SIN TAPUJOS. EL PROBLEMA SOMOS NOSOTROS.




  • En colaboración anterior le comentaba que desde mi punto de vista solo iban a quedar dos finalistas en esta carrera por la Presidencia de la República, mi tesis fue que no habría más que dos sopas para nosotros los electores: La sopa de fideos (Ricardo Anaya) o la de jodeos (López Obrador), dejando fuera, obviamente, a “don Mid”.
    Pero resulta que doña Margarita Zavala sigue en la pelea por ser la única sobreviviente de los famosos independientes que pudo descifrar el confuso y difícil sistema que puso el INE. De manera que ya no serían dos sopas, sino tres.
    Y si usted es un mal pensado que ha estado pendiente de la política y se enteró de cómo le hizo el PRI para “ganar” las recientes gubernaturas del Estado de México y de Coahuila, podrá suponer, con justa razón, que hay enormes posibilidades de que el gobierno federal, llámese Peña Nieto y su banda, harán lo que sea necesario para ganar a como dé lugar. En otras palabras, ya serían cuatro sopas. Dos de fideos y dos de jodeos.
    Pero la realidad es que la ventaja de 42 por ciento que tiene AMLO en las encuestas a estas alturas de la campaña, faltando apenas tres meses para la votación, contra 25 de “Don Mid”, 24 de Anaya y 7 de doña Margarita, luce francamente imposible de remontar. Si fuera apuesta tipo Las Vegas, AMLO estaría arriba diez a uno.
    Pero déjeme decirle que desde mi punto de vista estamos exagerando, su servidor incluido, en los temores que tenemos si Don Andrés sale vencedor en estas elecciones (nótese que ya cambié, intencionalmente, el apelativo), se habla de que nos llevará al socialismo, que convertirá a México en una Venezuela y demás temores.
    Pero me parece, en primer lugar, que Don Andrés es como el borracho que no come lumbre, una cosa es prometer y asustar en la campaña y otra muy distinta sentarse en esa silla que estará caliente, muy caliente. Del dicho al hecho hay mucho trecho. 
    Por otra parte las diferencias de nuestro país con Venezuela son muy grandes. Primero Chávez y ahora Maduro, contaron con el ejército desde un inicio y ahora con mayor razón pues a los altos mandos los han metido al negocio y son millonarios, en dólares, no en bolívares que no valen ni la pena. Aquí en México el ejército es independiente.
    La otra razón, muy importante, es que Venezuela no tiene una frontera de más de dos mil kilómetros con el país (todavía) más importante y rico del mundo. Los Estados Unidos no van a permitir, de ninguna manera, y menos con Trump al frente, tener un país miserable que expulse a millones de su territorio. Harán lo que sea necesario para evitarlo.
    Por estas tres razones me parece que podemos estar relativamente tranquilos si don Andrés llega a ser Presidente de la República. Concluyo: No hay que exagerar las cosas. 
    Por otro lado estimo que el verdadero problema de nuestro querido país no son la bola de rateros del PRI gobierno, del PAN, PRD y Verde Ecologista, obviamente con excepciones, el gran problema de México somos nosotros, los ciudadanos, por agachones y buena vida.
    Termino con estas citas que me fusilé, no recuerdo de donde: “Si gana López Obrador, eso no nos volverá más honestos. Si gana Ricardo Anaya, eso no desarrollará en nosotros una mentalidad de Emprendedores. Y en el remoto caso de que ganara Meade, no seremos por ello, personas interesadas en cuidar nuestras finanzas”. 
    “Tender la cama al despertar todos los días, es un motor más poderoso que cualquiera de los candidatos. Para el cambio verdadero, para el cambio de fondo, esto es el primero de una muy larga y productiva cadena de hábitos transformadores”. 

    “México será otro el día en que empiece a incomodarnos el desorden y la suciedad de nuestra propia casa. Cuando eso pase tendremos calles limpias. Mares no contaminados. Mientras una persona no se sienta incómoda manteniendo un mugrero en su recámara o en su cajuela, eso significa una sola cosa: Su mente no ha cambiado”. 

    “¿Quieres saber qué clase de gobierno nos merecemos? Observa como dejamos las playas después de cada periodo vacacional. He ahí nuestro autentico nivel y calidad social. Eso que ves ahí, es el México promedio. ¿Y sabes qué es lo más triste? Que nos parece normal. Que nos hemos acostumbrado a verlo con absoluta indiferencia”. 
    Y hasta aquí la dejo. Gracias por su tiempo estimado lector.
    (*) El autor, 78 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)

  • Opiniones sobre esta nota