SOBRE LOS CALCINADOS




  • Nietzsche dijo: Dios ha muerto. Dios tuvo paciencia y hasta que un día susurro desde un sanatorio en Weimar Alemania; “Nietzsche ha muerto”, al respecto comenta Carlos Fuentes que Dios conoce el bien y el mal, pero el hombre los separa y no tenemos fuerza ni  derecho de unirlos, porque entonces seriamos Dioses, el hombre entonces por naturaleza es bueno…y es malo.

     La historia del hombre entonces se funda en Caín, porque Abel muere sin descendientes, Caín es el segundo padre, Caín es la reaparición del diablo no en la creación sino en la historia, por eso el mundo se vuelve el teatro del Diablo disfrazado de Dios, ver las imágenes de esta semana por el accidente de las familias que recogían el rio de gasolina en Tlahuelilpan Puebla y que mueren quemados por la misma, mas de 100 personas es un infierno, la imágenes terribles, le dan la vuelta al mundo. De cerca, los lamentos, gritos de miedo y desesperación, impotencia y terror de los ahí presentes y que lo vimos en las redes, es diabólico, incendio de jóvenes, hombres, mujeres y niños, que no se percataron del peligro al que se exponían porque no es tanto el liquido sino el gas que despide la gasolina y a cielo abierto, expuesta al incendio. Como si fuera castigo del cielo caen sobre nosotros los fallecidos y heridos por la explosión y el incendio.

    Nietzsche escribió: “Mas allá del bien y del mal”, hay cosas que es muy difícil de juzgar, como en este complejo caso, porque en principio estaban cometiendo un robo, de seguro la mayoría lo hacía más por ignorancia que por necesidad, la pobreza no justifica delinquir, la riqueza tampoco, pero el hecho fue muy lamentable y triste porque no valía la pena el resultado de ninguna forma y al final si en esta cadena de responsables, el ultimo y primer eslabón son los Guachi coleros de cuello blanco, que ya deben de ser sometidos, controlados y juzgados para que nunca más nos vuelva a sorprender otra tragedia igual que al final no nos queda más que una buena oración para estas víctimas de daños “Colaterales”.

    El problema de los guachicoleros aun no se resuelve por la misma complejidad de que son miles de kilómetros de ductos de gasolina y que solo con nuevas tecnologías se controlaran para resolverlo si van acompañadas de juicios penales más rápido será mejor, vigilando a los vigiladores y juzgando a juzgadores, lo que llevara algún tiempo en resolver pero se hará porque el “necio” de nuestro Presidente (el se califica así; Necio)  ya lo prometió y al final lo hará.

    Otra cosa que observamos fue la rapidez con que lo externaron las redes, nos enteramos de inmediato y esto crea más seguridad para el ciudadano que se quiere informar por medios alternativos no tradicionales, que fueron oportunos y muy claros, ganaron la nota nacional al menos e inicio la guerra de condenas y condenados, pero de frentes de ofensa a las autoridades y defensa de las mismas, las redes siguen en debate hasta otra nueva noticia.

     También vimos el papel del ejército y si escuchamos su versión esta en lo correcto, no pudieron detenerlos porque se les perdió el respeto, el miedo en muchas zonas del país, no reprimieron a la población como no se justificaba que lo hicieran, pero tampoco fue correcto el no respetarlos y ahora los quieren culpar y hasta que los indemnicen, no, el ejercito en este acto dio otra cara, la cara de la civilidad y deja en claro, primero que no se mandan solos, que hay altos  mandos y que siguen una posición, que esta depende del Presidente en turno al cual le juran lealtad y obediencia según mandato constitucional y el mandato es no a la represión al pueblo, mandato que vimos que respetaron y cumplieron, en esta y en varias ocasiones donde hicieron presencia ante intentos de robo de gasolina, no golpeaban o reprimían, solo evitaban, esta es la nueva cara del ejercito y que bien, porque se nota el cambio en el “Nuevo estilo Personal de Gobernar” diría Don Daniel Cosío Villegas, un detalle que no completa es que también decía que los mejores presidentes habían sido de poca habla como Juárez, Díaz,  y Cárdenas, este presidente habla mucho, le gustan los auditorios grandes y múltiples. Siempre anuncia lo que hará.

    Entonces habrá que preguntar sobre el papel de cada uno de los actores en el problema: desde quien perforo ese ducto, como se entero la población, quien los lideraba, o dirigía, quien encendió la chispa; a los soldados presentes ya los juzgaran las autoridades militares si es que hay algo de que acusar, lo que si es que ojala y esto no se vuelva a repetir y bien vale una misa la explosión y el dolor de las familias incendiadas y que no se haga maldición lo que nos escribió el mejor poeta mexicano, Ramón López Velarde: El niño Dios te escrituro un Establo y los veneros de petróleo el Diablo.


  • Opiniones sobre esta nota