OTRA VEZ VENEZUELA




  • Se puede perdonar al presidente venezolano Nicolás Maduro por pensar que hay una conspiración respaldada por extranjeros en su contra acusando repetidamente a los EE. UU. de diseñar un "golpe" y llevar una "guerra económica" contra su régimen, especialmente dado que los asesores de los EE. UU. lo están admitiendo abiertamente. Es precisamente justo después de la reelección impugnada de Maduro y el juramento de un segundo mandato de seis años, su ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, dijo a Democracy Now que "nada de lo que hace la oposición es sin el permiso o autorización del Departamento de Estado ... Dicen: ' Tenemos que hacer consultas con la embajada. Tenemos que hacer consultas con el Departamento de Estado ".

     

    Si bien esa afirmación general podría seguir siendo demasiado simple, los funcionarios de la Casa Blanca no lo están haciendo más fácil para la oposición en términos de que Maduro sea manchado por una mano extranjera. Como ejemplo principal, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, admitió recientemente a Fox Business que EE.UU. tiene "mucho en juego" en medio de la crisis actual de Venezuela, dado que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo. 

      

    “Habrá una gran diferencia económica para los Estados Unidos si pudiéramos hacer que las compañías petroleras estadounidenses inviertan y produzcan las capacidades petroleras en Venezuela.”

     

    "Venezuela es uno de los tres países a los que llamo 'troika de tiranía'", dijo John Bolton (anteriormente identificó a Cuba y Nicaragua como los otros dos). Luego de admitir que la política de los Estados Unidos en Venezuela se centra principalmente en que las compañías petroleras estadounidenses se apoderen de las vastas reservas de petróleo sin explotar del país socialista económicamente colapsado, concluyó expresando la esperanza de que "podemos hacer que esto suceda de la manera correcta".

     

    El papel principal de la administración de Trump en reconocer a Juan Guaido como presidente interino de Venezuela para devolverle a los Estados Unidos un papel más activo en América Latina, que ha tenido durante años. 

     

    El presidente Maduro en una de sus conferencias señala tener las mayores reservas petroleras del mundo así como su reservas de oro. Pronto China y Rusia se ponen del lado de Maduro, y México la no intervención en asuntos extranjero.

  • Opiniones sobre esta nota