con una protesta de un colectivo de trabajadoras en San Petersburgo, hoy Petrogrado marcharon protestando sobre el desabasto alimenticio y contra la política bélica del Zar Nicolás II, marcha en la que fue apoyada por sus esposos, hermanos, padres y demás varones, al día siguiente ya había más de 150 mil trabajadores en manifestación espontánea, saqueando tiendas y depósitos, para el 25 ya pedían la cabeza del Zar, el 2 de Marzo a tan solo una semana del “Desfile de faldas” Nicolás II se vio obligado a abdicar, de los Ingleses nada porque eran malos para las revoluciones en su país) ,  y esto solo es un artículo periodístico, por lo que lo reduciré solo al terreno de la esfera política en nuestro país y en B.C.

    Para qué recordar que hace poco más de medio siglo se le otorgó el derecho de votar a las mujeres en nuestro país y que en este tiempo, poco a poco fueron participando de manera independiente en todos los espacios ,sobre todo a partir de las últimas dos  décadas del siglo pasado irrumpieron en todos los espacios, académicos, culturales, laborales, económicos, políticos y demás como “una Rebelión de las mujeres” a la manera de Ortega y Gasset en La rebelión de las masas, de repente el lleno de las mujeres en todos los espacios y en el político el avance hasta ahora es que ocupamos uno de los primeros lugares a nivel mundial en prerrogativas político electorales en la equidad e igualdad de género.

    La democracia tiene que ver con la igualdad y no tratar desigual a los desiguales, por lo que para como dicen “Emparejar la cancha”, se crean prerrogativas en equidad e igualdad, 50% de los espacios a hombres y 50 a mujeres, como lo muestra la nueva administración de AMLO, que si bien no mencionó en su toma de protesta más que una sola vez el tema de género lo asimiló en la práctica y la mitad de su gabinete son mujeres (y que mujeres si vemos los currículums y comparamos con el de los hombres), pero bueno nos iremos superando para igualarlas en formación.

    ¿Porqué este privilegio? diría la tercera generación, porque quizá en su tiempo en su profesión y trabajo no se vieron acompañados de mujeres, como ahora que están en todos los espacios del saber y del hacer, opinan y votan, y son la mayoría las que votan y participan, pero aun hay espacios a los que no se ha detenido la vista de las élites, nomenclaturas y jefes de carteles partidistas, pero ahí están donde nosotros no queremos, no sabemos o no entendemos de esos problemas, están en las ONG, en las organizaciones altruistas, proteccionistas sociales, infantiles, educativas, violencias de todo tipo, maltrato y discriminación, ecologistas, ambientalistas, migratorias, tercera edad, discapacitados y demás que atienden con el corazón por delante, mientras que los tomadores de decisiones políticas lo hacen más con “el estomago”, la venganza, la envidia, la trama obscura y obscurantista, el dolo y los siete pecador capitales por delante, ni siquiera deciden con el cerebro, necesitan de voltear a ese lado que obscurecemos.

    Es cierto que hay que aclarar que como todas las personas hay bondad y maldad ante las decisiones, somos humanos y como en todo hay libre albedrió y hay peligro en todo lo que hacemos, la Colonia nos legó una herencia muy loable de los Jesuitas que por un lado nos muestran una mujer Buena: La Virgen de Guadalupe, imagen de bondad mexicana, madre y santa  y por otro la imagen de la mujer mala “La Malinche”. Pero al final debemos de rescatar la mujer idolatrada, imaginada, inmortal, la gran mujer mexicana:  Sor Juana Inés de la Cruz, mujer rebelde, preparada, educada, llena de astucia y pasión con lo que hacía y decía, esa imagen olvidada la tiene que ver Paco Ignacio Taibo II y en todos los centros educativos, si queremos una transformación del país, y es la tarea pendiente de las mujeres y de los hombres, de todos y todas.

    Entonces ¿porqué la equidad e igualdad de género en la esfera política? porque en esta esfera se decide el presente y el futuro del país y debemos de estar ahí todas las personas por igual sin distingo social, económico, cultural, y demás diferencias aunque yo a todos los veo igual, pero hay otras miradas que no, porque desde la esfera política se hacen las políticas públicas nacionales y locales, somos diferentes por lo que tenemos que tener todas las opiniones, ha eso se le llama consenso, demos-cracia, acuerdos y demás adjetivos.

    Bien decía Karl Popper científico alemán que: "Este siglo es el siglo del empoderamiento de las mujeres”, quienes no lo quieran ver asi, les costará mucho trabajo ser felices, aunque también hay mujeres que no lo comparten es natural cuando se dan estas rupturas de paradigma, muchos esclavos se oponían a la abolición de la esclavitud, porque para muchos ya era un sistema muy cómodo,  pero el liberarlos, tanto a los esclavos como a los esclavistas, que ya no tenían que mantener de por vida a sus esclavos.

    El “pégame pero no me dejes” tardará una generación, pero ya están las bases para el cambio en otras esferas de lo económico, social, y cultural, el detonador será el político, solo falta que las vean y que se dejen ver, mujeres preparadas para gobernar hay muchas, mujeres, empodérense de los espacios políticos y de los partidos: MORENA, PAN, PRI, PBC y demás, hacia el interior de estos también debe de haber equidad e igualdad  los espacios se ganan, es su tiempo

     
    El autor es Sociólogo, analista, experto en Opinión Pública y docente Universitario

  • Opiniones sobre esta nota