¿De San Felipe puede salir algo bueno? (II)




  • Afortunadamente tuvimos buena respuesta del Ejido El Cuarenta, del Ejido San José de Gracia y su anexo Vicente Guerrero. Posteriormente hablamos con el resto de las cooperativas pesqueras de la zona, y con los pescadores libres y logramos hacer un gran frente. En 1994, yo fui electo por mi ejido como Presidente del Comisariado Ejidal. Con el apoyo de mis compañeros me tuve que poner al frente de todo este asunto y todas sus consecuencias. En 1994, llegó a pasar unos días un americano, amigo de nuestra comunidad, su nombre es Serge Dedina, y se dio cuenta que estábamos como comunidad unidos, muy aislados, pero en resistencia efectiva. Se regresó a San Diego, y le llamó por teléfono a un señor que él pensaba, era clave para apoyarnos, el poeta y escritor Homero Aridjis, Presidente del GRUPO DE LOS CIEN. Este señor se enteró de nuestra lucha por Serge, y se comunicó con nosotros. Yo la verdad, no sabía quién era este señor. Hablé largamente con él por teléfono, y le explique en qué consistía el problema (también habló con otros compañeros) y nos prometió apoyarnos. Inmediatamente hizo una rueda de prensa en la Ciudad de México, y empezó a denunciar el asunto. Para la temporada de la ballena gris (marzo de 1995) el señor Homero Aridjis, llegó a la Laguna, a hacer una reunión con nosotros y trajo un montón de ONG´s ambientalistas, que jamás habíamos escuchado de ellas como IFAW, WWF, NRDC, IUCN y otras tantas, que ya no recuerdo (las únicas mexicanas eran el Grupo de los Cien y Pro Esteros de Ensenada). Prácticamente, en esa reunión hicimos un pacto de apoyo mutuo para la defensa de la ballena gris y la laguna de san Ignacio.

    Todo estaba muy bien, excepto que había algunos detalles que a mí no me convencían. No quise manifestar ese desacuerdo ante las ONG´s para no aguar la fiesta. Me reservé para hablarlo en privado con mis compañeros. Había dos detalles que me preocupaban: 
    1.- Se hacía demasiado énfasis que el proyecto de la salina, afectaría a la ballena. Como bandera publicitaria, era un asunto exitoso, ya que las ballenas y su protección es algo que mueve a la opinión pública. Pero como argumento serio a esgrimir ante las autoridades ambientales del gobierno (léase y entiéndase la SEMARNAP de aquella época) era bastante endeble. Las ballenas tenían siglos llegando a la Laguna Ojo de Liebre (donde opera Exportadora de Sal desde hacía décadas) y no les había pasado nada, al contrario, su número iba en aumento. Entonces ¿Cómo demostrar lo contrario? Era imposible. Y eso lo sabía Exportadora. 
    2.-Las ONG´s ambientalistas rechazaban 100% el proyecto. Pero esa no era nuestra postura. Los ejidatarios y cooperativas pesqueros, éramos muy conscientes, que el proyecto, así como tenía impactos negativos, también tenía impactos positivos, como la creación de empleos, la creación de infra estructura (como carreteras), servicios médicos, mejora en las escuelas, y la introducción de red de agua potable a nuestros poblados. NUESTRA COMUNIDAD HASTA LA FECHA NO CUENTA CON UN CAMINO DE ACCESO PAVIMENTADO (en la época que cuestionábamos el proyecto, no había más que una brecha de terracería en muy malas condiciones), hasta la fecha no contamos con servicio médico permanente, no tenemos acceso a la red eléctrica y no contamos con red de agua entubada. 

    Así que rechazar el proyecto, tenía un costo social muy fuerte, no pocos compañeros nos cuestionaban (con mucha razón) de las implicaciones de no aceptar el proyecto. Pero a pesar de estos inconvenientes, nosotros argumentamos algo muy cierto también; EL FUTURO QUE NOS ESPERABA. A nuestros compañeros que nos cuestionaban la falta de servicios básicos, les decíamos lo siguiente: ES POSIBLE QUE AL IMPLEMENTARSE LA SALINERA VAS A TENER CAMINO PAVIMENTADO, LUZ ELECTRICA Y AGUA ENTUBADA EN TU CASA ¿PERO A CAMBIO DE QUE? DE DEJAR DE SER DUEÑO DE TU COOPERATIVA Y GANAR BUEN DINERO EN LA PESCA, PARA CONVERTIRTE EN ASALARIADO, BAJO EL YUGO DE UN PATRON QUE TE VA A PAGAR UN MISERO SUELDO, ESE ES EL PARAISO QUE NOS OFRECE EXPORTADORA DE SAL. ¿CUAL DE LOS DOS PREFIERES? Y como decimos coloquialmente, ahí torcía la cola la puerca. 

    Pero como dirigente del ejido, era muy consciente de nuestras grandes carencias y el nivel y calidad de vida que teníamos (y tenemos). Así que lo que no me gustaba, era tener que rechazar el proyecto, y no garantizar a cambio los servicios básicos que requeríamos como comunidad. Con otra situación. Mientras se mantenía el conflicto, éramos la joya de las ONG´s ambientalistas, pero cuando el conflicto llegara a su fin (a favor o en contra nuestra) las ONGS gringas, nos seguirían apoyando? Serían capaces de apoyarnos para superar nuestras carencias básicas como comunidad? Yo lo dudaba. No pocos compañeros me dieron la razón en privado. Y como un ente colectivo, empezamos a pensar cómo solucionar estas cosas. 

    Como ejido, tomamos la resolución de hacer un documento muy serio, sobre los peligros reales del proyecto salinero. Durante varias semanas, trabajé haciendo un análisis exhaustivo del proceso de producción de sal. Redacté un borrador (un documento de más de 20 hojas) y se lo pasé a otro compañero que terminó por afinarlo. A nuestro entender, tratamos de argumentar (con datos, pruebas y evidencias) que el proyecto de la salina afectaría seriamente al sector pesquero. Doy cifras. Un litro de agua de mar, tiene un promedio 35 gramos de sal. Si el proceso de concentración fuera perfecto y 100% eficiente, para producir un kilo de sal (como cristal sólido) se requieren de 28.5 litros de agua de mar. Para producir 100 kilos de sal por evaporación solar, se requieren de 2,850 litros de agua de mar, para producir una tonelada de sal (1,000 Kg) se requieren de 28,571 litros de agua de mar. ¿Cuántos litros de agua cruda de mar se requieren para producir 7 millones de toneladas de sal al año? Saquen sus cuentas. De ese tamaño era la succión de agua de mar que iban a demandar para producir sal, de la Laguna San Ignacio, con un enorme impacto. 
    Por otra parte producir sal industrial, tiene un residuo tóxico. A medida que las salmueras se concentran, llegan a un punto de muy alta densidad (aprox. A los 26° Be) y esta salmuera densamente concentrada empieza a precipitar un sólido en forma de cristal de cloruro de sodio. La sal se asienta en el piso de un vaso cristalizador, y en un mes crea una capa de una pulgada de grosor. Pero a medida que la sal se precipita, la salmuera pasa de ser rica en cloruro de sodio, para transformarse en ser rica en Cloruro de Magnesio. Y este cloruro líquido, no es aprovechado por exportadora. Así que lo acumula en grandes depósitos, y cuando ya no tiene espacio, simplemente abre una compuerta (sobre todo por las noches) y tira o vierte la salmuera a la laguna ojo de liebre. Esa salmuera es letal para el fondo marino de la laguna, matando plantas y animales, además de que el magnesio es tóxico para el consumo humano.

    Cuando entregamos este documento a SEMARNAP, a los funcionarios de la secretaría del medio ambiente, les cayó como balde de agua fría, pues desconocían totalmente como Exportadora producía la sal. Se los habían cuenteado con el argumento, de que el proceso de producción de sal era compatible con el ambiente.

    Julia Carabias, que era la secretaria de la SEMARNAP, nos felicitó por el documento que metimos en forma de denuncia pública, y nos aseguró, que nuestros argumentos serían tomados en cuenta. Las ONG´s, también se vieron sorprendidas, pues se dieron cuenta, que nosotros teníamos nuestras propias ideas y nuestra postura y que no rechazábamos totalmente el proyecto, y nos respetaron.

    Todo este conflicto duró 6 años. Un conflicto que con el paso del tiempo, lo sentimos como un fuerte remolino. Nos cayeron a la laguna (sin exagerar) cientos de periodistas de todo el mundo, para hacernos entrevistas. Hacíamos declaraciones para todo tipo de televisoras (CNN, CBS, ABC, BBC, Deutche Welle, NGK de Japón y un montón de otras). Hicieron documentales sobre este asunto, Natgeo, Discovery, PBS, y hasta la Canadiense IMAX. Créanme, al principio nuestro ego, nos hacía sentir como estrellas de cine, después con los años, se hizo una carga pesada, estar haciendo declaraciones a la prensa, fotos, entrevistas, videos o películas. En aquella época, mis dos hijas estaban pequeñitas y veían como los periodistas acudían hasta mi casa, para hacerme entrevistas para la televisión, y mis hijas se sentían muy orgullosas, pero para mí, toda esa presión se volvió una carga (ni en mi casa podía estar tranquilo). El hecho de no estar totalmente a favor del proyecto, me acarreó muchos problemas con el Gobierno del Estado, con el gobierno del municipio de Mulegé, con la población local del pueblo de San Ignacio, etc. Llegó un momento que yo estaba harto del conflicto, y no solamente yo sentía esa presión, varios de mis compañeros del ejido, sentían lo mismo. Al cabo de 6 años, después de viajes, reuniones, asambleas, platicas con funcionarios, y largas reuniones con directivos de las ONG´s Internacionales, estábamos muy agotados. Una buena noticia, que vino a levantarnos el ánimo, fue que finalmente la comunidad de Punta Abreojos, despertó del largo letargo. Resulta, que los compañeros del Ejido Baturi y la cooperativa pesquera Punta Abreojos, tuvieron una reunión con los directivos de Exportadora de Sal. Los compañeros de esa comunidad les inquietaba el muelle que quería construir exportadora en su línea costera. Lo que más les preocupaba, es que el muelle se iba a construir sobre la zona pesquera más importante de la cooperativa, la zona langostera y abulonera (de la cual obtenían el 90% de sus ingresos). Era tal la prepotencia y altanería de los directivos de Exportadora de Sal, que en la reunión, uno de ellos, hizo un comentario por demás estúpido. Palabras más, palabras menos, les dijo en corto a los directivos de la cooperativa: “Miren ni se preocupen, ni se quejen. ¿Qué tanto puede valer la mugre Langosta y Abulón?, nosotros se las podemos pagar con la punta de la…..nariz (uso otra palabra). Y tronando los dedos, les dijo “Así en un tronar de dedos, les pagamos todo”. La soberbia de los dirigentes de Exportadora se hizo evidente, y los compañeros, se dieron cuenta, lo que les habíamos advertido, EL FUTURO QUE NOS ESPERABA A MERCED DE ESTOS TIPOS. Sin pensarla dos veces, le dieron la espalda a Exportadora y se unieron con nosotros para rechazar el proyecto. A pesar de que prácticamente toda la población pesquera local, estábamos en contra unánimemente, el conflicto continuó y no se resolvía.

    Pero finalmente obró el milagro. Fue tan grande el escándalo que armamos juntos, que nuestro problema se supo y llegó a oídos en todos los rincones de este planeta. La solución a nuestro conflicto, llegó de manos de quien menos lo imaginábamos.

    En 1998, el Gobierno Federal, estaba en negociaciones con la UNION EUROPEA, para establecer un TRATADO DE LIBRE COMERCIO. Ernesto Zedillo, había viajado a Europa en varias ocasiones para convencer a los gobiernos para que se firmara el acuerdo. Para finales de ese año, el texto del acuerdo estaba listo, pero no se podía firmar sin la aprobación del PARLAMENTO EUROPEO. A finales de 1998, el asunto llegó al Parlamento, la gran mayoría de los Eurodiputados estaba a favor de la firma, pero había un sector en contra, los eurodiputados de los partidos verdes. Allá en Europa los diputados verdes, si son congruentes con la defensa del ambiente y el respeto a los derechos de los indígenas, no como el partido verde mexicano, que es una porquería. Los diputados verdes, para aprobar el proyecto de TLC, pusieron tres condiciones al gobierno mexicano: 1.- Que el gobierno respetara los acuerdos de San Andrés Larrainzar con los zapatistas. 2.- Que el gobierno mexicano, otorgara garantías en la protección de los bosques de oyamel, de las sierras de Michoacán, protegiéndolas como zonas santuario de la Mariposa Monarca y 3.- Que no se implementara la ampliación del proyecto de Exportadora de Sal, a la Laguna de San Ignacio, y que se garantizara su respeto y conservación como sitio de Patrimonio Mundial. 

    Zedillo, se vio de pronto entre la espada y la pared. Las objeciones al parecer de los Eurodiputados Verdes, le parecieron a Zedillo, asuntos menores. Como negoció y resolvió el asunto de los zapatistas, lo ignoro. Creó el Santuario de la Mariposa Monarca y en Marzo de 1999, firmó y anunció públicamente el desistimiento del Gobierno Federal para implementar la ampliación de la salinera hacia la Laguna San Ignacio. Por fin, ahí acabo nuestra pesadilla, y pudimos descansar. El 23 de Marzo del año 2000 se firmó el tratado de libre comercio entre México y la Unión Europea en Lisboa Portugal.

    Gracias a los diputados verdes sobre todo de Holanda, pudimos resolver este asunto, y doblarle las manos al gobierno Federal y a Mitsubishi Corp. Hoy tenemos otro tipo de retos y problemas locales, como el conflicto del Golfo de Ulloa, que en otra ocasión voy a referirme a él. 

    Compañeros de San Felipe, ustedes han logrado un gran paso al unirse. Pero tienen enfrente una enorme y gruesa pared que no les permite avanzar y sobre todo, ser soberanos de su futuro. Para que ustedes puedan romper esa barrera, les hace falta transitar por caminos, que nosotros ya caminamos. Con mucha admiración leí de sus proyectos acuícolas y productivos, que los han presentado ante las autoridades en la Ciudad de México. Pueden ustedes seguir viajando, tocando puertas, hablando con funcionarios y entregar mil propuestas, y NUNCA LES VAN a HACER CASO. Porque? Para el Gobierno Mexicano, lo que pensemos o hablemos los ciudadanos, a ellos no les importa. De hecho los ciudadanos mexicanos es lo menos que le importa al gobierno. Lo único que les importa Y LES PREOCUPA, es la opinión pública internacional. Lo que diga la opinión pública de Estados Unidos sobre el gobierno y los políticos mexicanos, ESO SI QUE  LE DUELE AL GOBIERNO. 

    Ustedes pueden seguir haciendo manifestaciones y gritar a los cuatro vientos su problema frente al Palacio de Gobierno de Mexicali, y les aseguro que KIKO VEGA, ni siquiera se va a dignar asomarse por una ventana para verlos y enterarse de ustedes.

    Amigos de San Felipe, no pierdan el tiempo, ni hagan corajes inútiles, se los digo por experiencia. Ármense de valor, pasen a California, y denuncien ante la prensa norteamericana en Los Ángeles o San Francisco, todo lo que ha sucedido y todo lo que han padecido ante la sordera del gobierno (Federal y Estatal), y el pésimo programa de conservación implementado criminalizando a los pescadores locales, créanme, cuando hagan un gran escándalo internacional con la prensa extranjera, en suelo Norteamericano, las manos que hoy se niegan a aprobarles sus proyectos, se van a mover más rápido que un rayo, y les van a otorgar todo el apoyo y los recursos, que hasta ahora les han negado. Espero de todo corazón, que logren sus objetivos, y sobre todo su principal meta: CREAR EL MUNICIPIO DE SAN FELIPE. Les recomiendo sobretodo que tomen en sus manos la bandera de la defensa de la Vaquita Marina, pero también expongan cara a cara a los gringos, que desde que se construyó la presa Hoover comenzó la extinción de la vaquita, hagan corresponsable al pueblo norteamericano, de que el agua que a ellos les sobra, es el agua que falta para salvar a la vaquita y que para salvar esta especie es necesario encontrar una solución conjunta entre los dos pueblos. Cuando a los gringos, se les dice la verdad en su cara de forma firme, pero respetuosa y valiente, saben reconocer cuando le asiste la razón a un tercero incluso, ajeno a su casa, pero vecino de ella. Exijan que también ellos asuman su responsabilidad en este asunto y que los apoyen, pues ustedes no iniciaron este problema, es un problema que inició en Estados Unidos al cortar el agua al Río Colorado. Los americanos, son en su gran mayoría, personas que aceptan asumir su responsabilidad seriamente y estoy seguro, que serán solidarios con ustedes para infarto de los inútiles funcionarios mexicanos.

    La Paz, B.C.S. a 19 de Diciembre de 2017.

    Comentarios: jpeon.aridacorp@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota