LA ORATORIA Y LA POLITICA




  • El 23 de abril de este 2015, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión  aprobó la Iniciativa para celebrar el primer viernes de marzo de cada año, el Día Nacional de la Oratoria, previamente la Cámara de Senadores  había hecho lo propio.   Como estamos iniciando la época de campañas electorales, es oportuno tratar el asunto de la relación que existe entre la oratoria y la política.
    Lo primero que se puede decir es que la oratoria ha estado presente a lo largo del desarrollo de la humanidad. La Historia se ha  hecho hablando,  porque la palabra, ya sea hablada o escrita,  es el medio de comunicación por excelencia entre los seres humanos.   Los fenómenos relacionados con las cuestiones políticas, es decir con la disputa del poder, como las campañas políticas, los golpes de Estado y las revoluciones,  son acciones que se han emprendido en buena manera con la retórica. Es por ello que cuando se suscita  un golpe de estado, una de las primeras acciones de los golpistas es  tomar una estación de radio o televisión para leer una proclama. Para ellos es  fundamental que la opinión pública conozca  sus motivaciones y que no las rechace. 
          En el libro  “El lenguaje de los políticos” de Felipe Mellizo, un periodista español, se  afirma que desde tiempos inmemorables, los que han  ejercido el liderazgo han  tenido la capacidad de convencer a los demás de sus habilidades. Ha sido el convencimiento y   no el uso de la fuerza, lo que ha decidido los puestos de mando. Por ello este autor sostiene que las palabras son poder. La importancia de la palabra hablada fue reconocida por los antiguos griegos, que consideraban que la oratoria  debería de ser un arte que dominara  toda persona instruida. La oratoria nació en Sicilia Italia y se desarrollo fundamentalmente en Grecia, en donde fue considerada un instrumento para alcanzar prestigio y poder político.          
    Por su parte  Aristóteles escribió un libro llamado La Retorica, que todavía se encuentra en librerías,  en donde trata el tema. 
         Los  antiguos romanos también le dieron importancia a la oratoria y hubo personajes que fueron famosos por el uso de la tribuna. Así en ese pasado esplendoroso greco-romano, Demóstenes en el Siglo IV AC se  hizo célebre por la famosas “Filipas” contra el Rey Filipo de Macedonia. De igual forma Marco Tulio Cicerón, político y senador romano, ha trascendido hasta nuestros tiempos por sus famosas “Catilinarias”. También la historia registra el caso de militares que fueron famosos porque motivaban a sus tropas con encendido discursos, como Julio Cesar, el primer Emperador Romano o en Emperador Napoleón Bonaparte, o gobernantes como Adolfo Hitler y su Ministro de Ilustración y Propaganda Joseph Goebbels, del tristemente célebre Tercer Reich Alemán y Fidel Castro, que como Primero Ministro del Gobierno de Cuba, pronunciaba discursos de varias horas.  También hay el registro de políticos que pronunciaron memorables piezas de oratoria como Abraham Lincoln con la oración de Gettysburg,  o John F. Kennedy con su mensaje de toma de posesión como Presidente de los Estados Unidos. Sería injusto no mencionar a Franklin Roosevelt que se dirigía a los norteamericanos por radio en aquellas charlas junto a la chimenea o  las arengas a los ingleses por parte de Wiston Churchill para fortalecer el espíritu patriótico en la Segunda Guerra Mundial.

         La tecnología ha transformado nuestra manera de vivir y las campañas electorales ahora se hacen bajo las técnicas de la Mercadotecnia Política. Sin embargo la importancia de la palabra hablada en la Sociedad Moderna y en especial en la política no ha perdido vigencia. Quien quiera dedicarse a la política necesariamente debe de ser un buen orador.
    Quienes tengan interés en adquirir las habilidades para hablar en público pueden acudir a las sesiones del Club Innovación de Toastmasters Internacional, los miércoles, de 7 a 9 de la noche.  Estamos en el Edificio DIA de la Universidad Autónoma de Baja California, junto a la Biblioteca y el Teatro Universitario en Mexicali.


  • Opiniones sobre esta nota