SIN TAPUJOS. Vuelve Enrique, vuelve, te extrañamos




  • Te confieso, estimado lector, que me ha sido muy difícil no engranarme con la serie “El nuevo presidente electo mexicano”, encabezada por el primer actor Andrés Manuel López Obrador. Serie de la vida real que compite sobradamente con “House of Cards”, “El Chapo” y la que me pongas de Netflix. 
    La serie la veo, llueva, truene o relampaguee, diariamente. A partir del 1 de Julio en que salió victorioso por abrumadora mayoría, no ha habido un solo día en el que don Andrés no dé una nota dura. Claro, algunas veces en tono muy alentador, su lucha contra la corrupción. Música para mis oídos, aturdidos por las raterías de los últimos sexenios que se vieron sublimados en este de Peña Nieto, que si se tratara de un cuarto de hotel: Se robaron la TV, las toallas, cuadros, sábanas, lámparas y hasta la alfombra. Arrasaron con el país.
    Pero no todos los capítulos de la serie son alentadores, en realidad y desde mi punto de vista, han predominado las malas actuaciones. Comenzando por el bajo nivel de su equipo de gobierno que se ha lucido mostrando enormes deficiencias de nivel, algunos, y otros, con una cola más larga que la cuaresma.
    Sus ganas de hacer el bien, especialmente a los jodidos de este país, no se discuten. Se aprecia que el hombre actúa bien intencionado. Lo grave es su acelere, su carencia de preparación, su lentitud, su terquedad. Y una cosa que me parece alarmante, no parece contar con buenos consejeros. Bueno, posiblemente sí los tiene, pero no les hace caso. Más grave el problema.

    LA SERIE SE PONE CADA DIA MAS INTERESANTE 

    Este pasado fin de semana vi el capítulo de lo que se viene a Sonora con la nueva Secretaría de Agricultura a instalarse en Cd. Obregón. El plan a ejecutar en el papel tiene buenos detalles, pero predominan apoyos y más apoyos. Precios de garantía y un largo dar y más dar. 
    Otro grave problema es que se vienen desde la capital donde estuvieron instalados toda la vida. Cientos de gente calificada no se van a venir por razones obvias. Costará un dineral en liquidaciones, costos de traslado, equipamiento y eficiencia. Y como este capítulo de la descentralización de secretarías, están otros; como dejar la residencia oficial de Los Pinos, la venta del avión presidencial, la cancelación del NAIM, la contratación de 50 mil efectivos para las fuerzas armadas, el Estado Mayor Presidencial, las becas para los Ninis y sígale usted por su cuenta. Una larga lista.
    Otro capítulo muy grave: Destruir lo construido. Y no solamente lo del NAIM, también instituciones, dependencias, secretarías, desmantelarlos. La lista es muy larga y peligrosa para el país. En esta serie de suspenso se aprecian buenas intenciones, pero problemas muy obvios detrás. En particular una intención muy marcada de regalar. No de enseñar a pescar, sino de dar dinero para comprar el pescado. En concreto, estimado lector, la serie me mantiene muy atento y preocupado, muy preocupado.

    LA GIGANTESCA MANTA

    Hace algunos años, por allá a fines del sexenio de López Portillo, que relevó al nefasto Luis Echeverría, apareció desplegada en un edificio de la Ciudad de México, una enorme manta que decía: “Vuelve Luis, vuelve, te extrañamos”. En referencia a los enormes daños que don José le estaba haciendo al país, con sus terribles desfiguros y la nacionalización de la banca como cereza del pastel.
    Viendo cómo van las cosas y salvo la utilización del freno y la reversa en el carro alocado que está conduciendo don Andrés, no me extrañaría que dentro de algunos años, por allá del 2023, apareciera una nueva manta como aquella de fines de los ochenta, con la frase: “Vuelve Enrique, vuelve, te extrañamos”.
    Dios sabe que nada me daría más gusto que equivocarme.

    *) El autor, 79 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)

  • Opiniones sobre esta nota