SIN TAPUJOS.¿Abundancia o escasez?




  • Contesto en forma muy concreta esta importante pregunta ¿Abundancia o escasez de agua en BC? Respuesta: Las dos cosas. Una parte importante del Estado, tiene abundancia, y otra parte, geográficamente muy grande, padece escasez.
    Permítame darle detalles de mi respuesta, que en esta ocasión quiero dirigir en especial a quienes están en contra de darle agua a una industria cervecera, la Constellation, que se está instalando en el Valle de Mexicali.
    Debo iniciar comentando que me he encontrado con bastantes personas, residentes de Mexicali, que están convencidas de que son ciertas las versiones sobre escasez de agua en nuestra zona. Seguras de que estamos en un vil desierto, con calaveras de ganado por todos lados. Mentiras descaradas que han propagado un pequeño grupito de profesionales de la protesta y la desinformación. Han conseguido envenenar a mucha gente.
    Pero antes de darle mis argumentos le pediría al estimado lector(a), que por favor abra bien los ojos y recuerde que la mente es como los paracaídas, si no se abre, no funciona. También le pediría una poca de paciencia para leer y analizar la información que sigue. Trataré de ser muy breve.
    ABUNDANCIA. Los valles de Mexicali y San Luis conforman el Distrito de Riego 014 con una superficie de siembra de poco más de 200 mil hectáreas. 170 mil en Mexicali y 30 mil en San Luis. Este distrito de riego recibe mil 850 millones de m3 por el Río Colorado y se extraen unos 800 millones por medio de pozos. Total: Dos mil 650 millones de m3 (MM3) ANUALES de agua.
    Si pusiéramos toda esta agua en un solo lugar equivaldría a un enorme lago de 51.5 kilómetros de largo, por otros 51.5 de ancho y un metro de profundidad. Toda esta agua se consume año con año. Una parte, 250 MM3 para uso urbano, para darle agua a los municipios de Mexicali, Tecate y Tijuana. El resto, dos mil 400 MM3, se entregan para uso agrícola. En números redondos, un 10% se destina al Uso Urbano (residencial, comercial e industrial) y el 90% a lo agrícola.
    Si usted quiere apreciar esta abundancia de agua, que se traduce en canales rebosantes de todos tamaños y el verdor clásico de las siembras, le sugiero irse, desde Mexicali, por la carretera a Algodones (unos 60 kilómetros) y visitar la Presa Morelos, donde se recibe y se reparte el agua que llega del Río Colorado. También puede irse a San Luis (unos 70 kilómetros) y ver a ambos lados de la amplia carretera siembras de todo tipo. Otra es irse rumbo a Tijuana, verá siembras hasta La Rosita. 
    La última opción carretera es irse rumbo a San Felipe (unos 40 kilómetros) para ver canales y siembras. De paso puede ver, en el kilómetro 9, la construcción de la Constellation a mano izquierda (en unas 400 ha) y a la derecha la ampliación de Fevisa (en unas 30 ha) donde se fabricarán las botellas. Si tiene tiempo puede recorrer los dos terrenos alrededor de los cercos y apreciar las enormes instalaciones.
    Otra opción es darse una vuelta y visitar el Ejido Nuevo León, irse al poblado del 43 o simplemente al Ejido Michoacán, aquí cerquita. Lo que le sugiero, en concreto, es que aprecie el Valle de Mexicali, la abundancia de agua y las grandes extensiones de siembra. Esto también puede hacerlo en el Valle de San Luis. En resumen, y como diría un compadre muy mal hablado de Caborca…hay un chingo de agua.
    ESCASEZ. El  resto del estado de BC tiene problemas de agua. La Salada y otros desiertos, en grado extremo. También el Valle Las Palmas, el importante Valle de Guadalupe, Ojos Negros, Maneadero y San Quintín, por mencionar los más importantes. Todos haciendo su luchita para enfrentar el problema desde distintos ángulos, riesgos y costos. Aquí no hay vuelta de hoja: Simplemente no hay agua. Los acuíferos están muy golpeados. La realidad es que hacen maravillas con la poca agua de que disponen.
    EL AGUA HAY QUE CUIDARLA. Sí, totalmente de acuerdo. Pero no de inversiones extremadamente convenientes como la de Constellation, que utilizarán una pequeñísima parte de esta inmensa cantidad de agua y generarán enormes beneficios, sino de tanto depredador que la desperdicia en forma criminal: Con malos manejos en la distribución, sistemas de riego obsoletos y siembra de cultivos incosteables. En suma, hay que cuidarla, sí, y mucho, pero de este desorden y “manotello”. 
    Gracias por su tiempo estimado lector, y por favor, no se olvide abrir los ojos y su mente. Hay que ver la realidad, no espejismos. Ni tragarse mentiras obvias. Dese una vuelta por el Valle, en estas fechas no tiene su mejor cara, final del ciclo algodonero e inicio del trigo, pero siempre es, en general, una belleza de agua y de verdor.
    *) El autor, 79 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)

  • Opiniones sobre esta nota