SIN TAPUJOS.Dime con quién andas..




  • Como en muchas familias que conozco, en la mía el “cerebro” fue mi madre, mujer inteligente que le daba su lugar a papá como jefe de la casa pero en realidad ella era la dirigente, el mando detrás del trono. Papá era un pan de tan bueno, muy activo y chambeador, bueno para los negocios a pesar de que solo estudió hasta el sexto de primaria, al grado de que nos costearon, con grandes esfuerzos y sacrificios, carreras universitarias a sus cinco hijos.
    Claro, en el éxito de mi padre contribuyó en grande mamá, ella logró estudiar lo que en aquellos tiempos se conocía como Contador Privado, ella se encargaba de la parte administrativa y mi papá de las ventas y las entregas.  Por supuesto que en la casa la dirección y la disciplina las llevaba mi madre con mano firme; armada con un grueso cinto presto para corregir “en vivo” a los dos varones, a mi hermano y a su servidor, que fui el mayor.
    Viene al caso esta reseña familiar porque mi madre nos inculcó darle gran valor a la calidad de nuestras compañías, siempre estaba vigilante de que nos juntáramos con gente de bien, ella estaba al tanto de quien era quien entre las familias del barrio y por supuesto más tarde extendió “sus orejas” hacia los compañeros de escuela. 
    Uno de sus lemas preferidos era: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. Mi mamá nos inculcaba que si nos juntábamos con estudiosos, seríamos estudiosos. Si por el contrario nos juntábamos con vagos, se nos “pegaría” el mal ejemplo y terminaríamos unos burros en la escuela.
    Con los años he aprendido que hay mucho de cierto en este tema, tuve amigos que se contagiaron mal y terminaron ídem. Ahora con tanta comunicación, a las malas compañías habría que agregarle las malas influencias de programas de TV, videos y demás. Hay más peligro pues.
    Y esto de las malas compañías me tiene preocupado desde el punto de vista político cuando observo a los tres candidatos que traemos ahorita en plena campaña por la Presidencia de la República, ya que desde mi punto de vista los tres traen problemas de ese tipo: La fauna de acompañamiento es inmensa, variada y obviamente influirán en el candidato.
    El candidato más joven, Ricardo Anaya, trae algunos elementos, como Dante Delgado por ejemplo, que puede ser una mala compañía, una mala influencia. Pero también se rodea de personas como Santiago Creel y Diego Fernández de Cevallos con una trayectoria política, que si bien no ha sido inmaculada, se puede calificar de razonablemente limpia. Podemos concluir en que el llamado “joven maravilla” tendrá de donde escoger.
    El candidato que le sigue en edad, José Antonio Meade y en relación a malas compañías tiene una enorme lista de priistas donde “el más tullido es alambrista”, claro que también hay priistas honestos, limpios, que son una buena influencia para “Don Mid”, pero la verdad que sería muy difícil, son demasiadas las “manzanas podridas”. Ya en el puesto no habría para donde hacerse. Lo echarían a perder sin remedio.
    El candidato de mayor edad, Andrés Manuel, es el que para mi gusto tiene en este momento las peores compañías. El hombre se ha pulido en jalarse lo peorcito. Ya había demostrado preferencia hacia los malos en la Regencia del Distrito Federal al rodearse de gente como René Bejarano y Carlos Ahumada, solo por poner dos ejemplos, pero ahora se ha sublimado con Napito y gente de “la Gordillo” en el sector de líderes sindicales y Poncho Romo en el ramo de empresarios. Puro cuarto bate del “manotello”.
    Si en este análisis, estimado lector, usted concluye que “Don Mid” está apoyado por el PRI, con todo lo que esto significa y que Don Andrés tiene entre sus malas compañías a fervientes simpatizantes de la dictadura venezolana, el cuadro parece estar más que pintado para decidir su voto. Dime con quién andas…
    Pero…. ¿Y a doña Margarita…donde la dejamos? En la próxima le daré un vistazo a los independientes. Sigamos pensando por donde nos vamos. No está fácil.
     (*) El autor, 78 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)

  • Opiniones sobre esta nota