EL ZEDILLISMO Y EL SALINISMO: Dos caras de una misma moneda (SEGUNDA PARTE).




  • Las viejas figuras del zedillismo, ahora nuevas caras del Morenismo.

    Pascoe, menciona algo central, dice que en el “nuevo” gabinete Obradorista, brillan las viejas estrellas de la constelación zedillista, y tiene toda la razón. Ahí están: OLGA SANCHEZ CORDERO (Gobernación), ESTEBAN MOCTEZUMA BARRAGAN (Educación Pública), ALICIA BARCENA, JUAN RAMON DE LA FUENTE RAMIREZ (futuro embajador de México ante la ONU y Ex Secretario de Salud de Zedillo), Francisco Alfonso Durazo Montaño (Secretaria de Seguridad Pública, y ex director de comunicación social en épocas de Zedillo, y brazo derecho de Líebano Sáenz, ex secretario particular en la Presidencia de Zedillo), y por ello también se menciona el ingreso futuro de dos economistas, del grupo zedillista al gabinete Obradorista, GUILLERMO ORTIZ MARTINEZ Y SANTIAGO LEVY, quizá Carlos Urzúa a medio tiempo de este juego, sea remplazado por Ortíz Martínez, y Santiago Levy (quien lo diría, un neoliberal de cepa pura) ingrese como Director gerente del Banco de México (si es que no se atraviesa por ahí, José Antonio Meade Kuribreña).

    Los pleitos por debajo de la mesa.

    La guerra soterrada entre Salinismo (hoy al frente del PRI, en la persona de su sobrina, como Presidenta del partido) y el Zedillismo, es una guerra por el control político del país. Los zedillistas, han triunfado con su nuevo partido MORENA. Hay voces, como la de la periodista Beatriz Pagés Rebollar (hija del gran periodista Don José Pagés Llergo de la famosa e histórica Revista Siempre!!) que asegura, que el triunfo “arrollador” de López Obrador, no fue más que el producto de un pacto bajo la mesa entre AMLO y Peña Nieto. Pero desde mi punto de vista, el pacto por debajo de la mesa, no lo hizo directamente AMLO, seguramente obró una negociación entre el Zedillismo y el Salinismo. Los Salinistas sabían, que no tuvieron una buena carta a jugar en la elección pasada. El ganado Salinista, estaba compuesto por puros caballos flacos y desinflados (Emilio Gamboa, Manlio Fabio Beltrones, Los Moreira, Osorio Chong, etc.) ¿Quién era la mejor carta del Salinismo neoliberal tecnócrata? El único, era José Antonio Meade. Que nunca levantó vuelo. Peña nieto aprovechó el vacío político salinista y aprovecho la recta, para pactar un acuerdo de impunidad a cambio de pavimentarle la campaña a AMLO y su arribo “espectacular” a la cima.

    Dice Pascoe Pierce, que cuando AMLO habla despectivamente de la mafia del poder, es para describir y referirse al salinismo. El único detalle, a mi modo de ver, es que AMLO se encargará de substituir esa vieja mafia del poder salinista, por una nueva mafia del poder (eso sí, muy popular y nacionalista) pero ahora de nuevo cuño: La mafia zedillista. Por eso el zapatismo, rechaza tanto el gobierno de AMLO, ven el sello MADE IN ZEDILLOLAND (HECHO EN ZEDILLILANDIA) por todas partes.

    Lo he dicho en varias ocasiones, MORENA no es un partido de izquierda, es un partido MIMETIZADO de izquierda. López Obrador, muy inteligentemente mimetizó su partido como de

    izquierda para captar “votos útiles” (como lo hizo Fox en su momento). Por eso la izquierda ingenua, que hoy pulula en el país, con poca preparación y cultura política, se fueron con la finta del Obradorismo. La izquierda académica, votó por obrador, porque les chocaba la opción de la derecha panista (demócrata liberal) y votaron por la “Izquierda” Obradorista (presidencialismo verticalista tradicional), sin ser conscientes que MORENA es la versión neo zedillista del PRI. En esta tesis el historiador Jhon Womack (el mejor historiador que ha hecho la mejor biografia de Emiliano Zapata) coincide con la tesis de que Morena es cuando mucho, la izquierda del PRI (http://www.sinembargo.mx/28-07-2018/3449193) y no pertenece a la izquierda histórica basada en el pensamiento marxista en ninguna de sus vertientes.

    EL ZEDILLISMO EVANGELICO.

    Es increíble que AMLO, siendo supuestamente de “izquierda” se aliara con un partido religioso evangélico. Pero detrás del Partido Encuentro Social (PES), hay toda una historia, por demás interesante, que confirma todo lo dicho hasta aquí. ¿Cómo nació el PES? Hay algunas crónicas que cuentan que por allá en el lejano 1998, en la residencia oficial de Los Pinos en épocas de Zedillo, un grupo de secretarias, hacían estudios bíblicos por las tardes. Asunto insólito, si se considera que el gobierno y sus oficinas son oficialmente laicas, pero estas “secres” no estaban solas, las acompañaban, la esposa de Liébano Sáenz (si el Secretario Particular de Zedillo) esas tertulias bíblicas, eran guiadas por un Pastor evangélico, de nombre Alejandro Orozco, apoyado por Rosi, su esposa. Ambos pertenecientes a una secta de nombre “La Casa de la Roca”. Los Orozco, eran y son íntimos amigos de otro pastor evangélico, HUGO ERIC FLORES CERVANTES (hoy líder nacional del PES). Pues bien, ahí inició una relación política con el gobierno de Zedillo de la mano de Liébano (que no dudo, ni tantito, que haga sorpresiva presencia en el grupo de López Obrador en cualquier momento). El zedillismo impulsó y colocó a Eric Hugo Flores con Felipe Calderón (ya que ambos se habían conocido en Harvard cuando estudiaban su postgrado), y Flores se encargó de presentar a los Orozco con la familia Calderón Zavala. Hay personas que sostienen, que la secta CASA DE LA ROCA, tuvo una enorme influencia religiosa sobre Felipe Calderón y su gobierno, y que su lucha contra las drogas, fue una influencia teológico-divina inspirada por los Orozco. Les recomiendo esta página: https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2011/10/16/gobernar-con-padrenuestros-la-cruzada-de-calderon/

    El zedillismo vió en Hugo Eric Flores, un filón político de oro. Aunque México es un país, predominantemente católico, se calcula que hay alrededor de 6 millones de evangelistas (quizá mas) protestantes (de diversas sectas) en todo el país, una auténtica mina de oro política. Hugo Eric Flores Cervantes, con el impulso y apoyo político del zedillismo, conjunto y convenció a la mayor parte de las diversas iglesias evangélicas, para crear un partido político que las representara, así fue como fundo al PES primero como Asociación Civil (AC) en 2003, y posteriormente (en una historia que yo desconozco) pero estoy completamente seguro, que hay paisanos míos que en Baja California deben conocer, en un acto de malabarismo político, lograron registrar al PES como un partido local en Baja California, y han participado en varias elecciones locales. Ese registro local, les dio la fuerza suficiente para impulsarlos y registrar en 2014, su

    partido político a nivel nacional. Por favor, a quien sepa la historia, de como de chilangolandia, los del PES se lograron colar a BC, ahí se las encargo, me gustaría saber esa parte de esta historia.

    El PES, obvio, también es un partido zedillista. Y obvio, que conjunto fuerzas con su partido hermano y casi gemelo (cuate diría yo) MORENA el priismo neo zedillista con ideología evangélica. Ricardo Pascoe Pierce, dice en la entrevista a Luis Alberto Medina (Proyecto Puente de Hermosillo, Sonora) que él afirma, que….”López Obrador es un priista de clóset”…. https://www.youtube.com/watch?v=lpkWHgH17SQ

    La entrevista a Ricardo Pascoe, se las recomiendo. Yo he agregado elementos de lo que he averiguado. A mi modo de ver, haberle sacado a flote lo del famoso fideicomiso a AMLO (el MORENAGATE, o la operación hormiga para la compra de votos a cuenta gotas, con dinero proveniente “caído” del cielo) es un golpe que proviene (a mi no me queda la menor duda) del grupo SALINAS. Son de los tallones que va a recibir el Obradorismo a lo largo de todo su próximo sexenio (así se encargara el salinismo de desnudarlo, poco a poco).

    Mi conclusión.

    Sres. Empresarios de México, pueden ustedes dormir muy tranquilos. El sexenio entrante no va a realizar expropiaciones, ni va a detener inversiones nacionales o extranjeras, vaya ni siquiera va a aumentar los impuestos (Ursua dixit). Lo que sí es un hecho, es que van a tener que pagar salarios más altos. Se acabó la época del país atractivo para la inversión manteniendo sueldos irrisorios. No se puede hacer un país rico con sueldos de hambre, eso es económicamente atractivo, pero socialmente desastroso, y por eso tenemos hoy, el país que tenemos. El sexenio entrante NO ES DE IZQUIERDA, ni es chavista, madurista pro Venezolano y tonterías por el estilo, SERA UN SIMPLE SEXENIO ZEDILLISTA, eso sí, bajo una nueva versión CORREGIDA Y AUMENTADA. Por otra parte, pagar mayores salarios tiene como beneficio reactivar el consumo interno de bienes y servicios y por tanto, como efecto, activar la economía. Y eso nos beneficia a todos.

    El grupo AMLO, en lo económico, está basado en la teoría de Keynes, de ahorro público (eso es la causa de la austeridad) para invertir en infraestructura para el desarrollo. Frenarán el endeudamiento absurdo (FOXISTA-CALDERONISTA Y PEÑISTA) que invertía recursos en gasto corriente (engordar la alta burocracia improductiva e inútil) y bajar el gasto suntuario del gobierno. Me temo que la deuda tan alta hasta hoy alcanzada (42% del PIB), precipite una devaluación forzada en Diciembre o Enero del 2019, (quizá dolorosa, pero necesaria) a fin de incentivar las exportaciones, atraer el flujo de divisas y desalentar las importaciónes. Los 500 mil millones de pesos en inversión que se propone Obrador (si es que logran recaudarlo en ahorritos), más lo que aporte en inversión la iniciativa privada, realmente (en un panorama optimista), se podrá sentir como el arranque económico del país, por arriba de las mediocres tasas de crecimiento de 2%, que arrastraba el país desde hace décadas. El fin es hacer crecer al país y re posicionarlo en el Ranking Mundial (de acuerdo al CIA FACTBOOK, México por el tamaño de su economía ocupa el Lugar núm. 12. Brasil, ocupa el lugar núm. 9).

    Mi punto de vista es que AMLO y su equipo, buscara lograr el liderato económico en América Latina, y hacer entrar a México dentro de las diez primeras economías, en un descuido, desplazando a Brasil. Para eso tenemos que pasar de un PIB de 2.4 trillones a 3.5 trillones de Dólares, en seis años (es decir, se requiere crecer a un ritmo de 166,000 millones de dólares por año. 13,800 millones de dólares por mes). ¿Se puede lograr? Si, si es posible. Si López Obrador y su equipo, se abren totalmente a la inversión internacional, tiran mugrosos e innecesarios trámites burocráticos, transforman el sistema fiscal (rápido, expedito, con reglas simples, etc.). Diversifican el mercado, no apostándole todo al TLC, y teniendo un fuerte acercamiento con CHINA, a pesar del desagrado de Estados Unidos. Mi punto de vista, es que el sexenio de AMLO, va por la reposición económica, por lo menos, es lo que se proponen. Esas son las buenas noticias (siendo muy optimistas y que todo salga conforme a lo que han planeado).

    Las malas noticias, es que pese a un posible crecimiento económico (desarrollo cuantitativo del país), los cambios cualitativos, serán mínimos. Difícilmente, tendremos un Fiscal General autónomo (de verdad), el sistema nacional anti corrupción, será limitado, y un Poder Judicial, verdaderamente autónomo y profesional, seguirá siendo postergado (ni hablar de un Gobierno Abierto, de acuerdo a los estándares de la ONU). En lo económico avanzaremos, sin duda, pero creo que en lo político, tendremos una involución, regresaremos al viejo presidencialismo imperial, a la figura de un solo hombre fuerte, con los meta poderes centralizados, al partidazo único, a las elecciones de carro completo (que ya las vivimos) a un gobierno sin contrapesos efectivos, a mucha simulación y al final de cuentas mucha corrupción soterrada (antes se hacía a la luz del día, mañana se hará en la obscuridad de la noche).

    Insisto, que el futuro depende mucho de concretar una fuerza poderosa, desde la sociedad civil, que haga contrapeso al gobierno de López Obrador, con OSC integradas, unidas y haciendo un solo frente, dejando a un lado diferencias; requerimos de medios de comunicación independientes y objetivos, que sean profesionales e informen la verdad de todo el acontecer nacional, aún así no sea del agrado del gobierno, que solo esperara halagos, lisonjas y aplausos. Requerimos de CIUDADANOS, que pese a la tiranía partidocratica prevaleciente, EXIJAN nuevas reglas del juego político para las candidaturas independientes, sin el mar de trámites costosos e interminables, que hoy exigen los partidos, vía la ley electoral, para no tener una real y verdadera oposición y voces críticas. El reto que le espera a quien piense distinto y anhele plena libertad y democracia y no la alienación política, es gigantesca, nada fácil en un sexenio que esta por arrancar y como al estilo de las viejas dictaduras, creará un ambiente de uniformidad política, por una aplastante “popularidad”. Para mí, el sexenio entrante, será como el de Juan Domingo Perón y su Evita en la Argentina de los 40´s del siglo pasado…….que con la mano izquierda apoyaron con migajas a los pobres, y con la mano derecha privilegiaron a raudales a los ricos. AMLO, al estilo Evita…se convertirá en el….. “Jefe espiritual de la nación”…. El parecido de México con la Argentina Peronista, no será mera coincidencia, será una realidad. Ese es el México que nos espera a la vuelta de la esquina. Esos son algunos matices que observo para los próximos 6 años.

    La Paz, B.C.S. a 28 de Julio de 2018. Sociólogo egresado de la UABC. Jpeon.aridacorp@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota