LA UABC Y LA SUCESIÓN DE RECTOR





  •  

    Desde 1957 a la fecha. cada cuatro años la Junta de Gobierno (JG),de la UABC designa a un nuevo Rector. En lo sustancial, desde su promulgación, nunca se ha reformado dicha ley pero existen algunas voces en la comunidad universitaria que dicen que esto ya debe de cambiar, porque 11 miembros de la JG no deben de decidir por los más de 20 mil universitarios, y se deben de democratizar las esferas políticas del poder en la UABC antes de la próxima elección,.

    Razones:

    1- “Las estructuras de gobierno de la UNAM fueron creadas por el viejo sistema autoritario para controlar las organizaciones universitarias y para funcionar como una institución verticalista dominada por elites de poder…” (Carlos Ramírez. UNAM; Junta de Gobierno Controlada), justificables o no, estas estructuras de la UNAM fueron el modelo para todas las universidades de los Estados y la nuestra -UABC-, no fue la excepción. Estas estructuras lograron un poder disciplinario, aún cuando el país ya no es el mismo, la universidad debe ser un espacio de análisis, debate, reflexión, crítica y de síntesis, porque por desgracia este espacio se redujo solamente al salón de clase y al cubículo (también hay simulación y mucho “Turismo Académico”)

    Pero entonces ¿Cuáles son los factores reales de poder en la Universidad?. En el Capítulo III de la Ley Orgánica de la UABC donde se refiere a su Gobierno, este se lo encomienda a: I. La Junta de Gobierno. II. El Consejo Universitario. III. Rector. IV. Patronato Universitario. V. Directores de Facultades, Escuelas e Institutos y VI. Consejos Técnicos y de Investigación. Pero, cuando se decretó esta Ley Orgánica el 28 de Febrero del 1957, no existían otros elementos de la comunidad Universitaria como son las academias, los sindicatos, las asociaciones, el Consejo Estatal de egresados de la UABC y las sociedades de alumnos. La JG tiene la función - entre otras-, de elegir al Rector (artículo 22).

    Luego cabe preguntarse para el caso de la UABC: ¿quién designa a los miembros de la Junta de Gobierno?, esto no está claro porque los miembros de la JG son propuestos por el Rector ante el Consejo Universitario y hasta ahora ninguno ha sido rechazado, la Ley Orgánica dice al respecto que quien los elige es “el Consejo Universitario integrado por el Rector, los Directores de Facultades, Escuelas e Institutos…etc”. (Art.23, I), se puede interpretar que la JG designa o nombra (no elige) al Rector y a su vez el Rector nombra a algunos miembros de la JG (al menos 4 en su gestión). ¿quien elige a quien? Porque la Ley Orgánica no habla de elección sino de nombramiento, además de que: “El Rector será el jefe Nato de la Universidad Autónoma de Baja California, su representante legal y presidente del Consejo Universitario…(Art.25), entonces esto debe de hacerse más transparente, porque cuando queremos hacer análisis político sobre el tema no hay claridad.

    Es importante transformar las formas de gobierno universitario, porque las actuales son formas agotadas de decisión, una reforma que trascienda los reflectores y atienda los problemas académicos. Finalmente es en el aula en donde se construye a la universidad todos los días.

    “Para el ejercicio de las facultades que esta fracción le concede, la junta explorará en forma que estime prudente, la opinión de los universitarios” Art. 22, I, esto quiere decir que ellos (JG) son los únicos que deciden y solo exploran la opinión de los universitarios; y no se especifica cómo se explora.

    Por eso es importante una Reforma Universitaria, una reforma integral: ¿Será que así como está la Ley Orgánica, les favorece como grupo a la elite política, lo cierto es que si bien en la esfera académica más o menos está bien, en la esfera administrativa también, pero en la esfera política está diseñada una estructura piramidal, muy rígida, esta es la que debe de cambiar, porque el poder Universitario no debe de ser de un grupo, “el que controla “ya saben quién”, cada grupo se empodera por al menos 10 años, Primero Castro Bojórques, luego Héctor Gallego, ahora Alejandro Mungaray, luego no entendemos por qué si toda la comunidad universitaria elige a sus congresos, al Gobernador, al Presidente de la República, no tenemos derecho a elegir la autoridad universitaria de manera responsable y madura.

    El poder universitario en México es similar para todas las universidades en lo general, con pocas excepciones, pero si estamos en la era de la globalización, por qué no dar una mirada a otros modelos de algunas universidades europeas en donde el Rector se elige a través de un proceso electoral y el voto es ponderado. Por ejemplo; en la Universidad Pública de Navarra el 54% corresponde a los profesores doctores pertenecientes a los cuerpos docentes universitarios, 18% el resto del personal docente investigador, 20% para los estudiantes, y el 8% para el personal de administración y servicios.

    Se puede ponderar la votación en la UABC ante investigadores, docentes de tiempo completo, medio tiempo y por asignatura, o a través del Consejo Universitario, o como la comunidad universitaria lo acuerde y del perfil del nuevo Rector tiene que evaluarse entonces al menos tres aspectos importantes a la hora de votar: a) Impacto del Currículum; b) Su proyecto, c) Su imagen académica ante la Comunidad Universitaria y d) Liderazgo político y relaciones públicas.

    Se propone entonces democratizar las esferas de poder en la UABC, ya que la democracia también debe de ser incluida en los valores universitarios. Reformar y actualizar la Ley Orgánica de la UABC como producto de una participación y reflexión colectiva de la Comunidad Universitaria, no de un proyecto personal o de una JG que no sabemos a que intereses responde…


  • Opiniones sobre esta nota