El Kafkismo Mexicano




  • "La verdad es indivisible, es decir no puede reconocerse a sí misma; quien quiera reconocerla, debe ser mentira."
    Franz Kafka (1883-1924).

    Hay un cuento del gran escritor Uruguayo Eduardo Galeano (el más importante escritor latinoamericano del Siglo XX, a mi juicio, junto a Gabriel García Márquez) que platicaba en sus conferencias. Ese cuento se denomina EL COCINERO Y LA GALLINA, y dice así:

    ".....Estaba el cocinero en el patio y reunió a todas las gallinas en la cocina, y una vez todas reunidas, el cocinero muy democráticamente les comenta:  A ver gallinas siempre dicen que las cuento, pero nunca las tomo en cuenta, esta vez será diferente esta vez les preguntare y me harán saber su decisión. ¿De acuerdo? Las gallinas emocionadas estaban alegres y confiadas en su futuro. Entonces el cocinero les pregunta con voz afable: A ver "tengo tres salsas: la roja, la azul y la amarilla…. ¿con cuál quieren que las cocine?.....y las gallinas muy serias se veían la cara una a la otra incrédulas por lo que escuchaban ... una gallina se armó de valor, se levantó y con voz trémula exclamó…. ¡pero nosotras no queremos morir y que nos cocinen!...el cocinero entonces les contesta…..no esa pregunta esta fuera de lugar….lo que quiero saber es con qué tipo de salsa quieren que las cocine....ustedes van a morir de todas formas, así que decidan su delicioso futuro escogiendo una sabrosa salsa .......”

    Esta fabula contiene en esencia el mentado proceso electoral. Tenemos tres salsas para ser cocinados y tenemos junto con ellas que escoger nuestro próximo verdugo en calidad de cocinero, para que nos sirva a los dueños de este país con el mejor sabor posible ya sea en salsa roja, empanizados o a la salsa morena (sabor muy mexicano). ¿Cuál es la diferencia? Que una salsa es menos amarga una con respecto a la otra. Es más, la salsa Morena es al almíbar por lo que nos van a cocinar con un suave sabor dulce, una autentica delicia. De todas formas, alguien habrá de cocinarnos, así que escojamos por voto propio quien va a ser nuestro próximo presidente cocinero.

    Las mafias de los partidos políticos (únicamente entre ellos) eligen a nuestros futuros cocineros, nosotros votamos para escoger a uno de ellos y las salsas con que habrán de cocinarnos. Pero no se crean, hay cocineros para todos los gustos y sabores (faltaba mas). Hay cocineros de derecha, muy conservadores, porque se apegan estrictamente a las salsas receta de la abuela regañona que siempre lleva tres letras: FMI. Hay otros en cambio que son como viejos bonachones, son según ellos de izquierda (porque manejan la cuchara grande con esa mano), y cocinan la misma receta FMI, pero agregándoles toques propios. Por ejemplo, nos obsequian, que habrán de cocinarnos, pero a diferencia de los cocineros de derecha, ellos de forma pulcra, nos someterán a la muerte de forma indolora, así no sentiremos nada. Una maravilla!!

    Pero claro, a fin de convencernos de que ellos son nuestros mejores verdugos, los cocineros se pelean entre ellos, y se gritan cosas como ….”tecnócratas neoliberales hijos de su Milton Freedman”…a pero los cocineros tecnócratas, no se quedan atrás y reviran….”populistas chairos hijos putativos de Luis Echeverría”…… Es más, algunos hasta se quejan que en esa guerra….aplican algo que cocineramente hablando es inaceptable (interpreten esta última palabra en inglés al estilo anayesco unacceptable) …… o sea la muy mentada guerra sucia. 

    Caray, lo que hay que escuchar de boca del cocinero populista que se queja…..GUERRA SUCIA. Yo la verdad, en toda mi vida no he visto o escuchado que exista tal cosa…..O ustedes me pueden decir…de una…una sola guerra… que haya sido limpia? O será que soy muy ignorante y miope, porque para mí, siempre lo único que ha existido es la guerra….simple y llanamente, sin adjetivos (Enrique Krauze dixit). Buscando antecedentes de guerras limpias…..creo que me acuerdo de una….si creo que estoy equivocado y efectivamente existen las guerras limpias y pulcras…. Ya me acordé….es la guerra de los pasteles. Una rica y sabrosa guerra hecha con la mejor panadería Francesa en épocas del benemérito Don Benito Juárez. ¿Será que a esa guerra se refieran como limpia? No sé, habría que llevarlo a consulta popular según el Peje Juarista Guadalupano (¿?) (Así se definió nuestro ilustre cocinero el más popular de todos los políticos mexicanos, hace unos meses atrás).

    Por otra parte empiezo a notar que las salsas se han vuelto un auténtico merengue. Fíjense ustedes si no. El PAN, el PRD y MC, anunciaron que se unirían para tener un solo y mismo candidato cocinero. Los intelectuales (esos que le inteligen mucho) escribieron ríos de tinta….que la derecha, nunca se mezcla con la izquierda, que es como mezclar agua y aceite (eso lo saben hasta los aprendices de cocinero, que el agua y el aceite nunca se mezclan, de párvulos) y que era una unión contra natura (un horror político, un auténtico engendro del averno)….cosas que hay que ver mi querido Sancho…..como dijera el ilustre Don Quijote. 

    Pero……resulta que la realidad es más terca que la teoría política. En el lejano año 2006, al cocinero populista más conocido como El Peje. Lo endemoniaron diciendo que era un auténtico peligro, un hijo de Hugo Chávez, que haría de México una nueva Venezuela (según ellos venía a incendiar la cocina y no a cocinar como dios manda). Le dijeron de todo y hasta le fincaron un juicio por desacato Judicial….era lo peor de lo peor. Y ganó por un pelito, un cocinero, más conocido como Felipe El Beodo. Este cocinero, era tan sanguinario, que mataba a las gallinas a balazos y a palos (porque según él, todas las gallinas eran delincuentes o de jodido, cómplices de los delincuentes) e hizo de la cocina un auténtico reguero de sangre y plumas…..nadie se salvaba.
    Seis años después (2012), El Peje, entró a la contienda electoral, contra Enrique “El Quique” Peña Nieto. Un chico cocinero golden boy, por el cual hartas gallinas votaron por él, no utilizando el cerebro, sino las vísceras (muy probablemente con las verijas calientes) ya que le gritaban ……”Quique bombón…te quiero en mi colchón”…..ahora, resulta que seis años después el quique se queja amargamente y pide a grito pelado (a los 4 vientos) que las gallinas voten con el cerebro y no con las vísceras. Habrase visto tú…..mepuchi!!! (expresión muy sudcaliforniana).

    Pero ahí no para el asunto, en 2018, la realidad es que los cocineros y sus ayudantes se volvieron locos de plano. El peje (terco por tercera vez) se lanzó como candidato cocinero (claro, ya mas entrado en años, ya agarró callo en eso de la cocinada). En lugar de cocinar solo, se trajo a sus cuates. Primero a los del PT (esas siglas significan los Peje Tiernos) y luego, cosa increíble se trajo y unió a los del PES (esas siglas que significan Pejes Estilo Sinarquistas), y oh sorpresa. El cocinero Peje al estilo del PAN-PRD-MC fue contra natura, mezcló la izquierda con la ultraderecha, el agua con el aceite, y los intelectuales, se quedaron calladitos, ¿Pues no que ese tipo de recetas no se deben hacer?

    Pero déjese usted de eso, dos cocineros ultra panificadores, ahora resulta que son pejemorenistas a muerte, dos ex presidentes panuchos, Germán Martínez y Manuel Espino (ex distinguido miembro de EL YUNQUE), coordinador de organizaciones sociales pejistas. Incredible and unacceptable!! (Richard Anaya dixit). Luego llegan ex peñistas al almíbar del peje (Jaime Martínez Veloz) o el secretario particular de Manlio Fabio Beltrones. Neta, solo me falta ver una foto del Peje junto a Chente Fox y Margarita Zavala haciendo la V de la victoria, de abrazo y beso. O una foto del peje en alguna fiesta del Cardenal Richeliux de petatiux Don Onésimo Cepeda, en compañía del inefable cardenal Norberto Rivera. Ya todo puede suceder!!! Ahí está el caso de los Salinistas Lopezobradoristas (si , así como lo leyeron) Manuel Bartlett, Marcelo Ebrard, Poncho Romo, Ricardo Monreal, etc. Ni Obama tiene semejantes engendros. A estas alturas, todas las mezclas son validas. Derecha? Izquierda? Arriba o abajo? A quien le importa eso? A nadie!!. La orgía política de mezclados unos con todos en cópula chapulinesca es absolutamente válida. ¿Dónde quedó la guerra sucia?, ¿Dónde quedó la declaración de principios? ¿El programa de acción de cada partido?

    De verdad la política en México se ha convertido en una auténtica bufonada. Hoy al chapulinismo político se le denomina como “pragmatismo político” en mis épocas de estudiante universitario, lo llamábamos de otra manera, una manera más cruda, VIL OPORTUNISMO.

    En mi artículo anterior, hacía ver del peligro de radicalizar las posturas y el lenguaje. El peligro de confrontarse con la cúpula del poder empresarial rancio. Ese si es un verdadero peligro. Porque los empresarios caciques aglutinados en el CONSEJO MEXICANO DE HOMBRES DE NEGOCIOS, O EN EL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL (que son lo mismo) SON UN ESTADO DENTRO DE OTRO ESTADO. El estado empresarial, es el verdadero estado con el poder suficiente para imponerse al Estado Mexicano. Antes (en la época que los empresarios llaman el estado populista) los políticos en calidad de Presidentes, eran más poderosos que todos los empresarios juntos. Llegó Salinas al poder e invirtió la ecuación. Hoy los empresarios, son más poderosos que los políticos y con un tronar de dedos, los alinean a sus intereses. ¡!Primero los intereses de la minoría empresarial rapaz y después el país entero!!, ese es su lema. Pero enfrentar a ese poder omnímodo, NO SE PUEDE HACER con políticas de pachanga chapulinescas. 

    Si Karl Marx, hubiera tenido que escribir el Dieciocho Brumario del Luis Bonaparte Mexicano, lo más probable es que don Karl, hubiera renunciado y nos hubiera dicho que analizar la política mexicana y sus contradicciones, no era propia del análisis marxista….que esa monumental obra solo era posible de ser escrita por otro autor más realista: FRANZ KAFKA y créanme que le hubiera sobrado razón…..Pero la verdad, a veces dudo que ni el propio Kafka hubiera podido entender el absurdo enredo de la política a la mexicana, una salsa muy rara de mezclar y digerir. Por desgracia, con esa salsa nos van a cocinar por los próximos seis años con resultados previsibles. Cambiará todo para que no cambie nada al más puro estilo priista-morenista (el hoy llamado como PRIMOR). La runfla de rufianes que van a gobernar junto al Peje, van a robar a manos llenas y tendremos nuevos ricos dentro de seis años. Pero claro, la consigna en el gobierno pejista va a ser, roben como hacen el amor las muchachas decentes, ¿Y cómo hacen el amor las muchachas decentes? Muy fácil, SIN QUE SE NOTE. Así el problema no será que roben, si no que no se les note. Vivirán por 6 años en sus viejas casas, para taparle el ojo al macho, viajarán en el viejo Tsuru mientras dure el sexenio,  e irán a curarse al mugroso ISSSTE que al cabo solo será mientras dure el sexenio. Total, será una lucha contra la corrupción propio de un escenario de un pueblo Potemkin. Ese será el sexenio pejista….de mi se acuerdan.

    Lo he dicho otras veces y lo vuelvo a repetir. El que va a ganar es el cocinero Peje. Aunque no me gusta para nada, hago votos porque gane, para que al final del sexenio pejista, a medio mundo se le caiga la venda de los ojos y por fin arriben a la realidad. La solución a nuestros problemas no es elegir un cocinero. Nuestra solución, es acabar con todos los cocineros, sus partidos y sus recetas para cocinarnos. 


  • Opiniones sobre esta nota