SIN TAPUJOS. EL CAMPO, ¿ASUNTO POLÍTICO?




  • En relación al tema del manejo del agua aquí en el Valle de Mexicali y concretamente sobre el enorme desperdicio que se realiza año con año al sembrar miles de hectáreas de trigo en tierras malas donde se obtienen cosechas tan bajas que ni siquiera se recuperan los costos de cultivo, en pasada colaboración me aventuré a proponer una solución que implica en primer lugar identificar, por parte de la autoridad, las parcelas que están en esas condiciones aprovechando la cosecha de trigo que comienza precisamente dentro de dos semanas. 
    La otra condición, que el productor acepte dejar de sembrar un cultivo relativamente sencillo, de larga tradición, pero incosteable, y tener las ganas de cambiar, de hacerse más productivo. Claro, a cambio de una promesa de mejor futuro. En otras palabras, que el hecho de dejar de sembrar trigo se realice en forma voluntaria y no a producto de gallina.
    Una vez identificadas las parcelas propuse dos alternativas: La primera, pagarle al productor una cantidad por hectárea por no sembrar, una especie de renta como se hizo en años pasados con las tierras afectadas por el temblor en la Zona Cero, parcelas que no podían sembrarse por los canales destrozados. 
    La segunda, cambio de cultivo. Analizar la posibilidad de un crédito para que el productor siembre otra cosa, por ejemplo Palma Datilera, un cultivo perenne que requiere de tres o cuatro años de trabajos y espera. 
    Es obvio que no es fácil cambiar la mentalidad de un productor acostumbrado a tener la cosecha en seis meses, como es el caso del trigo, a tener que meterle mucho trabajo y dinero a un cultivo perenne y tener que esperar tres o cuatro años para empezar a tener cosechas redituables. 
    El convencimiento tendrá que venir, además de ver números, a través de observar a los muchos productores que ya lo han hecho en el Valle de Mexicali, algunos desde hace muchos años y verse en ese espejo de éxito.
    Recibí algunos comentarios sobre esta propuesta y dominaron los positivos, sin embargo tuve comentarios negativos enfocados al enorme grado de dificultad que tenemos en nuestro país con el tradicional manejo político de los asuntos del campo.
    Como me escribió un amigo, buen conocedor del tema: “Tomás, analizar, como dices “la posibilidad de no darles permiso para sembrar trigo, ni ningún otro tipo de cultivo de baja productividad"....sería un problema político muy serio y que seguramente nadie quisiera (en nuestro medroso gobierno local) enfrentar, lamentablemente, porque lo que propones seria lo correcto”.
    Comentario muy acertado. Es por esta razón que mi propuesta es convencer, no tratar de vencer. Claro, si después de hacerle la lucha nos encontramos con los “Gabinos Barredas” que no faltan, esos que no entienden razones, pues ni modo, habrá que aplicar la ley. Pero espero que sean los menos.
    Y hasta aquí dejo el tema del cuidado del agua.
    Un breve comentario sobre las campañas para “la grande”. En pasada columna titulada “Huele mucho a fraude”  escribí sobre la posibilidad de un fraude monumental por parte del tricolor basado en las recientes del Estado de México y Coahuila. Me basé en que Don Mid tuviera una base de unos 22 puntos de voto duro y conseguir otros 8 o 9 con el esfuerzo de sus mapaches para completar poco más de 30 puntos y ganar “haiga sido como haiga sido”.
    Eso fue hace 15 días, ahorita, después del debate, me parece que sería una locura de Peña Nieto intentar un fraude con tanta diferencia entre su gallo y los dos que van delante. Como dicen los gringos “no way”. Aunque…la desesperación…es mala consejera.
    Gracias por su tiempo, estimado lector. Se aceptan comentarios, sugerencias y regaños.
    *) El autor, 78 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)


  • Opiniones sobre esta nota